Editoriales >> , , ,

Cambiar de rumbo

16 enero 2020 | Por

Cambiar de rumbo

Hace tiempo que estamos en una profunda crisis social y ambiental. El papa Francisco lo señala en la encíclica Laudato si’ (2015): «No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental». Por eso, «las líneas para la solución requieren una aproximación integral para combatir la pobreza, para devolver la dignidad a los excluidos y simultáneamente para cuidar la naturaleza» (n. 139). En este contexto, es un signo de esperanza que crezca la conciencia social de la emergencia planetaria en que nos encontramos, de la que la emergencia climática es una manifestación. Como lo es la creciente movilización social reclamando decisiones claras que la afronten. Pero aún no tenemos la conciencia suficiente de que, si queremos llamar a las cosas por su nombre, lo que nos ocurre es que el capitalismo, que domina nuestro mundo y nuestras vidas, amenaza en su raíz las bases de la vida, devorando personas y la naturaleza, porque todo lo convierte en objetos de usar y tirar para obtener la máxima rentabilidad económica. Si no entendemos bien que el modelo social que hemos construido es radicalmente incompatible con la vida, no podremos responder de forma adecuada. No caminaremos hacia la solución de los problemas si queremos, como solemos, hacer compatible la actual forma de producir y consumir, y los estilos de vida y el tipo de persona que fabrican, con el cuidado del planeta y de la familia humana. Porque son radicalmente incompatibles.

Por eso, necesitamos un profundo cambio de rumbo –lo que Francisco llama una «conversión ecológica»–. En Laudato si’ se plantea con mucha claridad: «Una estrategia de cambio real (…) ya que no basta con incluir consideraciones ecológicas superficiales mientras no se cuestione la lógica subyacente en la cultura actual» (n. 197). «Hace falta volver a sentir que nos necesitamos unos a otros, que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo (…) Ya hemos tenido mucho tiempo de degradación moral, burlándonos de la ética, de la bondad, de la fe, de la honestidad (…) Esa destrucción de todo fundamento de la vida social termina enfrentándonos a unos con otros para preservar los propios intereses (…) e impide el desarrollo de una verdadera cultura del cuidado» (n. 229). «El amor, lleno de pequeños gestos de cuidado mutuo, es también civil y político, y se manifiesta en todas las acciones que procuran construir un mundo mejor (…) El amor social es la clave de un auténtico desarrollo (…) junto con la importancia de los pequeños gestos cotidianos, el amor social nos mueve a pensar en grandes estrategias que detengan eficazmente la degradación ambiental y alienten una cultura del cuidado que impregne toda la sociedad» (n. 231).

Cambiar el rumbo requiere dar pasos para abandonar el loco y destructivo afán de regirnos socialmente por la creencia de que nada es suficiente y sustituirla por el criterio humano de la austeridad compartida. Pasar de la enfermiza obsesión por el crecimiento económico a la búsqueda de una distribución justa de la riqueza. En lo personal y en las relaciones comunitarias de proximidad, cambiando los estilos de vida consumistas por otros que busquen la austeridad, el compartir y la justicia debida a los empobrecidos. En lo social y político luchando por decisiones colectivas para transformar el modelo energético, el modelo productivo y la dinámica de producir-consumir siempre más. Pero, también, luchando por decisiones políticas drásticas que impidan que la búsqueda inmisericorde del máximo beneficio por parte de grandes empresas y grupos financieros nos siga destruyendo.

***

DIÁLOGO Y PARTICIPACIÓN | Este editorial está abierto a tu valoración. Lo puedes comentar y/o compartir en las redes sociales, en la página de la HOAC en Facebook y/o en la cuenta de Twitter. Utilizamos la etiqueta #CambiardeRumbo. También puedes hacer llegar tu opinión al correo electrónico participacion@noticiasobreras.es

faldon portada y sumario

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2020 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies