Los valores fundamentales en la vida social 2

Una vida social sin valores éticos es como una flor que se marchita y pudre y, por eso, la DSI considera centrales y fundamentales para la vida y la acción política cuatro valores: la verdad, la justicia, la libertad y, sosteniéndolos todos, el amor, la caridad política. Vivirlos y ponerlos en práctica nos conducen hacia la realización personal y hacia una convivencia social más humana. Hablemos sobre la libertad y la caridad política. La verdad y la justicia están estrechamente unidos a la libertad. La verdad y la justicia solo se pueden buscar y construir socialmente desde la libertad. La libertad solo se realiza humanamente desde la verdad y la justicia. Así, la libertad es un valor esencial porque su ejercicio es una exigencia de la dignidad de la persona. No se puede ser persona sin libertad. La vida social responde más a la verdad de la dignidad humana y a sus exigencias de justicia cuando se favorece la libertad de las personas, especialmente de los empobrecidos; cuando se busca crear las condiciones sociales que permiten el ejercicio de los derechos de las personas y de la promoción de la responsabilidad hacia el bien común.
Una sociedad es más libre cuando se construye desde la búsqueda de la afirmación práctica de la dignidad del ser humano y busca primero que nada la justicia para todos. La libertad es inseparable de la responsabilidad.
La verdad, la justicia y la libertad cobran su verdadero sentido cuando se fundamentan en el amor. La DSI llama caridad política a la práctica social del amor hacia los demás, considerados como hermanos. Es el amor en las relaciones sociales. La caridad política es un compromiso activo, fruto del amor hacia los otros, en favor de un mundo más justo y fraterno, con especial atención a las necesidades de los más pobres. Desde la DSI se insiste en el amor como un valor social básico, uniendo amor y justicia, porque el amor al prójimo y la justicia son inseparables. El amor a los demás es el verdadero camino de realización del ser humano y del la transformación del mundo para hacerlo una casa habitable por todos y para todos. El problema es que en nuestra sociedad predomina una concepción individualista de la vida, que incluye también a la libertad y al amor social. Se desvirtúa el amor y se deterioran las relaciones con los demás, de quienes no nos sentimos responsables. Quizás, el mayor problema de nuestra sociedad sea la falta de fraternidad, la falta de amor en las relaciones sociales.

Frase DSI

Jesucristo nos revela que Dios es amor, a la vez que nos enseña que la ley fundamental de la perfección humana, y, por tanto, de la transformación del mundo, es el mandamiento nuevo del amor.

Concilio Vaticano II, Gaudium et spes 38

Actuar

Párate un segundo a observar la realidad de nuestra sociedad, ¿qué crees que pasa en ella con respecto de la libertad y la caridad política que hemos comentado en el vídeo? ¿Qué podemos hacer para promover la libertad y la caridad política?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to top