Flexibilidad y precariedad >> , , ,

Santos González, trabajador enfermo por amianto: «Metro de Madrid ha sido muy irresponsable»

27 enero 2020 | Por

Santos González, trabajador enfermo por amianto: «Metro de Madrid ha sido muy irresponsable»

Según varios indicios, la dirección del Metro de Madrid sabe de la presencia de amianto en sus vagones e instalaciones desde 1991. Sin embargo, hasta 2017, tras los primeros diagnósticos clínicos, no se han tomado medidas.

Hasta 2025 se van a invertir 140 millones en retirar este fibrocemento, de los que cerca de 90 millones ya estaban presupuestados anteriormente en la remodelación de algunas estaciones antiguas. Han hecho falta que dos trabajadores de Metro de Madrid hayan fallecido y otros dos estén enfermos, que siete ejecutivos de la empresa pública madrileña hayan sido imputados y que la plantilla se haya movilizado.

Santos González, de 60 años de edad, es uno de los enfermos de asbestosis, afección pulmonar provocada por inhalar fibras de amianto. Comenzó de aprendiz en 1976 en el Metro y en 2017, un neumólogo especialista le dio el diagnóstico definitivo. Ha declarado ante las autoridades judiciales y comparecido en la Asamblea de Madrid para dar a conocer su caso.

¿Cómo se encuentra?

Estoy en tratamiento por depresión. Cada día noto que me falta más aire, me fatigo más, por la asbestosis. Hay temporadas mejores que otras. Con mi familia, con mis amigos, estoy bien, pero cuando me quedo solo…

¿En qué consistía su trabajo exactamente?

Entré de aprendiz y cuando terminé la Formación Profesional, me destinaron a la sección de escaleras mecánicas. Luego crearon una sección nueva, multifuncional, para el mantenimiento de las instalaciones.

¿Cómo entró en contacto con el amianto?

Estaba en las zapatas de los frenos de las escaleras. Cuando fallaban, había que taladrarlas, ajustarlas, limarlas…, pero también estaba en el útil de soldar la goma del pasamanos. Se rompía con facilidad la conexión que estaba revestida con una manta de amianto que se partía a poco que hiciéramos. Para no perderlo guardábamos los trozos de amianto en los bolsillos.

¿Alguna vez les instruyeron sobre cómo manipular el amianto?

Antes de 2017, nunca nos advirtieron del peligro que corríamos. Luego, una vez que se reconocieron los primeros casos de asbestosis, ya sí nos informaron. Pero, nada, una charla y poco más. Ni equipos de prevención, ni nada.

¿Cuáles fueron los trámites hasta que le dieron el diagnóstico?

En 2014, me operaron del menisco de las dos rodillas. Como tenía tiempo, me mandaron hacerme un tórax de pulmón. Vieron una mancha y empezaron a darme citas, hasta en enfermedades raras del hospital Carlos III. Después de un año, un especialista de La Paz me dijo que era asbestosis.

¿Qué pasó entonces?

Fue un mazazo, me quedé hecho polvo, es una enfermedad que no tiene cura.

¿Qué hizo la empresa?

Cuando le llevé un informe donde se decía «posible» enfermedad por amianto, no hicieron nada. En 2018, por fin la mutua, con la documentación aportada, me inscribió en el CEPROSS (Comunicación de Enfermedades Profesionales a la Seguridad Social). La verdad es que lo único que quiero es que me dejen en paz y me jubilen de una vez. Pasar lo que quede con mi familia y mis amigos.

Entonces, ¿sigue en activo?

Sí, pero no puedo trabajar como trabajaba antes, no puedo subir y bajar escaleras cargado, manejarme en malas posturas y espacios reducidos. La mutua es la que tiene que dar la baja por enfermedad profesional, pero no lo termina de hacer. Mi médico no dice nada. No sé quién tiene que darme de baja.

¿Qué han hecho los sindicatos?

Llevo afiliado desde ni me acuerdo y siempre he estado en contacto, pero hasta ahora no me había hecho falta su ayuda. Se están portando muy bien conmigo, me dan todo su apoyo, son compañeros y también amigos.

A pesar de su situación, ha comparecido en el parlamento madrileño y ha declarado en los juzgados….

He ido a la comisión de investigación de la Comunidad de Madrid. Me trataron muy bien, hasta los que no esperaba que lo hicieran. Se mostraron muy sorprendidos. Y a alguien debieron regañar, porque al día siguiente me llamaron personalmente de Recursos Humanos. Era la primera vez que alguien de la empresa se interesaba por mí directamente.

Hay siete directivos imputados, pero ningún responsable político. No creo que quisieran matarnos, pero está claro que, como poco, ha habido negligencia, irresponsabilidad por parte de Metro de Madrid. Han callado, porque se lo han debido mandar los consejeros delegados. Alegan que no sabían nada, pero mucho antes, en otras empresas, se estaban tomando medidas.

¿Qué mensaje les trasladaría a los trabajadores?

Lo primero es siempre la salud. Sin eso, no hay trabajo ni nada. Nosotros no sabíamos nada, ahora la gente está más concienciada y es de esperar que se tomen medidas. Pero lo fastidiado es que esto no sale al día siguiente de respirar el amianto. Sale 20 o 30 años después. Las fibras se quedan clavadas en el pulmón. Hay que hacerse pruebas, TAC, espirometrías…, las radiografías no son siempre fiables.

 

Santos está atrapado en un laberinto burocrático que no hace sino añadir más sufrimiento. De reconocerse la enfermedad profesional por negligencia, lo que compete al servicio médico de la empresa o la mutua, debería cobrar de por vida entre un 30 y un 50% más del salario establecido. En caso de fallecimiento, ese recargo tendrá que ser abonado en la pensión de viudedad.

En el caso de la mujer de uno de los fallecidos, la Inspección de Trabajo ha establecido un recargo del 50% en la pensión que le corresponde, pero la empresa ha puesto un recurso ante la Seguridad Social. La compañía del suburbano ha recibido ya más de 30 requerimientos por negligencia en el incumplimiento de la normativa relacionada con el amianto. Al menos, hay ya cuatro actas de infracción que, sin embargo, la dirección de Empleo de la Comunidad de Madrid, de quien depende en última instancia la propia inspección, ha paralizado, con el pretexto de que mientras exista una investigación penal, las multas económicas y las medidas contempladas quedan en suspenso.

faldon portada y sumario

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2020 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies