Iglesia, Mundo obrero y del trabajo >> , ,

En la presentación de “No os dejéis robar la dignidad”: Nos une la lucha por la dignificación y contra la precarización del trabajo

30 mayo 2019 | Por

En la presentación de “No os dejéis robar la dignidad”: Nos une la lucha por la dignificación y contra la precarización del trabajo

El salón de actos del semanario del arzobispado de Madrid Alfa y Omega, acogió la presentación del libro No os dejéis robar la dignidad. El papa Francisco y el trabajo, de Abraham Canales, responsable depublicaciones de la HOACy director deNoticias Obrerasy ¡Tú!  [Álbum de fotografías]

El autor estuvo flanqueado por el obispo emérito de Ciudad Real y responsable de la Pastoral Obrera de la CEE, Antonio Algora; el vicario para el Desarrollo Humano Integral y la Innovación de la diócesis de Madrid, José Luis Segovia (el cardenal Osoro excusó su presencia); el secretario de Participación Institucional de CCOO, Paco Carbonero; el secretario general de USO, Joaquín Pérez; y la responsable de Difusión de la HOAC, Teresa García, que se encargó de la presentación y la moderación del diálogo.

Con este libro, su autor “quería hacer llegar al público cercano, pero también a todas aquellas personas de buena voluntad, una de las claves más importantes del pontificado de Francisco, como es su defensa del trabajo decente, sostenible, inclusivo y solidario, ante el futuro del mismo y la urgencia de cuidar la creación”. Es el primero libro editado en España que recoge los grandes discursos y procesos del papa Francisco en torno a la dignidad del trabajo.

Abraham Canales reconoció que la obra es fruto de su tarea profesional y su vocación personal que implican el seguimiento diario de la actividad del papa Francisco. Pero fue su presencia e implicación, en los encuentros con los movimientos populares (trabajadores humildes y empobrecidos como cartoneros, recicladores, precarios…) y con los sindicatos celebrados en el Vaticano, lo que le terminó de convencer de que el pontificado de Bergoglio no se entiende sin su defensa por la dignidad de la persona y del trabajo digno.

En sus visitas pastorales se pone a la escucha del mundo del trabajo, responde a las preguntas de los trabajadores, parados, empresarios, madres de familia. En los encuentros, no solo los convoca, sino que comparte con los asistentes su diagnóstico y escucha el de los demás, y procura llegar a conclusiones operativas de futuro. “Una metodología, una forma pastoral, que puede tener recorrido en distintos ámbitos y lugares”, señaló Canales.

El encuentro que reunía a importantes responsables sindicales con responsables eclesiales ha servido no solo para celebrar la aparición de esta obra sino también para empezar a tender puentes entre dos realidades, el movimiento sindical y la comunidad cristiana, involucradas en la defensa del trabajo decente y del cuidado del planeta.

La dignidad robada

José Luis Segovia, que empezó diciendo que “a este papa se le entiende todo”, alabó el título de la obra. “La dignidad del trabajo no se ha diluido, sino que ha habido un robo y donde hay robo hay ladrones”. “Estamos superando visiones cerradas, incorporando elementos transversales”. Por lo que respecta a la labor diocesano el vicario de Desarrollo Humano Integral destacó que esta sirviendo para superar “visiones cerradas, incorporando elementos transversales”, como pone por ejemplo la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente o la existencia de una Escuela Itinerante de Doctrina Social de la Iglesia.

Antonio Algora, como responsable de la Pastoral Obrera, explicó que “trabajamos para una nueva forma de ser y de vivir en el mundo del trabajo” y que el pensamiento social de Francisco va calando como “lluvia fina en una iglesia como la nuestra, muy poliédrica”. También subrayó la importancia de la doble militancia, cristianos en el sindicato, en política, en las asociaciones, como un servicio limpio y desinteresado. “Hacemos muchas cosas que no se ven, pero que ayudan a construir personas”, añadió.

El eco en los sindicatos

Paco Carbonero resaltó que la imagen y el mensaje de Francisco ha supuesto una visión mucho más clara de la Iglesia en un momento en que esta terminando la crisis financieras con sus secuelas. “Decir que la Economía debe servir a la persona, que es necesario que el trabajo sea decente, que debe haber un reparto equitativo y que el futuro de la humanidad pasa por la justicia social tiene una gran fuerza”, resumió.

Joaquín Pérez quiso agradecer que precisamente “cuando hay una estrategia interesada de devaluación de la labor sindical, el papa Francisco los valore y dialogue con ellos”. “Es necesario agruparse, que exista el conjunto frente al individualismo, porque juntos podemos abordar el futuro”.

Diálogo y alianzas

Para que pueda darse un mayor acercamiento entre el mundo del trabajo y la propia Iglesia, Segovia puso de manifiesto lo que puede haber en común: “nos une la lucha por la dignificación y contra la precarización del trabajo”. A continuación identificó cinco condiciones para abordar un diálogo con éxito: “Superar las banderías y abrazar las causas”; “la ejemplaridad para ser creíbles, especialmente ante los jóvenes que desconfían de lo institucional”; trabajar generando sinergias con objetivos comunes, respetando los ritmos, los procesos, las especificidades…”; “adoptar una visión cosmopolita”; y “resignificar el valor de lo institucional”.

Carbonero, también, apostó por superar “sectarismos”, para ponernos de acuerdo en lo esencial: el trabajo, la vivienda, la protección social y los instrumentos que favorecen la igualdad y que tienen que ver con la defensa de lo público, porque es verdad que todo está en el mercado pero no todos podemos acudir al mercado”. “Hay que hacer una labor transversal que llegue al centro de trabajo, a los barrios, al bloque de viviendas y darnos cuenta de que organizarse da esperanza a mucha gente”, concluyó.

Pérez apostó por seguir “creando encuentros, relaciones personales y redes sociales, teniendo la suficiente claridad como para ver que lo que se hace bien, bien hecho está independientemente de quien lo haga, y rescatar el valor del diálogo que implica escuchar las visiones de los demás”.

Canales rescató la alocución de Francisco a la asociación de trabajadores cristianos italianos (ACLI) en la que resumió el trabajo humanizador como libre, participativo y solidario. “El Papa en ese momento plantea que hay que ser solidario en el trabajo, pero también con los que no tienen trabajo. Nos interpela sobre cómo hay que ejercer la comunión o la solidaridad con los trabajadores empobrecidos, precarios y en desempleo, precisamente cuando hay quién planeta que hemos llegado al fin del trabajo o hemos visto que a pesar de todo en España sigue habiendo tres millones de parados y pide, también, que no nos olvidemos de los trabajadores inmigrantes, que tienen más dificultades de acogida y de integración. Nos llama a dialogar y a buscar alternativas”.

Algora no quiso dejar de señalar las dificultades que pueden darse para desarrollar con éxito el diálogo: “Todavía pesan las diferencias ideológicas, arrastramos prejuicios, pensemos en el aborto”, comentó, para luego remarcar que “donde nos vamos a encontrar es en el trabajo y a medida que avancemos en la conciencia de la dignidad de la persona y generemos una antropología más humana nos iremos encontrando”. “Nuestro lugar de encuentro es el trabajo” y es necesario “priorizar ese foco”.

***

Recursos
Álbum de fotografías.

 

 

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies