Mundo obrero y del trabajo >> , ,

Olga Ruiz, de FACUA: «Las organizaciones de consumidores debemos ser el contrapoder en el mercado»

22 junio 2016 | Por

Olga Ruiz, de FACUA:  «Las organizaciones de consumidores debemos ser el contrapoder en el mercado»

José Luis Palacios | La abogada Olga Ruiz ha sido reelegida como secretaria de FACUA-Consumidores en Acción en el último congreso de esta organización de consumidores. Conoce bien la asociación, tras haber sido responsable de su gabinete jurídico y miembro del secretariado permanente. No esconde su alegría por el desenmascaramiento de asociaciones de consumidores que en realidad no son tales y defiende un movimiento fuerte capaz de contrarrestar la fuerza del poder económico.

¿En qué situación queda Facua-Consumidores en Acción como organización consumerista tras el último Congreso?

Este tercer Congreso ha servido para constatar el crecimiento de la organización en estos años y reafirmar nuestras señas de identidad como proyecto consumerista: independencia, flexibilidad organizativa, autofinanciación, apuesta por la vertebración de la sociedad, la participación de nuestros asociados y asociadas, así como la defensa del estado del bienestar con la denuncia de recortes de derechos y libertades públicas.

Desde el 2003, FACUA deja de ser una organización únicamente andaluza y gana presencia en todo el Estado. ¿Cómo ha sido ese camino?

Se han ido produciendo cambios en la estructura territorial de nuestra asociación. Se han incorporado nuevas organizaciones, sumándose al proyecto iniciado en 2003, la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía, la Asociación de Consumidores y Usuarios de Castilla y León y la Asociación de Consumidores y Usuarios «La Defensa» de Castellón.

Nuestra implantación territorial no es completa. Aún tiene margen. Nuestro crecimiento va de la mano de nuestros asociados. La afiliación es nuestra fuerza y es la que nos motiva a seguir ampliando nuestra proyección. En 2015 impulsamos y pusimos en marcha siete delegaciones territoriales: en Aragón, Asturias, Cantabria, Extremadura, La Rioja, Navarra y País Vasco. En estos próximos cuatro años queremos seguir reforzando nuestra presencia en los territorios, consolidando y mejorando nuestras estructuras y nuestro trabajo.

¿A qué se debe la actual «atomización» y «debilidad» del movimiento de consumidores en nuestro país?

Ni a los gobiernos ni a los poderes económicos les ha interesado tener un movimiento de consumidores fuerte y unido, contrapeso y contrapoder en el mercado. Se ha potenciado su atomización con discursos y políticas paternalistas de protección de los consumidores y se ha debilitado, consciente e inconscientemente, al movimiento consumerista por la vía del clientelismo, la falta de control y las ayudas económicas.

¿Ve posible la convergencia con otras asociaciones de consumidores democráticas de nivel estatal en estos momentos?

Las organizaciones de consumidores responden a modelos diferenciados, tanto por su origen como por sus pretensiones u objetivos finales. Unas persiguen mejorar la posición del consumidor dentro de los mercados, pero sin cuestionar el modelo, otras organizaciones, como es el caso de FACUA, perseguimos cambios en los actuales modelos de producción y consumo. En la asociación creemos que la denuncia, la reivindicación constante y la acción de los consumidores y su implicación activa son la clave de nuestro trabajo. Por otro lado también hay asociaciones que están desarrollando modelos que se asimilan más a una empresa de servicios jurídicos que a un movimiento asociativo de consumidores, participativo y democrático.

FACUA no niega ni se opone a las alianzas con otros movimientos ciudadanos, al contrario. Defendemos que son necesarias, si bien es cierto que en el ámbito consumerista estas concepciones y modelos diferenciados dificultan hoy la convergencia.

Recientemente hemos visto cómo organizaciones de consumidores no eran tales…

FACUA viene denunciando la falta de control existente. Denunciamos a Ausbanc y pedimos su expulsión del registro de asociaciones, al igual que hemos hecho con otras presuntas asociaciones de consumidores.

La falta de control, y lo que es aún más grave, la falta de voluntad política de poner freno a este tipo de engaños y fraudes, promueve estas situaciones. Como también la poca o nula exigencia de las administraciones, que dan carta blanca a que cualquier «cosa» pueda ser una asociación de consumidores. Hace falta mejorar y desarrollar la regulación para que respondan a auténticas asociaciones, con una base real afiliativa y un funcionamiento democrático, independiente de los poderes políticos y económicos. Y una vez que empiezan a desarrollar su actividad, debe reforzarse también el control sobre su funcionamiento.

En su origen, las organizaciones de consumidores tenían una gran relación con las asociaciones de vecinos. ¿Cuál es la relación actual?

