Iglesia >> , ,

La vida de los que en Ti creemos

01 noviembre 2019 | Por

La vida  de los que  en Ti creemos

Fernando Díaz Abajo | Rodolfo Alonso, «líder de los obreros católicos», «defensor de la sanidad pública y de la depuración marina», miembro histórico de la HOAC asturiana, falleció el 24 de marzo, a los 91 años de edad.

En el mes de junio partieron hacia la casa del Padre: el 12 de junio Francisco Calleja, consiliario de la HOAC entre 1956 y 1965 cuya entrega a la pastoral obrera agradecía la HOAC de Jaén; el 21 de junio a los 87 años lo hacía Manuel Canales Espinosa, histórico militante de la HOAC, padre de nuestro hermano Abraham Canales, director de noticias obreras. Manuel fue militante de CCOO y dirigente vecinal del barrio de Altabix, en Elche. Fue el secretario y uno de los principales impulsores de la revista La Veu del barri, órgano de expresión de la Asociación de Vecinos de Altabix. Casi de la mano, el 24 de junio, le seguía Francisco Palacios, padre del redactor jefe de nuestra revista, José Luis Palacios, de quien nos contaban su honestidad y buen hacer en el trabajo, evocando sus grandes manos cuidadoras y el cariño por su familia.

El 5 de septiembre, dejó este mundo, Julio Vinuesa, antiguo consiliario que llegó a conocer a Rovirosa. El 8 del mismo mes, de manera repentina, fallecía José Manuel Sierra, militante de la HOAC de Orihuela-Alicante, vinculado primero al Centro de Alicante y al de Elche después. Desde la sencillez de su vida y su saber, fue calando en todos los que tuvimos la suerte de conocer y compartir un poquito de su vida; esa vida compartida, a veces, sin pensar, espontáneamente vivida y comunicada.

El 18 de septiembre, a los 90 años de edad, emprendía esa etapa definitiva Francisco Beltrán, sacerdote, impulsor de la JOC y la HOAC en el Bierzo en los años 50 y 60.

El 24 de septiembre se unía a la marcha Florenci Costa, que fue consiliario diocesano de la HOAC en Vic, y colaboró muy estrechamente en la recogida de testimonios de la Causa de Rovirosa en Vic y Manresa. De él nos recordaban su sencillez y cercanía a los problemas de los más empobrecidos del mundo obrero, y su labor evangelizadora a pie de calle en el barrio y al interior de la Iglesia.

El 30 de septiembre, de forma inesperada, fallecía en Castellón Vicente, el hermano mayor de Toni Martínez Santamaría, a la edad de 70 años. Fue también alguien profundamente comprometido con la vida.

Este mes de octubre nos dejó Miquel Mateu, esposo de Cecilia Vicedo, militantes de la HOAC desde los años 60 en Alcoi. Según sus palabras: «Todo lo que somos se lo debemos a la formación de la HOAC». También falleció la hermana de Manolo Martínez Alaminos, consiliario de Sevilla.

*Cuando la revista se encontraba ya en la imprenta, nos llegó la noticia del fallecimiento de Pepe, el hijo de Ricardo Romo, militante de Almería, que nos contó su testimonio en la sección Otra Vida familiar es posible Noticias Obreras del mes de mayo de 2019. (Carta de un primo sacerdote de Pepe)

Dice el papa Francisco que la santidad consiste en vivir en unión con Cristo los misterios de su vida (GE 20) y en asociarse a la muerte y resurrección del Señor de una manera única y personal, en morir y resucitar constantemente con él. Ya lo recuerda san Pablo, que en la vida y en la muerte somos del Señor. Nuestra existencia cristiana es una experiencia de muerte cotidiana: de renuncia, de ir dejando, de ir sembrándonos, y con ello morir a nosotros mismos para ir haciendo nacer, resucitar, una nueva vida que sea la de Cristo. Cada día, en cada acontecimiento, en cada instante por pequeño que sea, somos invitados a vivir dando la vida; a entregarnos para que otros puedan vivir. Cada día en ese asociarnos con Cristo y vivir íntimamente unidos a él, hacemos de nuestra vida una semilla de esperanza y resurrección en la existencia compartida con aquellos a quienes queremos acompañar en su camino de vida, porque en ellos reconocemos la presencia de Cristo. Nuestra muerte es el acabar de nacer, como dice Leonardo Boff.

Nuestra vida es una vida de resucitados, y así la hemos de vivir. Es la vida de quienes experimentamos que el amor de Dios es siempre más fuerte que la muerte. Es la vida de quienes vamos teniendo certeza de que la muerte ha sido vencida, y no tenemos otro horizonte que la Vida y la Resurrección. Nuestra vida se hace así, vida agradecida, empeñada en luchar contra todas las injusticias que la impiden, en plantar cara a todas las causas de muerte que nos rodean, y en ponernos siempre del lado de las víctimas de la injusticia y de todos aquellos que malmueren, para que también puedan vivir. Creer en la resurrección es vivir ya como resucitados, haciendo posible la vida humana y digna para todos, en la esperanza de esa meta que ya ha sido alcanzada por Cristo para todos. Una meta compartida ya por nuestros hermanos y hermanas de la HOAC resucitada, que vive la plena comunión.

Necesitamos, como estos hermanos nuestros a quienes recordamos y celebramos, vivir como resucitados para ofrecer la esperanza de la resurrección a nuestras hermanas y hermanos del mundo obrero. Porque el mundo obrero sigue necesitando hoy testigos de la Resurrección, hombres y mujeres capaces de vivir con esperanza el presente, capaces de ir creciendo en comunión, de sembrarnos en futuro amanecido del Reino ya comenzado. Seamos semilla de vida, seamos testigos de la resurrección, seamos portadores de esperanza, seamos santos y santas capaces de caminar con alegría junto a los empobrecidos del mundo obrero, al tiempo que construimos el Reino que pueda ser habitado por todos para que esa Vida de Cristo llegue a todos.

Celebraremos estos días a nuestros santos y santas de la puerta de al lado, a los santos y santas de nuestros equipos, de nuestras familias, de nuestros barrios; recordaremos en la esperanza a nuestros difuntos, y agradeceremos la entrega de su vida, y podremos sentir el consuelo de las palabras del prefacio de la misa de difuntos: «En Cristo brilla la esperanza de la feliz resurrección… porque la vida de los que en Ti creemos, no termina, se transforma; y al deshacerse nuestra morada terrenal, adquirimos una mansión eterna en el cielo».

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

faldonsumario2-02

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies