Orar desde el Mundo Obrero

Solemnidad de Santa María (1 de enero 2020)

Mira el año terminado y el que está comenzando con agradecimiento. Descubre la bendición de Dios derramada en tu vida y en la vida obrera. Pide recorrer este nuevo año de la mano de María de Nazaret, tras los pasos de Dios encarnado en la debilidad de nuestra humanidad. Acoge la Bendición de Dios.

 

2º Domingo de Navidad (5 enero 2020)

Así Dios es Dios con nosotros, Dios que nos ama, Dios que camina con nosotros. Éste es el mensaje de Navidad: el Verbo se hizo carne. De este modo la Navidad nos revela el amor inmenso de Dios por la humanidad.

Epifanía del Señor
(6 de enero 2020)

¿Se enteraron los habitantes de Belén de lo que allí sucedió?

¿Y nosotros? (Rovirosa, OC, T.II. 207)

 

Fiesta del Bautismo del Señor (12 enero 2020)

Reintegrados de nuevo a la tarea entusiasmante de la vida militante del Reino, para descubrir como en la escena del Bautismo de Jesús, que Dios está con nosotros. Deja oír su voz. Hace sentir cada día su cariño y su ternura, y pone en nuestras manos la misión.

2º domingo del Tiempo Ordinario (19 enero 2020)

Contemplando la entrega amorosa de Jesús aprendemos a ser a su imagen, a estar en el mundo sin ser del mundo, a vivir nuestra vocación bautismal, a caminar con nuestras hermanas y hermanos de trabajo, como comunidad. Que la oración nos ponga en esa sintonía de Jesús.

3er domingo del Tiempo Ordinario (26 enero 2020)

Oremos para seguir descubriendo que el seguimiento es un camino. La llamada de Jesús no nos instala sino que nos resitúa vitalmente en nuestra condición de peregrinos. Siempre tras él, con los ojos fijos en él, siguiendo sus pasos, prosiguiendo su causa, ofreciendo toda nuestra existencia. Cuando escrutamos ante Dios los caminos de la vida, no hay espacios que queden excluidos.

4º domingo del Tiempo Ordinario (2 febrero 2020)

Bienaventurados, porque a todas nosotras, a todos nosotros, nos abraza y sonríe el Señor cada día y nos mira con amor, mientras caminamos en la esperanza, sostenidos por el ejemplo de nuestras hermanas y hermanos que nos marcaron el camino a la Vida eterna.

5º domingo del Tiempo Ordinario (9 febrero 2020)

Los discípulos del Señor son llamados a vivir como comunidad que sea sal de la tierra y luz del mundo (cf. Mt 5,13-16). Son llamados a dar testimonio de una pertenencia evangelizadora de manera siempre nueva.70 ¡No nos dejemos robar la comunidad! (EG 92).

6º domingo del Tiempo Ordinario (16 febrero 2020)

El amor va más allá de la ley, más allá de lo que podemos exigir o pueden exigir de nosotros. Trasciende lo debido para entrar en el campo de la gratuidad, del don, de la entrega, de la vida puesta al servicio de que los otros puedan vivir. Es lo que nos empuja a buscar y encontrar una felicidad que solo es tal si también puede ser la felicidad de los demás.

7º domingo del Tiempo Ordinario (23 febrero 2020)

El amor que Jesús nos propone vivir es un amor –como el de Dios– sin fronteras ni condiciones. Tenemos que amar así porque es así como Dios ama. Y tenemos que construir sobre ese amor nuestra vida, nuestras relaciones personales y familiares, nuestras relaciones sociales y laborales, nuestras relaciones políticas, nuestra vivencia eclesial, porque no tenemos razón alguna para lo contrario si queremos seguir a Jesús. Para esto nos es necesario orar.

1er Domingo de Cuaresma (1 marzo 2020)

El Señor nos vuelve a conceder este año un tiempo propicio para prepararnos a celebrar con el corazón renovado el gran Misterio de la muerte y resurrección de Jesús, fundamento de la vida cristiana personal y comunitaria. Debemos volver continuamente a este Misterio, con la mente y con el corazón. De hecho, este Misterio no deja de crecer en nosotros en la medida en que nos dejamos involucrar por su dinamismo espiritual y lo abrazamos, respondiendo de modo libre y generoso.

2º Domingo de Cuaresma (8 marzo 2020)

No podemos olvidar la conversión viene siempre provocada por el contacto con Cristo; este, y no otro, es siempre el punto de partida (Rovirosa, OC. T.I. 365).

3er Domingo de Cuaresma (15 marzo 2020)

Convertirnos es acoger el don de la Vida de Dios, y eso necesita que estemos dispuestos a recibirlo. Hacernos cántaros. Mediada esta Cuaresma me viene bien reconocer cómo acojo el don de Dios en mi vida. Ponerme ante la Palabra de Dios y ante mi Proyecto Personal de Vida Militante, ante Dios y los hermanos, para saber si de verdad acojo el don, y para descubrir lo que ha de cambiar.

4º Domingo de Cuaresma (22 marzo 2020)

¿Cómo es la luz que nos ofrece Jesús? Podemos reconocerla porque es una luz humilde. No es una luz que se impone, es humilde. Es una luz apacible, con la fuerza de la mansedumbre; es una luz que habla al corazón y es también una luz que ofrece la Cruz. Pidamos al Señor que nos dé hoy la gracia de su luz y nos enseñe a distinguir cuándo la luz es su luz.

5º Domingo de Cuaresma (29 marzo 2020)

¿Cómo puedes potenciar vida a tu alrededor? Determina gestos concretos. Hazte el propósito de ser transmisor de vida. Y pídele a Jesús, hermano y amigo, que te comunique la fuerza para ello: que sea él quien guíe tu mirada, tu gesto, tus manos, tus pies a lo largo de tu camino en cada encuentro.

 

Domingo de Ramos (5 de abril 2020)

Son días para acompañar en el sufrimiento de nuestras hermanas y hermanos el camino de la pasión de Jesús. Son días para reavivar la esperanza de la Pascua hacia la que nos encaminamos.

Triduo pascual
(9-10-11 de abril)

En unas condiciones materiales distintas, pero con la misma intensidad, y con la conciencia de que celebramos los días centrales de nuestra fe. Y lo queremos celebrar en el mundo obrero, teniendo presente sus condiciones de vida y su sufrimiento, a la vez que sus esperanzas.

Domingo de Pascua (12 abril 2020)

La razón de nuestra vida cristiana, de nuestra fe en la eternidad y en la vida futura, encuentra su máxima justificación en la Resurrección de Cristo. En Él descansa también la esperanza que tenemos, en la vida de aquí abajo. Y hoy, Domingo de Pascua, nos dicen cómo se levanta Dios para hacer Justicia. ¡Aleluya, aleluya, caminante! (Rovirosa, OC, T.V. 431-432).

2º Domingo de Pascua (19 abril 2020)

Qué manera tan distinta si es el Amor de Dios el que nos va sosteniendo en estos días, aunque no experimentemos, como nos gustaría, la claridad de su abrazo. Qué distinto, si, a pesar de todo, seguimos esperando, confiando, amando, sirviendo. Qué distinto, si fijos los ojos en Jesús, seguimos sus pasos en comunidad.

3er Domingo de Pascua (26 abril 2020)

Nuestra esperanza tiene que ver con el sentido que somos capaces de encontrar a lo que vivimos, con lo que del Reino de Dios germina en medio de estos acontecimientos. Mucha necesidad de esperanza nos llega en los gritos de los pobres. Quizá hemos de gritar nuestra necesidad de esperanza, y poner oído a otros gritos.

4º Domingo de Pascua (3 mayo 2020)

Toda la situación que vivimos con la crisis de la COVID-19 ha puesto ante nosotros, con mucha mayor intensidad, la necesidad de refundar este sistema, esta sociedad, esta existencia desde las claves de vida que el Resucitado nos ofrece. Ha puesto ante nosotros la necesidad de que haya buenos pastores que caminen con su pueblo, que lo conozcan y acompañen para que tengan vida abundante, para que no le sigan robando la vida y aprovechándose de él los malos pastores.

5º Domingo de Pascua (10 mayo 2020)

Camino, verdad y vida. Algo que en este largo tiempo de confinamiento nos cuesta acertar a encontrar: nos cuesta encontrar el camino de salida de esta situación sin dejarnos muchos pelos en la gatera; hemos renunciado en muchos casos al discernimiento, a la verdad, y consumimos bulos y mentiras como nunca; hemos dejado de lado la vida –la de los pobres sobre todo– preocupados tan solo por sobrevivir.

6º Domingo de Pascua (17 mayo 2020)

Necesitamos aprender a no sentirnos huérfanos, a experimentar la cercanía de Dios, a pedirle su gracia para aprender a amar en la concreta situación de cada día, a las personas concretas hacia las que el Espíritu nos guía. Para aprender y sentir su paso por nuestra existencia.

Ascensión del Señor (24 mayo 2020)

Esta fiesta de la Ascensión es el día de la nueva Iglesia, de la nueva comunidad de quienes queremos seguir a Jesucristo como Iglesia. El primer día en que Jesús pone la tarea en nuestras manos. Es el día de nuestro envío para poner signos visibles y concretos de esperanza en medio de la vida que acompañamos.

Pentecostés (Día de la Acción Católica) 31 de mayo de 2020

Recuerda a quienes te acompañaron y te trajeron hasta aquí, a los testigos en quienes pudiste contemplar el testimonio del Resucitado en su Iglesia. Recuerda y agradece al Señor tu camino eclesial hasta hoy. Hazte consciente de lo que con tu carisma aportas a construir Iglesia, comunión misionera, y también de lo que, a veces, no la construye.

Santísima Trinidad (7 de junio de 2020)

Con las personas que nos encontramos experimentamos que aun después de este tiempo de separación y confinamiento es como si nos hubiéramos visto ayer mismo. Retomamos enseguida el hilo donde lo dejamos. Es como si fuésemos una sola persona. Es lo mismo que nos sucede con nuestro Dios. Porque Dios nos conoce y nos quiere desde antes de formarnos en el seno materno; nos quiere desde siempre.

El Cuerpo y la Sangre de Cristo (14 de junio de 2020)

Jesús muerto y resucitado se hace presente en la prolongación de la Eucaristía, para que nuestra vida sea también eucarística y, como decimos en la Plegaria: anunciemos la muerte del Señor hasta que vuelva. Algo que solo podemos hacer si estamos dispuestos como Él a entregar nuestra vida por el hermano, para que tenga vida.

 

12º Domingo del Tiempo Ordinario (21 junio)

El miedo es lo contrario al amor, y si falta el amor, falta la fe. Cuando nuestra vida no está habitada por esa consciente experiencia cotidiana del amor de Dios, somos vulnerables a toda contrariedad. El miedo imposibilita construir una sociedad más justa, humana, fraterna y solidaria.

13º Domingo del Tiempo Ordinario (28 junio)

La clave de la Palabra de Dios este domingo, la de nuestra misión, es el seguimiento de Jesús. Y, aunque en ocasiones parezca que lo olvidamos, seguir a Jesús comporta desprendimientos, renuncias, conflictos. Conlleva realizar opciones decisivas que no siempre son fáciles, porque en ese camino no caben medias tintas. Solo es posible seguirle cargando con la cruz.

14º Domingo del Tiempo Ordinario (5 de julio)

El evangelio, después de todo lo vivido en los últimos tiempos, es como un soplo de aire fresco, como un sorbo de agua de manantial, que reconforta nuestra sed de caminantes y sostiene nuestra condición peregrina. Si nos detenemos un instante y disfrutamos de él, su sencillez nos renueva internamente.

15º Domingo del Tiempo Ordinario (12 de julio)

La parábola del sembrador nos envía un mensaje atemporal, válido y necesario en cualquier circunstancia de nuestra vida aunque quizá más en esta situación de pandemia y pospandemia que estamos viviendo, en la que podemos sentir que no merece la pena el esfuerzo abocado a fracasar, o que no merece la pena empeñarse en lo que, cada vez menos, depende de nosotros, porque no está a nuestro alcance. Su mensaje es: ¡Animo! A pesar del fracaso aparente, la llegada del Reino es imparable, y el resultado final maravilloso e incalculable, precisamente porque no depende de nosotros, sino de Dios.

16º Domingo del Tiempo Ordinario (19 de julio)

La imagen correcta de la HOAC quizá sea la del campo, en el que el Padre de Familias deposita (por intermedio de sus trabajadores, los hoacistas) la semilla del buen trigo. Al mismo tiempo que los operarios del Enemigo van sembrando la cizaña (¡cuántas veces los hoacistas somos también sembradores de cizaña! Pero esta es otra historia…).

17º Domingo del Tiempo Ordinario (26 de julio)

El entusiasmo evangelizador se fundamenta en esta convicción. Tenemos un tesoro de vida y de amor que es lo que no puede engañar, el mensaje que no puede manipular ni desilusionar. Es una respuesta que cae en lo más hondo del ser humano y que puede sostenerlo y elevarlo. Es la verdad que no pasa de moda porque es capaz de penetrar allí donde nada más puede llegar. Nuestra tristeza infinita sólo se cura con un infinito amor (EG, 265).

18º Domingo del Tiempo Ordinario (2 de agosto)

No podemos pensar que con los milagros Jesús pretendiera atraerse la adhesión del pueblo a su persona y a su doctrina, ya que en tal caso habría de hablarse de su fracaso. Mas para los apóstoles la cosa era diferente. Fue una pedagogía directa, que sin explicaciones de cátedra, les hacía ver el poder sin medida de Jesús (¿quién es éste a quien obedecen el mar y los elementos?) y su infinita dulzura. Y así le fueron siguiendo sin desfallecimientos.

19º Domingo del Tiempo Ordinario (9 de agosto)

Creían en aquel Hombre, y eso era un principio de fe («poca fe» les dice Jesús en la tempestad apaciguada), y poca esperanza que no iba más allá de un mesianismo que había de implantar el imperio de Israel. Y por encima de todo, le amaban. Eran, en suma, una fe, una esperanza y una caridad elementales, pero necesarias para llegar a la Fe, la Esperanza y la Caridad teologales.

20º Domingo del Tiempo Ordinario (16 de agosto)

Una cultura popular evangelizada contiene valores de fe y de solidaridad que pueden provocar el desarrollo de una sociedad más justa y creyente, y posee una sabiduría peculiar que hay que saber reconocer con una mirada agradecida (EG, 68).

21º Domingo del Tiempo Ordinario (23 de agosto)

Cuando la personalidad se ha estabilizado suficientemente, es cuando ha llegado el momento de plantearse de manera seria el Ideal. Cuando uno está de vuelta de los ideales Quijote de los años juveniles. Entonces (como Agustín de Tebaste, a los treinta y tres años) es cuando puede formularse la famosa pregunta: ¿Quién es Dios, y quién soy yo? (Rovirosa, OC, T.II. 162).

22º Domingo del Tiempo Ordinario (30 de agosto)

Jesús habla de la humillación, que es su propio destino, y allí le piden apariencia, poder. La vanidad, el espíritu mundano es precisamente el camino que el diablo ofrece para alejarse de la Cruz de Cristo. La propia realización, el carrerismo, el éxito mundano: son caminos no cristianos, son caminos para tapar la Cruz de Jesús (Francisco, Homilía, 11 de marzo de 2020).

23º Domingo del Tiempo Ordinario (6 de septiembre)

La colectividad cristiana se convierte en comunión. Si el hombre es imagen del Dios «uno», la colectividad cristiana (comunión) es la imagen del Dios Trinitario. Se trata de unos cuantos que ya no son uno más uno, más uno, más uno… sino que son uno en Cristo, porque el ser de cada uno es Cristo.

 

24º Domingo del Tiempo Ordinario (13 de septiembre)

Nada nos desarma más que el perdón incondicional, infinito, y el amor gratuito. Es lo que nos permite levantarnos, acogernos como Dios nos acoge, y volver a ponernos en camino sintiendo el cálido abrazo de ternura de Dios en nuestro caminar. Somos, dice el papa Francisco, un “ejército de perdonados”. Esa conciencia posibilita sentirnos amados y, en consecuencia, amar, como Dios nos ama.

25º Domingo del Tiempo Ordinario (20 de septiembre)

La parábola que nos ofrece el evangelio de este domingo nos muestra sobre todo cómo deberíamos conducirnos ante la misericordia de Dios para con todos, dejando que nos transforme al modo de Dios: “pensar como Tú…” teniendo sus mismos sentimientos compasivos capaces de generar fraternidad.

26º Domingo del Tiempo Ordinario (27 de septiembre)

En su mensaje para la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado de este año, que se celebra este próximo domingo, dice el papa Francisco que para reconciliarse se requiere escuchar. Nos lo enseña Dios mismo, que quiso escuchar el gemido de la humanidad con oídos humanos, enviando a su Hijo al mundo: «Porque tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él […] tenga vida eterna» (Jn 3, 16-17).

27º Domingo del Tiempo Ordinario (4 de octubre)

Este próximo domingo proclamamos la parábola de “los viñadores homicidas”. Leamos la parábola desde nuestro contexto actual. Sigue habiendo viñadores homicidas, que se apropian de aquello de lo que solo pueden ser administradores, nunca dueños. Y al hacer esto provocan muerte: la muerte de los pobres, la muerte de pueblos, la destrucción de la casa común. Al hacerlo imposibilitan la vida, que es el fruto que Dios espera de nosotros como humanidad, y mucho más de nosotros como Iglesia.

28º Domingo del Tiempo Ordinario (11 de octubre)

La invitación de Dios se nos ofrece hoy entre otras muchas. Una invitación que debemos saber percibir, distinguir y acoger en medio de los trabajos y las luchas, las penas y las alegrías de cada día. También la que Dios nos ofrece en los cruces de los caminos y las periferias por parte de los pobres y las personas sencillas que quizá están escuchando con gozo esa invitación. Una invitación que en nuestra vida creyente no puede ser una más entre otras tantas.

29º Domingo del Tiempo Ordinario (18 de octubre)

Para que el Evangelio resuene hoy como Buena Noticia, especialmente para los más pobres, es necesario que haya comunidades creyentes de hombres y mujeres dispuestos a vivir siendo imagen de Dios, respondiendo vitalmente a la vocación de la comunión, dejando a Dios ser el verdadero Señor de nuestras vidas, en nuestras opciones y decisiones.

30º Domingo del Tiempo Ordinario (25 de octubre)

Jesús viene a unir lo que Dios ha unido de modo inseparable. El amor a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y toda nuestra mente, con el amor al prójimo, que es como yo mismo, y otro Cristo para mí; que es su imagen viva.

Esto es algo que hemos olvidado con el paso del tiempo, porque lo hemos ocultado con una multitud de preceptos “humanos”, que nos han hecho olvidar lo esencial, lo identitario de nuestra fe; nos ha hecho olvidar “el sacramento de nuestra fe”, que es la vida entregada por amor para que otros puedan vivir.

Fiesta de Todos los Santos (1 noviembre 2020)

La festividad de Todos los Santos es día para hacer memoria y agradecer. Nuestra vida sería muy distinta –tenemos que admitirlo- si no hubiera sido acompañada por esa multitud de testigos, de santos “de la puerta de al lado” que Dios puso en nuestra vida. Recordamos a cada uno por su nombre, a cada una por su sencilla aportación de fe, de esperanza y amor en nuestra vida. A cada quien por lo que, con la sencillez de lo cotidiano, ha añadido a mi historia entretejida de encuentros y abrazos en las periferias, donde la gratuidad abunda y se desparrama.

32º Domingo del Tiempo Ordinario (8 de noviembre)

Ser cristiano es saber esperar en Dios. Y esto no significa sentarnos a ver la vida pasar, sino activar esa esperanza para que las semillas del Reino germinen y broten. Esperar en Dios es activar nuestra vida para ayudar a mostrar las pequeñas experiencias y realizaciones que anticipan el Reino, es valorarlas, es ayudar a otros a experimentarlas y vivirlas. Es saber activar las experiencias comunitarias de fraternidad, solidaridad, justicia, comunión… que nuestro mundo necesita.

33º Domingo del Tiempo Ordinario (15 de noviembre)

“Enterrar” la vida de manera estéril, para preservarla, es malbaratar la misma vida, es enfermarla, es echarla a perder. Jesús critica la actitud de quien, por miedo al riesgo, reduce la fe a mera conservación, impidiendo su crecimiento y expansión. Jesús no nos propone un cristianismo “en conserva”.

Fiesta de Jesucristo, rey del universo

Llegamos al último domingo de este ciclo. La semana próxima comenzaremos el tiempo de Adviento. Hemos sido hechos para la plenitud que sólo se alcanza en el amor. No es una opción posible vivir indiferentes ante el dolor, no podemos dejar que nadie quede «a un costado de la vida». Esto nos debe indignar, hasta hacernos bajar de nuestra serenidad para alterarnos por el sufrimiento humano. Eso es dignidad.

1er Domingo de Adviento (29 noviembre 2020)

La pandemia nos ha descubierto la necesidad de vivir con hondura el presente, sin añorar pasados distintos, y sin fiarlo todo a futuros inciertos. Pero vivir el presente solo es posible desde la memoria y la esperanza. Nuestra esperanza se asienta en la memoria y se realiza en el presente. Se asienta en la memoria de las maravillas que Dios hace con su pueblo, en la memoria de nuestro camino recorrido, y en el presente que es historia de salvación cotidiana.

 

Acceso a la suscripción.
■ Edición digital www.hoac.es/tu

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2020 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies