Colaboraciones >> , , , , , ,

Desde Extremadura al País Vasco

08 julio 2020 | Por

Desde Extremadura al País Vasco

Manuel Pecellín, escritor.

Ana María Castillo (Berlanga, 1961), que va por el mundo pidiendo perdón porque tal vez ha pisado una mariposa azul o no supo entender el último mensaje de la cigarra desde el almendro, es sobre todo poeta. Como tal la conocimos a mediado de los noventa en una reunión de “Gallos quiebran albores”, la tertulia emeritense que se convoca con este magnífico verso del Mío Cid. Convertida hoy en Asociación cultural, guardo en mi memoria nombres de partícipes tan entusiastas como los de Pilar Fernández, Jesús Mendo, Eladio Méndez, Antonio Salguero y el gran Rafael Rufino Félix, a quienes se han ido uniendo otros amigos desde diferentes lugares de Extremadura estos lustros últimos.

Ana María Castillo, docente de profesión, cultiva también la prosa, según demostrase con La maestra cuentacuentos (Cáceres, Tau Ediciones, 2017), conjunto de relatos de los que ha venido sirviéndose en el aula. Pero es en esta entrega última, Tiempos convulsossignificativamente subtitulada “España 1959-1980. Apostaron por el amor, la paz la dignidad”, volumen con medio millar de páginas, donde da curso a ​sus indudables dotes narrativas. Eso sí, sin renuncia​r al gusto por las palabras, a la voluntad de estilo que distingue a todos los poetas cuando se deciden por el relato. En efecto, lo primero que sobresale aquí es la calidad de su prosa, ágil (casi todas las oraciones son simples y breves, sin coordinaciones o subordinaciones) y precisa, con abundancia de imágenes, en especial cuando se describen los entornos paisajísticos, rurales o urbanitas, donde discurren los hechos.

Se trata del País Vasco, que la autora demuestra conocer y admirar. Se suceden durante los dos decenios del periodo que el título enmarca. Años del tardofranquismo, la nueva política nacional de los tecnócratas elegidos por el régimen para “europeizar” el país, la apertura de fronteras, las riadas de la diáspora desde el campo a la ciudad, el nacimiento o consolidación de las fuerzas clandestinas opositoras (PCE, Comisiones Obreras, ETA, huelgas obreras y estudiantiles). “Tiempos convulsos”, en los que la Iglesia católica, alentada por los aires del Concilio Vaticano II y la figura de Juan XXIII, se esfuerza por el aggiornamiento, para lo que contarán muy especialmente las aportaciones de sus militantes comprometidos en movimientos apostólicos como la HOAC, JOC, JEC, JARC, Vanguardia Obrera, y la decidida actuación de una parte del clero, aunque, salvo muy contadas excepciones, la Jerarquía se opusiese.

El sintagma tendrá fortuna y pueden recordarse la publicación Poética machadiana en tiempos convulsos (2017); los documentales incluidos en Charles Chaplin, humor en tiempos convulsos (2019) o la muestra Tiempos convulsos. Historias y microhistorias del IVAM (2020).

Como protagonistas de esta revisión histórica, bien documentada, aunque se adjunten elementos imaginativos siempre verosímiles, la autora distingue dos parejas, entre una multitud de personajes secundarios.  Por una parte, Vicente Urr​utikoetxea, mecánico de los Astilleros Izaguirre, jocista, luchador, pero enemigo de la violencia, y Antonia, la emigrante extremeña de los ojos de miel, con la que formará familia (sus avatares recuerdan la que Raúl Guerra Garrido presentase en Cacereño).  Por otra, los dos sacerdotes de la parroquia, hombres de absoluta entrega a los más desfavorecidos, con los que la autora se propuso rendir homenaje a dos consiliarios reales: Francisco Etxebeste (JOC) y Jesús Martín Mendieta (HOAC), un enamorado del gran Guillermo Rovirosa, que decidió venir a ejercer los últimos años de su ministerio en una barriada de Badajoz, para compensar mínimamente (le escuché decir un día) cuanto desde Extremadura había salido hacia Euskadi. La relación del primero con el Papa es quizás lo menos convincente de la obra.

Muy bien ambientada, recoge numerosos apuntes sobre la historia, geografía, mitos y leyendas, gastronomía, folclores, usos y costumbres euskaldunes, así como los acontecimientos más sonados allí vividos, terribles en tantos casos. La autora no oculta sus opiniones críticas, sino que las va transmitiendo de forma indirecta a través de los hombres y mujeres partícipes en el relato. El fanatismo etarra, el espíritu dictatorial de muchos dirigentes de izquierda, las torturas contra los detenidos, la explotación de los trabajadores, el clasismo contra los “maketos” o la cerrazón de las estructuras eclesiásticas tradicionales aparecen en numerosas páginas. También los actos de generosidad, compromiso, espíritu de superación, solidaridad y entrega, a veces casi hasta el heroísmo.

Un apéndice con topónimos, orónimos, gentilicios, expresiones populares, términos etnográficos, etc., contribuye a entender mejor esta obra coral, cuya lectura atrapa desde los pasajes primeros a los últimos.

Ana María Castillo Moreno, Tiempos convulsos. Madrid, Ediciones HOAC, 2020.

***

Reseña publicada en el periódico Hoy, diario de Extremadura

Información relacionada con la novela Tiempos convulsos.

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2020 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies