Colaboraciones >> , ,

Fallan los derechos humanos

17 enero 2020 | Por

Fallan los derechos humanos

Virginia Pinilla y Antonio Hernández, HOAC de Granada | Los cortes diarios de luz en la zona norte de Granada suponen una conculcación de los derechos humanos. Es un síntoma de algo más profundo, de que algo no funciona bien en nuestra sociedad.

El deterioro de la calidad de vida y de las relaciones que paulatinamente se están dando entre las personas que vivimos en el Distrito Norte como consecuencia de los cortes diarios de la luz es lamentable desde todos los puntos de vista; es urgente que se pongan medios que terminen con esta situación.

Es fácil reducir el problema al cultivo de la marihuana. Sin embargo, siendo esto una realidad, no creemos que sea la causa primera ni la principal de la situación que aquí estamos viviendo. En el distrito norte de Granada somos miles las familias que nos vemos afectados por la falta de suministro de energía eléctrica, con las consecuencias negativas que eso tiene hoy para poder hacer una vida digna.

Somos testigos de que esta carencia afecta decisivamente en la vida de las personas que la padecen, porque rompe los ritmos de vida, afecta a la salud física y psíquica, al bienestar personal y social, a la seguridad ciudadana, a las relaciones vecinales, a los procesos educativos, a las tareas laborales, etc. Añádase a todo lo anterior la repercusión negativa que tiene en los colegios, los servicios sociales y el centro de salud.

Los que aquí vivimos constatamos que el deterioro social está haciendo que los mayores malvivan y que los jóvenes no encuentren salidas, ni estímulos que les permitan mirar con esperanza el mañana y ahuyentar la losa de exclusión que los aplasta. La situación de pobreza y exclusión se está cronificando.

Lo vamos a decir de otra manera mucho más concreta: hay días con solo una hora de luz. ¿Cómo puedes hacer una vida normal de familia en estas condiciones? ¿Puede Angelita, una octogenaria, subir a su octava planta después de venir del hospital? ¿Puede Antonia, tener el botón de teleasistencia conectado?

Mar, está estresada, la luz se fue a las 19 horas del día anterior y hoy a las 10 horas aún no ha llegado. Anoche no pudo cocinar una cena caliente, ni siquiera un vaso de leche. Sus hijos no pueden hacer las tareas escolares, el televisor desconectado y sin poder cargar el teléfono móvil. Por la mañana no puede poner la lavadora. Carmen nos comentaba este verano que su vida está cambiando, no puede prever, ni programar cualquier tarea de casa. La compra, tienen que hacerla a diario y pensar que la nevera puede dejar de funcionar debido a la falta de suministro eléctrico.

Pensemos por un momento la dependencia que tenemos a la electricidad hoy en día. Y esta situación se repite a una y otra vez.

Este problema se lleva dando desde hace más de cinco años y los vecinos y vecinas de la zona no se han quedado indiferentes ante la situación. Se han movilizado desde los distintos grupos afectados, como son los colegios, parroquias, centro de salud, defensor de la ciudadanía, etc., organizando asambleas y manifestaciones para hacer visible el problema y exigir una solución rápida y urgente, transmitiendo de esta manera su malestar a las distintas administraciones, local, autonómica, central y a Endesa, la empresa responsable de la gestión del suministro eléctrico.

Entre las distintas peticiones, se ha solicitado que se reúnan los distintos responsables para sentarse y dar una solución al problema. Por otro lado, también se han tomado acciones legales, denunciando a Endesa, por no suministrar un producto que se está cobrando y es de primera necesidad, ya que en la actualidad dependemos al 100% de la electricidad para realizar una vida medianamente digna.

La última acción llevada a cabo ha sido la protesta por parte de un grupo de vecinos y vecinas durante la inauguración del alumbrado navideño, reclamando al alcalde, que el Distrito Norte también necesita luz.

Estamos convencidos de que estos barrios son una radiografía de la sociedad, un espejo de los valores que nuestra sociedad promueve, tales como la rentabilidad, la competitividad, la hipocresía, la doble moral, la dinámica del usar y tirar, pasarlo bien a costa de lo que sea, incluso de la vida de otros seres humanos; en definitiva, es el resultado de una sociedad que no pone en el centro la persona sino el dinero, al cual se somete todo.

Para poder revertir la situación y dar paso a otro tipo de relaciones y de hábitos, en definitiva, otro tipo de persona (más social y menos egocéntrica) y otro tipo de instituciones (más igualitarias y fraternas) hay que actuar sobre las causas estructurales que generan las situaciones inhumanas que producen sufrimiento a nivel personal y diferencias a nivel social. Solo poniendo en práctica políticas educativas, de promoción, de inserción social y laboral, medidas activas de empleo podremos erradicar el cáncer social que nos está destruyendo.

La lacra que padecemos no es propia de una sociedad civilizada y avanzada, lo que aquí ocurre es inhumano e indignante y está en manos de todos el solucionarlo. Cerrar los ojos, lavarse las manos, no implicarse en la resolución de los problemas, seguir dedicando migajas por parte de las administraciones públicas es suicida y no es más que contribuir a la exclusión, perpetuar el sufrimiento, criminalizar a la gente y abonar los conflictos sociales.

Hace falta que las instituciones públicas y nuestros políticos tomen conciencia de la gravedad de lo que está ocurriendo y de la responsabilidad que tienen en la resolución de dichos problemas. En particular, el Ayuntamiento de Granada, junto a las otras instituciones públicas –Junta de Andalucía, Subdelegación del Gobierno, etc.– han de establecer medidas eficaces y de calado para la promoción del barrio y han de proponer el protocolo oportuno para que Endesa cumpla con su obligación de mantener un servicio regular y estable del fluido eléctrico. Estamos convencidos de que la falta de suministro eléctrico es un atentado contra la vida y la dignidad de las personas.

 

faldon portada y sumario

Revista TU!

Acceso a la suscripción.
■ Edición digital www.hoac.es/tu

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2022 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo