Editoriales >> , , ,

Una vida presidida por el amor

15 junio 2018 | Por

Una vida presidida por el amor

De la gran riqueza de la exhortación apostólica Gaudete et exultate (Alegraos y regocijaos) del papa Francisco sobre la santidad, hay tres aspectos que queremos resaltar; porque nos parecen especialmente importantes para el mundo obrero y del trabajo, por la profunda disolución de lo humano que se ha producido en nuestra sociedad, por el desprecio de lo humano que causa el descarte de tantas personas.

El primero es que la llamada universal a la santidad es la llamada a una vida humana, a crecer en humanidad en la vida cotidiana, en los quehaceres de cada día, en la orientación de nuestra existencia. La santidad tiene todo que ver con cómo vivimos nuestra humanidad, con si nos hacemos más humanos, con nuestra manera de vivir y actuar. Dice Francisco: «Lo que interesa es que cada creyente discierna su propio camino y saque a la luz lo mejor de sí, aquello tan personal que Dios ha puesto en él» (n. 11). «Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra (…) ¿Eres un trabajador? Sé santo cumpliendo con honradez y competencia tu trabajo al servicio de los hermanos» (n. 14). Así, el empeño por hacernos más humanos, día a día con nuestras virtudes, debilidades e incoherencias, el empeño de comportarnos con humanidad, de humanizarnos creando relaciones humanas… es camino de santidad.

El segundo es que la llamada a ser más humanos lo es, necesariamente, a crecer en lo cotidiano en una vida presidida por el amor. Hemos de hacer de todo en nuestra vida cotidiana un camino para amar a las personas concretas, porque el amor, la caridad, es lo que nos hace realmente humanos: «Que cada instante sea expresión de amor entregado bajo la mirada del Señor» (n. 31). «Lo que mide la perfección de las personas es su grado de caridad» (n. 37). Así, el empeño por amar en lo concreto en el mundo obrero y del trabajo, por construir relaciones sociales de amor, por hacer posible la vida digna de todos… es camino de santidad.

El tercero es que la llamada a crecer en humanidad, haciendo de todo en la vida cotidiana un camino para amar, se concreta en la lucha por la justicia que nace del reconocimiento de la dignidad de cada persona. Como decía san Juan Pablo II, «el amor por el hombre, y en primer lugar por el pobre, en el que la Iglesia ve a Cristo, se concreta en la promoción de la justicia» (Centesimus annus, 58). En su lenguaje tan directo, el papa Francisco lo expresa así: «¿Acaso puede entenderse la santidad al margen del reconocimiento de la dignidad de todo ser humano?» (n. 98). «Esto implica para los cristianos una sana y permanente insatisfacción. Aunque aliviar a una sola persona ya justificaría todos nuestros esfuerzos, eso no basta (…) no se trata solo de realizar algunas obras buenas, sino de buscar un cambio social» (n. 99). «Es nocivo e ideológico el error de quienes viven sospechando del compromiso social de los demás, considerándolo algo superficial, mundano, secularista, inmanentista, comunista o populista. O lo relativizan como si hubiera otras cosas más importantes (…) No podemos plantearnos un ideal de santidad que ignore la injusticia de este mundo» (n. 101). Así, el empeño por construir justicia en el mundo obrero y del trabajo, por lograr un trabajo digno para todos y todas… es camino de santidad. Una vida presidida por la entrega a los demás y la lucha por la justicia, uniendo amor y justicia, es camino de santidad.

***

DIÁLOGO Y PARTICIPACIÓN | Este editorial está abierto a tu valoración. Lo puedes comentar y/o compartir en las redes sociales, a través de la página de la HOAC en Facebook y/o en la cuenta de Twitter. Utilizamos la etiqueta #CaminodeSantidad. También puedes hacer llegar tu opinión al correo electrónico participacion@noticiasobreras.es

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

faldonsumario2-02

Noticias Obreras

Revista Verano

Nuevo libro

Libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2018 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies