Internacional >> , , ,

Ecologistas, sindicatos y cristianos unidos por el cuidado de la casa común y el clima

03 diciembre 2019 | Por

Ecologistas, sindicatos y cristianos unidos por el cuidado de la casa común y el clima

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 25), que se celebra en Madrid tras la renuncia de Chile por la tensión social, iba a ser una reunión más de trámite, según las previsiones iniciales. Pero la sociedad civil, con importante presencia de ecologistas, sindicatos y cristianos, se está movilizando para que gobiernos y empresas asuman de una vez por todas sus responsabilidades.

De hecho, la movilización social en torno a la cuestión climática ha ido a más en los últimos meses, como ha podido comprobarse el 27 de septiembre y el 7 de octubre. La Iglesia católica, especialmente tras la publicación de la segunda encíclica del papa Francisco, Laudato si’, ha reforzado su empeño por la defensa de la casa común y su compromiso por incorporar consecuentemente en su tarea pastoral la ecología integral, como ha quedado patente con la celebración del Sínodo de la Amazonia.

Millones de personas en todo el mundo, convocadas por organizaciones diversas, han salido a las calles en varias ocasiones para pedir medidas inmediatas ante la crisis ecológica y social. Las acciones enmarcadas bajo el lema “Todos por el clima suponen una toma de conciencia global que no puede ser desatendida. Las generaciones más jóvenes han mostrado su compromiso y sensibilidad con la organización de Fridays for future”.

La emergencia climática, reconocida incluso en parlamentos, es un hecho. El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), del pasado agosto, insiste en que la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de todos los sectores es el único modo de mantener el calentamiento global por debajo de  1,5 °C. 

Están en riesgo un gran número de ecosistemas, especies y plantas se enfrentan a la extinción. Millones de personas viven con la amenaza de desplazamiento y el aumento de la pobreza extrema causada por las variaciones el clima y sus graves consecuencias. Las propias condiciones que han permitido la vida en la Tierra están seriamente comprometidas.

Medidas concretas

El Acuerdo de París debería empezar a cumplirse en 2020, pero son muchos los asuntos claves que siguen sin resolverse. “La COP25, además de cerrar las normas sobre contabilidad y presentación de los compromisos, el conocido como libro de reglas, debería suponer un avance claro en la provisión de fondos suficientes e importantes mejoras en instrumentos como el Fondo Verde para el Clima o el Mecanismo de Varsovia para las pérdidas y daños, unas herramientas fundamentales para paliar las peores consecuencias que ya ha provocado y provocará la continua quema de combustibles fósiles”, reclama Ecologistas en Acción.

Para los ecologistas, “es precisa una transición hacia modelos ecosociales sostenibles, con menor consumo de materiales y energía, que no desborden los límites biofísicos del planeta. Apostar por un nuevo modelo energético desechando las falsas soluciones como la energía nuclear, la geoingeniería o los biocombustibles como el aceite de palma”.

La Cumbre Social por el Clima, una convocatoria paralela a la oficial, donde se citan organizaciones de trabajadores con movimiento sociales, ha dejado claro que la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de acoger el evento supone ignorar el trabajo previo de las entidades chilenas y del resto de América Latina y organizar en un marco temporal casi inasumible la participación y contestación social a la altura.

No obstante, las organizaciones sociales presentes en España han asumido el reto de articular las protestas y demandas para evitar nuevos fracasos en la lucha contra el cambio climático, mientras que se mantienen la Cumbre de los Pueblos y la Cumbre Social por la Acción Climática en Chile, “en un intento por generar un espacio donde su voz también pueda ser escuchada”.

Las organizaciones sindicales apoyan la respuesta social a la COP25, al compartir, entre otras cosas, la denuncia de “la hipocresía de los gobiernos que participan en las negociaciones climáticas para enmascarar tratados comerciales y de inversiones como herramientas de dominación del capital, alimentan la industria fósil con subsidios millonarios y se lucran con la crisis climática y la devastación ambiental y social”.

CCOO y UGT, pero también USO integrada igualmente en la delegación de la Confederación Sindical Internacional que participa en la sección oficial así como CGT especialmente implicada en la organización de la contracumbre, comparten reivindicaciones de la Cumbre Social por el Clima como la necesidad de desarrollar una transición justa realizada con la rapidez suficiente, para evitar nuevas catástrofes, como un calentamiento por encima de los 1,5°C o el colapso de los ecosistemas y la sociedad.

La gran cita para hacer patente las demandas sociales será el 6 de diciembre, día en el que se producirán dos movilizaciones mundiales en Santiago de Chile y en Madrid, pero habrá más acciones, algunas de ellas protagonizadas por Extinction Rebellion que junto a Rebelión por el Clima desarrollaron una acampada frente al Ministerio de Transición Ecológica, a principios del mes de octubre.

El papel de la Iglesia

También diversas organizaciones de la Iglesia española cuentan con su propia agenda, al margen de quienes a título personal o colectivo se sumen o apoyen las acciones de la sociedad civil.

El foro “La cumbre del cambio climático y el cuidado de la casa común” se celebrará el 5 de diciembre, entre las 10:00 y las 14:00 horas, en el auditorio de la Fundación Pablo VI (Paseo Juan XXIII, 3). La jornada está organizado por esta entidad junto al Movimiento Católico Mundial por el Clima, la Conferencia Episcopal Española (CEE), la Comisión Episcopal de Pastoral Social, la Comisión de Ecología Integral del Arzobispado de Madrid, Escuelas Católicas, Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas, la Red de Entidades para el Desarrollo Social (REDES), CEDIS, Entreculturas y Scouts-MSC.

cop25bEl mismo viernes 6 de diciembre, de 16:30 a 17:30 horas, la parroquia San Jerónimo el Real acogerá una oración por el cuidado de la casa común, organizada por la Delegación de Juventud del Arzobispado de Madrid, la JEC, los Scouts Católicos Madrid, la Comisión Episcopal de Ecología Integral de Madrid y el Movimiento Católico Mundial por el Clima. Terminada esta, en torno a las 18:00 horas, los asistentes podrán unirse a la marcha organizada por la Alianza por el Clima, que discurrirá entre Atocha y Nuevos Ministerios. Portarán una pacarta de Católicos por el cuidado de la casa común.

Ya el domingo 8 de diciembre, a las 20:00 horas, se celebrará la Eucaristía en la basílica de San Francisco el Grande, con presencia de los líderes y representantes católicos que participan en la cumbre. Se espera la asistencia del cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid; Miguel Cabrejos, presidente del CELAM y delegado especial en la COP25; Tomás Insúa, director ejecutivo del Movimiento Católico Mundial por el Clima, y monseñor Bruno-Marie Duffé, secretario del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y enviado especial del Vaticano para esta cumbre, así como de otros delegados católicos de otras conferencias episcopales.

El compromiso de la HOAC

La HOAC, por su parte, no solo mira con simpatía la creciente concienciación sobre la crisis ecosocial, sino que ha incorporado a su trayectoria y compromiso, la defensa del medio ambiente, como una de las grandes causas del siglo XXI. Son numerosos los y las integrantes de este movimiento especializado de Acción Católica con un compromiso decidido contra la crisis ecosocial, algunos de los cuales, se harán presentes estos días en Madrid.

Desde la aparición de Laudato si’, ha sido constante su preocupación por unir la cuestión social y ambiental, al entender ambas como la dos caras de una misma moneda, que es el problema antropológico que está en la raíz de ambos fenómenos: la profunda deformación de lo humano provocada por un modelo económico, social y cultura construido sobre el individualismo y el egoísmo del poseer y dominar.

De ahí que la HOAC  haga suyo el llamamiento del papa Francisco a la conversión ecológica: «No habrá una nueva relación con la naturaleza sin un nuevo ser humano. No hay ecología sin una adecuada antropología (…) Si la crisis ecológica es una eclosión o una manifestación externa de la crisis ética, cultural y espiritual de la modernidad, no podemos pretender sanar nuestra relación con la naturaleza y el ambiente sin sanar todas las relaciones básicas del ser humano» (nn. 118 y 119). LA HOAC defiende, en consecuencia, una alianza entre la humanidad y el medioambiente, «que nos una a todos, porque el desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos. Necesitamos una solidaridad universal nueva» (LS, 14).

Más información

Conversión ecológica

Laudato si’ en Noticias Obreras

Laudato si’ y el trabajo

Enfriar el clima, salvar el planeta

 

 

 

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies