Editoriales >> , , , ,

Por un nuevo contrato social

10 junio 2019 | Por

Por un nuevo contrato social

Este mes se celebra la importante Conferencia del Centenario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en la que ocupa un lugar central el diálogo sobre el futuro del trabajo y, en él, la necesidad de impulsar un nuevo contrato social por la justicia y la equidad. Existe una notable coincidencia entre las preocupaciones de la OIT, las reivindicaciones y propuestas del movimiento sindical internacional, y los planteamientos de la Doctrina Social de la Iglesia y el magisterio del papa Francisco, en torno a la urgente necesidad de ese nuevo contrato o pacto social que priorice a las personas, su dignidad y el valor de su trabajo. Un nuevo contrato social centrado en el respeto a los derechos de los trabajadores y trabajadoras (con una Garantía Laboral Universal que proteja los derechos de todos los trabajadores, un salario vital adecuado, la limitación de las horas de trabajo, la seguridad y salud en el trabajo, la no discriminación, la libertad sindical y la negociación colectiva…), en la igualdad de género, en la protección social universal, en el aprendizaje permanente, en una gestión humana de las nuevas tecnologías, en hacer frente a la crisis ecológica, en el diálogo social…

Recogiendo las palabras del papa Francisco en Laudato si’, necesitamos cuidar la casa común y la familia humana que la habitamos, prestando especial atención a los pobres y a la fragilidad del planeta, que no son dos cosas distintas y separadas sino una sola: el cuidado de la vida para construir el mundo desde la fraternidad. Y en ello, ha insistido siempre Francisco, es esencial cuidar el trabajo humano y su dignidad, en un mundo en que hacemos todo lo contrario. Por eso, «el trabajo es una prioridad humana y, por tanto, una prioridad cristiana»[1].

En el planteamiento de la Doctrina Social de la Iglesia, hay una cuestión clave, expresada magníficamente por san Juan Pablo II: la prioridad del trabajo (personas) sobre el capital (cosas); lo que implica, decía san Juan Pablo II, que los derechos de la persona en el trabajo deben ser el criterio decisivo para organizar toda la economía y no, como ocurre ahora, dejar que la rentabilidad económica someta los derechos de trabajadores y trabajadoras. Esa prioridad del trabajo es lo que reclama un nuevo contrato social que proteja efectivamente la dignidad de las personas y ponga las cosas en su lugar.

Un nuevo contrato social en el sentido que plantean la OIT y los sindicatos requiere un profundo cambio de modelo económico. Pero, a la vez, ese pacto centrado en la prioridad de las personas, es un camino privilegiado para cambiar la economía. Por eso es tan importante abordar su diálogo y concretarlo. Nuestro modelo económico, como acaba de volver a decir el papa Francisco en su Mensaje «Economía de Francisco»[2] (san Francisco de Asís), en el que convoca a un encuentro para impulsar un cambio de modelo económico, es «incapaz de garantizar el respeto por el medio ambiente, la aceptación de la vida, el cuidado de la familia, la equidad social, la dignidad de los trabajadores y los derechos de las generaciones futuras». Por eso, necesitamos «un nuevo modelo económico, fruto de una cultura de comunión, basado en la fraternidad y la equidad». Para lo que es central promover la dignidad del trabajo, el trabajo decente y la protección de los derechos de todas las personas y familias trabajadoras. En ello nos va la vida y la vida buena de todos.

 

[1] Cf. Canales, Abraham. No os dejéis robar la dignidad. Ediciones HOAC, 2019. Asamblea en la siderúrgica. Discurso de Francisco en Ilva, Génova, Italia.
[2] Mensaje del papa Francisco para el evento «Economy of Francesco» (Asís, Italia, 26-28 de marzo de 2020), 11.05.2019

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05
faldonsumario2-02

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies