Colaboraciones >> , , , ,

El cuidado de la Creación inspira la plataforma Residuo Cero de la Vega Baja

19 septiembre 2018 | Por

El cuidado de la Creación inspira la plataforma Residuo Cero de la Vega Baja

Manuel Gómez | La Vega Baja del río Segura, con una población de 275.000 habitantes que se duplica en verano, carece de vertederos y plantas de tratamiento de residuos. La gestión de las basuras ha sido en la Vega particularmente tormentosa en los últimos años.

Ha ocasionado conflictos ciudadanos, han sido sellados los últimos vertederos por graves casos de contaminación de suelos y acuíferos y se han incoado numerosos sumarios judiciales por casos de corrupción.

La gestión, valorización y eliminación de los residuos en la Comunidad Valenciana se realiza, fundamentalmente, a través de centros de tratamiento mecánico-biológico (TMB), y de vertederos. Existen un total de 13 de estas plantas, repartidas en 11 zonas. Son unas instalaciones industriales donde se procede a la separación, por procedimientos mecánicos, de la materia orgánica e inorgánica y se tratan los residuos biológicos. Las plantas TMB más modernas recuperan en la Comunidad Valenciana el 10% de los residuos entrantes, a excepción de la materia orgánica. El resto va a un vertedero asociado a la planta.

Propuesta de nueva planta

En febrero de 2018 representantes de la administración local y autonómica plantearon a la asociación de vecinos, de la que formamos parte militantes de la HOAC, en una reunión convocada al efecto, un acuerdo institucional unánime para la instalación de una planta TMB en el municipio para atender las necesidades de la comarca.

Ante este fuerte embate, en la asociación de vecinos y, en paralelo en las reuniones de formación del equipo HOAC de San Miguel de Salinas, abrimos un período de reflexión y estudio. Se recabó información sobre la gestión de diferentes planes de residuos a todos los niveles, el funcionamiento y eficacia de las plantas TMB en nuestra comunidad y experiencias de tratamiento de residuos en Europa. Como equipo HOAC, reflexionamos a la luz de las orientaciones de la encíclica Laudato si’ del papa Francisco sobre las actitudes, valores cristianos y las orientaciones pastorales en el cuidado de la casa común.

Fruto de este proceso de reflexión, se rechazó, por obedecer a un planteamiento obsoleto, costoso e ineficiente, la propuesta de instalación de una planta TMB en nuestra localidad. Además, se produjo un cuestionamiento de nuestros hábitos y conductas de consumo y comenzó a fraguarse el germen de un cambio personal y colectivo.

Migrar hacia las tres erres

El respeto a la Creación, la solidaridad intergeneracional y el bien común nos exigen migrar desde la cultura actual de «usar y tirar» a una nueva filosofía de vida, que se recoge en los postulados de las tres «erres»: reducir, reutilizar y reciclar. El movimiento internacional «Residuo Cero» es la opción que mejor recoge de manera concreta estos postulados.

A modo de conclusión, se redactó un documento, al que denominamos Manifiesto Residuo Cero Vega Baja[1], que pretende ser una alternativa ciudadana a la propuesta de las administraciones públicas. El documento contiene unas prioridades en la gestión de los residuos, en consonancia con lo propuesto por el movimiento internacional Residuo Cero, y unas propuestas concretas de aplicación en nuestro entorno.

Se aboga, entre otras cuestiones, por el necesario cambio cultural de nuestros hábitos de consumo, por la separación en origen de la fracción orgánica, el tratamiento mediante compostaje aeróbico individual y comunitario de los restos biológicos, la progresiva eliminación del uso de los plásticos, la implementación de los sistemas de recogida y devolución de envases de bebidas en los propios comercios (sistema SDDR), el fraccionamiento de los contratos de recogida de residuos y la entrada en la gestión de los mismos de empresas de la economía social y solidaria.

La plataforma ciudadana

El documento Residuo Cero Vega Baja ha servido de carta de presentación en el inicio de una ronda de contactos con colectivos vecinales, políticos, sindicales, ecologistas y religiosos de la comarca. Después de varias reuniones, el documento adquirió su forma definitiva y fue aprobado. El día 5 de junio de 2018 con el respaldo de 25 colectivos comarcales fue presentado en público ante un nutrido grupo de asistentes. El acto, al que fueron invitados los 27 municipios del área de gestión, contó con una significativa representación institucional de alcaldes y concejales de la comarca.

 Como acción inmediata la Plataforma Residuo Cero Vega Baja realizará una jornada en el mes de octubre para la implantación de la recogida selectiva de la fracción orgánica, cuyo objetivo es la organización de talleres y mesas redondas para el intercambio de experiencias entre municipios y facilitar su implantación en aquellos pueblos que decidan impulsar estas prácticas. También se prepararán unidades didácticas para impulsar estos valores en los centros educativos de la comarca. Por último, supone un orgullo para nosotros que, tras la estela de nuestra plataforma, se acabe de constituir la plataforma hermana Residuo Cero Elche.

La experiencia creyente

El simple hecho de la existencia de la plataforma Residuo Cero, frente a los poderosos intereses políticos y económicos en liza, es un auténtico milagro, sin duda, obra del Espíritu y signo de esperanza. Ha sido un acto de fe. El tesón, el trabajo y el liderazgo de unas pocas personas, entre ellas militantes de la HOAC, han hecho factible la construcción de un sujeto ciudadano con capacidad de tener una voz propia y hacerla oír en un tema tan crucial como es la gestión de los residuos domésticos en una comarca tan castigada como la nuestra por el abandono, el sectarismo partidista y por casos de corrupción.

El cuidado de la casa común, la apuesta por bien común y la solidaridad intergeneracional nos interpelan a los cristianos y cristianas y nos demanda la participación activa en los procesos de decisión en torno a la gestión de los servicios públicos básicos como éste. A su vez, esos presupuestos nos exigen un cambio personal de nuestro estilo de vida consumista, como muy bien señala el papa Francisco en la encíclica Laudato si’. Estos valores también son extrapolables y exigibles a nuestros representantes públicos como mejor manera de la defensa de un medio ambiente sostenible y de comunidades locales solidarias, inclusivas e integradas.

[1] www.bit.ly/Residuo0VegaBaja

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

faldonsumario2-02

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies