Orar desde el Mundo Obrero

 

Santa María, Madre de Dios • 1 enero 2023

Miro el año terminado y el que está comenzando con agradecimiento. Descubro la bendición de Dios derramada en mi vida y en la vida obrera. Pido recorrer este nuevo año de la mano de María de Nazaret, tras los pasos de Dios encarnado en la debilidad de nuestra humanidad. Acojo la Bendición de Dios.

Epifanía del Señor (6 enero)

Descubrir la alegría de dar… y, más aún, la de compartir. No solo regalos, lo que tenemos, sino lo que somos. Nuestra vida, nuestros bienes, nuestro compromiso y acción. Como Dios Trinidad, con generosa desmesura. Para eso, tendremos que ponernos en camino, y en búsqueda.

Bautismo del Señor (8 enero)

La fiesta del Bautismo del Señor es la fiesta de nuestro bautismo, de nuestra dignidad, de nuestra condición laical de ser miembros todos del pueblo de Dios. Es la fiesta de nuestra fidelidad y nuestra misión. Es la ocasión de redescubrir y revitalizar la vivencia de nuestro bautismo, que nos hace Iglesia y capaces de fraternidad.

2º Domingo del Tiempo Ordinario (15 enero)

El seguimiento de Jesús no nos encierra en un círculo de rutina constante, sino que nos hace avanzar en la novedad de la esperanza, sembrando semillas de fraternidad, siendo trabajadores de la paz, de la justicia, movidos por el amor y la misericordia entrañable, acompañando el caminar y la vida de nuestro pueblo, despojándonos de todo aquel peso inútil que nos impide caminar.

3er Domingo del Tiempo Ordinario (22 enero)

El anuncio del Reino comienza en la periferia, entre los descartados del sistema, en los márgenes de la vida, allí donde parece que ya no hay esperanza, ni motivos para la lucha, donde parece que toda justicia es vencida, que el amor ha sido eliminado de las relaciones humanas.

4º Domingo del Tiempo Ordinario

La vida de las bienaventuranzas es la vida de la santidad que es nuestra vocación, y es también la mejor propuesta de construcción de nuevas relaciones humanas, sociales, económicas y políticas en nuestro mundo, porque en las bienaventuranzas aparece claro que Dios es el Dios de todos, pero especialmente de las personas descartadas por este sistema, de los empobrecidos que son sacramento de Dios cuando los ponemos en el centro de nuestra vida personal y social.

5º Domingo del Tiempo Ordinario

El sabor de la vida es su humanidad. La vida verdadera sabe a humanidad. A humanidad plena y digna. Sabe a fraternidad. Sabe a comunión, a trabajo decente, a sanidad universal, a vecindad entrelazada, a soledades habitadas, a condiciones dignas de vida para todas y para todos. Sabe a esperanza, a mañana y a futuro. Sabe a políticas que ponen en el centro la vida de las personas y sus necesidades. Sabe a risa y alegría. Sabe a acogida de los últimos. Sabe a bienaventuranza y a Reino.

Revista TU!

Acceso a la suscripción.
■ Edición digital www.hoac.es/tu

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2023 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo