Mundo obrero y del trabajo >> , ,

COVID-19 | El impacto en el trabajo es devastador, “la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial”

08 abril 2020 | Por

COVID-19 | El impacto en el trabajo es devastador, “la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial”

En el segundo trimestre de 2020, la OIT prevé una pérdida de empleo de alrededor del 6,7% en todo el mundo. Es el equivalente a 195 millones de trabajadoras y trabajadores, muy superior al impacto de la crisis de 2008.
Con la misma rapidez que se propaga, la pandemia de la COVID-19 comienza a mostrar su impacto en el mundo del trabajo. El segundo informe de la OIT, El COVID-19 y el mundo del trabajo, señala sus efectos devastadores: arrasa millones de puestos de trabajo, en todo el planeta, y fulmina cualquier tipo de ingreso. “Es la peor crisis mundial desde la Segunda Guerra Mundial”, subraya el estudio. El primer informe ya advertía del enorme descarte de personas que provocaría el coronavirus.
Las consecuencias de esta crisis en el empleo son muy profundas, de gran alcance y sin precedentes. Las medidas de confinamiento y distanciamiento social afectan a cerca de 2.700 millones de trabajadores, es decir, alrededor del 81% de la fuerza de trabajo mundial. Ningún país está exento de este golpe a la actividad humana. Mitigar esta dramática situación “dependerá sustancialmente de la rapidez con que la economía se recupere en el segundo semestre del año y de la eficacia de las medidas políticas para impulsar la demanda de mano de obra”, apunta la OIT.
Los sectores con mayores riesgos de destrucción de empleo, son intensivos en mano de obra y emplean a millones de trabajadores, como son el de actividades de alojamiento y de servicio de comidas; industrias manufactureras; actividades inmobiliarias; actividades administrativas y comerciales; comercio al por menor y al por mayor; y reparación de vehículos de motor. Emplean a 1.250 millones de trabajadores y trabajadoras en todo el mundo, el equivalente al 38% de la fuerza de trabajo mundial.

Trabajadores excluidos
Alrededor de 2.000 millones de trabajadores y trabajadoras se ganan el pan en actividades de la llamada economía informal, que se da con un mayor peso en países emergentes y en desarrollo. Es su medio de subsistencia, en condiciones precarias sujetas al día a día y con una nula o débil protección social y de la salud. Su trabajo les hace estar muy expuestos al COVID-19 o se ven afectados por el confinamiento, como les ocurre a los recicladores, los vendedores ambulantes, pequeños agricultores, los obreros de la construcción, los trabajadores del transporte y las trabajadoras y trabajadores domésticos y de los cuidados, etc. La pandemia ya afecta a millones de trabajadores informales que agrava sus condiciones de vida a situaciones de mayor exclusión y pobreza.

Las respuestas en un panorama incierto
Esta agencia tripartita de las Naciones Unidas considera que está habiendo “una respuesta rápida e históricamente amplia a nivel político”. En todo el mundo “los gobiernos ya están aplicando medidas sin precedentes” en un panorama claramente incierto. Para la OIT, atender esta crisis pasa necesariamente por “adoptar medidas políticas integradas y a gran escala, centradas en cuatro pilares: apoyar a las empresas, al empleo y los ingresos; estimular la economía y los empleos; proteger a los trabajadores en el lugar de trabajo; y utilizar el diálogo social entre gobiernos, trabajadores y empleadores a fin de encontrar soluciones”, señala el estudio.
“Esta es la mayor prueba para la cooperación internacional en más de 75 años”, dice Guy Ryder, director general de la agencia. “Si un país fracasa, entonces todos fracasamos. Debemos buscar soluciones que ayuden a todos los segmentos de nuestra sociedad global, en particular los más vulnerables y los que tienen menores posibilidades de valerse por sí mismos”. “Las decisiones que tomemos hoy afectarán directamente la manera en que esta crisis evolucionará así como la vida de miles de millones de personas”, dice. “Con las medidas correctas podemos limitar su impacto y las heridas que dejará. Nuestro objetivo debe ser reconstruir mejor para que nuestros nuevos sistemas sean más seguros, más justos y más sostenibles de los que permitieron que esta crisis ocurriera”.

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2020 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies