El bien común 2

La búsqueda del bien común exige la búsqueda constante del bien de los demás como si fuera el bien propio. Así, todas las formas de organización social cobran sentido en razón del bien común, es decir de la creación de las condiciones en las que sea posible la realización de la persona. Y esto tiene dos implicaciones:
  • Sean grandes o pequeñas, las asociaciones deben guiarse por la búsqueda del bien común entre sus miembros.
  • Pero no deben dejarse guiar por el particularismo, solo por sus intereses particulares. Es fundamental considerar siempre cómo repercuten sus actuaciones en los empobrecidos.
Sin embargo, hay que recordar que ni las personas individualmente ni las distintas organizaciones sociales por sí mismas pueden lograr el bien común. Necesitan una comunidad más amplia, y es por eso que nace la comunidad política, que encuentra su legitimidad y su razón de ser en la búsqueda del bien común. Dentro de la comunidad política, el Estado tiene como responsabilidad fundamental velar por el bien común en el conjunto de la vida social. Podemos enumerar cinco puntos importantes.
  • Velar por el respeto y la promoción de los derechos humanos
  • Armonizar los distintos intereses que existen en la vida social desde la perspectiva del bien común, con especial atención a las necesidades de los empobrecidos
  • Impedir que los intereses particulares se impongan sobre el bien común o lo perjudiquen
  • Centrar sus esfuerzos hacia la consecución de la justicia, de forma que todos dispongan de los mínimos necesarios para una vida digna
  • Apoyar el desarrollo del tejido social

Frase DSI

Los gobernantes han de orientar sus esfuerzos a que el bien común redunde en provecho de todos.

Juan XXIII, Pacem in terris n. 56

Actuar

¿Qué consideras que hace más falta descubrir en nuestros ambientes para que las personas y las organizaciones sociales busquen más y mejor el bien común?

Descarga la ficha asociada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to top