FACUA tiene sus orígenes en el movimiento vecinal, allá por 1981. La realidad es que en todos estos años, tanto el movimiento consumerista como el vecinal se han desarrollado de forma desigual y sin confluir, salvo experiencias puntuales. Es también una realidad que el movimiento vecinal ha perdido fuerza. Está muy debilitado en algunos territorios, y en otros incluso ha desaparecido. Vecinos, consumidores y usuarios tenemos ámbitos de trabajo conjunto. Podrían desarrollarse alianzas puntuales en interés de la ciudadanía.

En la actualidad, parece que los intereses de las grandes corporaciones dominan el mercado y hasta la política. ¿Qué puede hacer una organización para «equilibrar» el mercado?

Las organizaciones de consumidores estamos llamadas a ser el contrapeso, el contrapoder en el mercado. Ése es el espíritu del artículo 51 de la CE. Nuestra acción reivindicativa, de denuncia, movilización y concienciación ciudadana es la clave para el cambio. Nuestra fuerza y capacidad de influencia está en nuestra base afiliativa: somos más fuertes cuanto más socios y socias nos apoyan, y para ello es crucial la comunicación. FACUA es un referente en ese ámbito y, junto a nuestra acción de denuncia y reclamación, constituye un pilar fundamental para poder influir en la sociedad y en los poderes políticos y económicos.

¿Cuáles son los principales obstáculos que a su juicio más influyen a la hora de lograr que los ciudadanos ejerzan, organizada y contundentemente, su papel como consumidores responsables?

Hay poca cultura participativa y poca conciencia de ciudadanía crítica y activa. Además de los condicionamientos históricos, culturales y sociales de España, en general los poderosos promueven la indiferencia, la apatía y el individualismo. Además, no se ha fomentado ni apoyado la vertebración de la sociedad civil. Todo lo contrario. Poderes políticos y gobiernos han intentado influir e intervenir en los mismos, controlar los movimientos ciudadanos en su interés. Y con esa estrategia han provocado su debilitamiento.

¿Es compatible el consumo responsable con el deseo de consumir más al menor coste posible? ¿Por qué?

Hablar de consumo responsable es plantear el problema del crecimiento exponencial del consumo de bienes y servicios creyendo que las capacidades de la Tierra son infinitas y sin tener en consideración el impacto social y medioambiental de nuestro consumo. Ésa mentalidad es el problema. Un consumidor responsable debe regular su consumo, ajustarlo a sus necesidades reales y realizar sus compras de manera consciente (de dónde viene y dónde terminará lo que compra). Debe ser solidario e intentar que su consumo ayude a preservar los recursos naturales para el disfrute de las siguientes generaciones.

¿Cómo aborda su organización cuestiones tan importantes como el cambio climático, la exclusión y la desigualdad social?

FACUA es una organización social consumerista, activa, crítica y que aboga por el cambio social y de modelo económico para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía. Por tanto, para nosotros son muy importantes todas esas cuestiones porque tienen una incidencia directa en las condiciones de vida de las personas y en un mayor bienestar social.

La HOAC en la actualidad impulsa una campaña en defensa del trabajo digno. ¿Es éste un ámbito que les preocupe?

La dignidad del ser humano va ligada necesariamente a poder tener acceso a un trabajo digno y a unas condiciones de vida dignas. La creación de empleo de calidad, la reducción de la precariedad laboral y social, así como las situaciones de pobreza, deberían ser objetivos prioritarios e indiscutibles para todo Gobierno.

Desde FACUA hemos apoyado estas campañas en el marco de nuestra acción conjunta en la Cumbre Social. La absoluta permisividad de los gobiernos ante los abusos empresariales, la destrucción masiva de puestos de trabajo y el empobrecimiento de las condiciones laborales y salariales, con graves carencias materiales, han llevado a gran parte de la ciudadanía a ser «personas trabajadoras pobres». Nos preocupa por tanto este ámbito al ser una situación que ha disparado en los últimos años los índices de pobreza y los porcentajes de población en situación de riesgo real de exclusión social.

Los consumidores organizados debemos reivindicar cambios que propicien una recuperación sostenible para todos, y no la mejora de unos cuantos a costa del empobrecimiento del resto de la población. También debemos exigir una redistribución justa de la riqueza. En el ámbito de las denuncias, hay que poner el foco en las situaciones de precariedad laboral-social, y también defender modelos de consumo sostenibles, equilibrados y no depredadores (tampoco perjudiciales para los derechos laborales).

¿Cree que el consumo puede ser una herramienta para conseguir una economía más humana y solidaria?

La ciudadanía tiene a su alcance una herramienta fundamental de cambio social: el consumo (o el no consumo). Al igual que como votantes se acude a las urnas para elegir a representantes, también como consumidores y usuarios tenemos la oportunidad de utilizar el criterio de decisión de acuerdo a convicciones propias y promover, a través de patrones de compra e inversión, la construcción de un mundo mejor y un desarrollo sostenible.

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

faldonsumario2-02

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies