Iglesia >> ,

Pastoral Obrera: «A vino nuevo, odres nuevos»

26 noviembre 2019 | Por

Pastoral Obrera: «A vino nuevo, odres nuevos»

Juan Fernández de la Cueva | Director del departamento de Pastoral Obrera de la Conferencia Episcopal Española.

Las próximas jornadas generales de Pastoral Obrera, del 30 de noviembre y 1 de diciembre, servirán para valorar los 25 años de recorrido de esta pastoral de toda la Iglesia y plantear caminos de futuro.

Desde el curso pasado, el departamento de Pastoral Obrera de la Conferencia Episcopal viene diseñando un proceso para ver lo que Dios quiere de nosotros en la evangelización del mundo del trabajo. A Él se le ocurrió embarcarnos en esta aventura. Él nos dará luz, si nos ponemos en el haz de su foco.

Efectivamente, ya hemos reconocido el resplandor del Señor, como los discípulos de Emaús, entre los innumerables testimonios de evangelización de laicos, sacerdotes y religiosos en épocas difíciles para el mundo obrero como la represión en la dictadura o en la Transición española.

Pero donde la luz del Señor se hizo radiante fue en la publicación del documento La Pastoral Obrera de toda la Iglesia (POTI), asegurándonos bajo el sello de la Conferencia Episcopal y la Doctrina Social de la Iglesia, que sigue existiendo el mundo obrero, aunque algunos se empeñen en decir que no.

Ahora, a los 25 años de la publicación de la POTI, nos toca vislumbrar el camino a seguir en un momento de cambio de época, de civilización y, por ende, de la situación del mundo del trabajo. Nos entusiasma este reto «A vino nuevo, odres nuevos».

Reconocemos el paso de Dios en nuestra historia más reciente después de la POTI por estas sendas evangélicas que no queremos abandonar:

Cuidar y acompañar a las personas que tanto sufren por las situaciones inhumanas del desempleo, la precariedad, los falsos autónomos…

Valorar el amor sociopolítico como dimensión fundamental de la fe para transformar la sociedad y la dignidad cristiana del trabajo.

Aportar transversalmente en la pastoral diocesana toda la riqueza del valor del trabajo, sin querer caminar al margen diocesano.

Dar a conocer iniciativas eclesiales como respuesta a las situaciones anteriores, por ejemplo: «Iniciativa por el Trabajo Decente».

Pero el Señor nos ha insinuado en la lectura creyente del curso pasado, incorporaciones de los signos de los tiempos a los «odres nuevos»:

Adjuntar en el dinamismo evangelizador de la Pastoral Obrera la revolución de los cuidados, la interculturalidad, la igualdad de género, el cuidado de nuestra Madre Tierra.

Cuidar el lenguaje, de manera que pueda ser más adaptado a los jóvenes y a las personas sencillas.

Conseguir un cambio de mentalidad en la cultura idólatra del dinero que sacrifica la dignidad del trabajador y hasta la del mismo ser humano.

Cuidar la relación con los medios de comunicación y la redes, así como implicar en este proceso a sindicatos, asociaciones civiles, y eclesiales.

Profundizar sobre todo esto es la tarea que nos hemos dado para las próximas Jornadas Generales. Pero no vamos con la intención de discursear filosóficamente sino de ser discípulos de Cristo, ayudándole a Él a trabajar con su Padre (el viñador), en la poda de los sarmientos estériles y dar frutos jugosos en la viña del Señor.

En definitiva, perseguiremos el objetivo de Jesús: «Mi Padre recibe gloria cuando producís fruto abundante y os manifestáis como discípulos».

***

Información relacionada.

Editorial | La Pastoral Obrera de toda la Iglesia

 

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05
faldonsumario2-02

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies