Iglesia >> , ,

El Papa tacha de “crimen vergonzoso” la trata de personas

30 julio 2018 | Por

El Papa tacha de “crimen vergonzoso” la trata de personas

El Santo Padre hace un llamamiento para “contrastar con firmeza” la trata de personas, durante los saludos a los peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro en el último Ángelus de julio.

En el pri­mer se­mes­tre de 2018, Pro­yec­to Esperanza Ado­ra­tri­ces ha ofre­ci­do apo­yo in­te­gral a 90 mu­je­res, sien­do el 51% so­li­ci­tan­tes de asi­lo en el Ae­ro­puer­to Adol­fo Suá­rez de Ma­drid.

Con motivo de la “Jornada Mundial contra la trata de personas” establecida por las Naciones Unidas en 2013 para el 30 de julio, el papa Francisco hizo un llamamiento para que todos “denuncien las injusticias y contrasten con firmeza este crimen vergonzoso”. “Es responsabilidad de todos” según informa Mireia Bonilla desde Ciudad del Vaticano.

Después del último Ángelus de julio, el papa Francisco tachó a este crimen de “plaga”, pues “reduce en esclavitud a muchos hombres, mujeres y niños con la finalidad de la explotación laboral y sexual, del comercio de órganos, de la mendicidad y de la delincuencia forzada” aseguró el Pontífice y recordó que las rutas migratorias también son utilizadas con frecuencia “por los traficantes y explotadores para reclutar nuevas víctimas de la trata”.

Cifras proporcionadas por la ONU

Casi 21 millones de personas en el mundo son víctimas del trabajo forzoso, según datos calculados por la Organización Internacional del Trabajo. Cifra en la que también se incluyen las víctimas de trata para la explotación laboral y sexual. A pesar de no tener datos exactos sobre cuántas de estas últimas fueron objeto de trata, la cifra implica que en la actualidad hay millones de víctimas en el mundo.

Además, “la trata de personas” es un crimen que afecta a todos los países del mundo, ya sea como país de origen, tránsito o destino de las víctimas.

Proyecto Esperanza Adoratrices en España

Pro­yec­to Esperanza Ado­ra­tri­ces, en­ti­dad es­pe­cia­li­za­da en el apo­yo in­te­gral a mu­je­res víc­ti­mas de la tra­ta de se­res hu­ma­nos, ha asis­ti­do a más de 1.000 mu­je­res de 60 na­cio­na­li­da­des víc­ti­mas de este de­li­to, en su pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción en los úl­ti­mos 19 años.

El pro­yec­to ha aten­di­do en lo que va de año a 90 mu­je­res víc­ti­mas de tra­ta, de las cua­les 34 co­rres­pon­den a nue­vos ca­sos de­tec­ta­dos como pre­sun­tas víc­ti­mas da­das de alta en sus ser­vi­cios y 56 ca­sos en se­gui­mien­to de años an­te­rio­res.  Un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de es­tas aten­cio­nes (51%) son de mu­je­res que so­li­ci­tan asi­lo en el Ae­ro­puer­to Adol­fo Suá­rez Ma­drid y en cu­yas so­li­ci­tu­des se han de­tec­ta­do in­di­cios de tra­ta por par­te de los/​las ins­truc­to­res/​as de fron­te­ra de la Oficina de Asilo y Refugio.

De es­tos ca­sos aten­di­dos, un 31% de las mu­je­res ac­ce­die­ron a un apo­yo in­te­gral des­de los ser­vi­cios re­si­den­cia­les, mien­tras el 69% so­li­ci­ta­ron una aten­ción es­pe­cia­li­za­da de for­ma am­bu­la­to­ria. Se tra­ta, en un 77%, de jó­ve­nes sol­te­ras con un tra­mo de edad de 18 a 29 años (75%).

Pro­yec­to Esperanza Ado­ra­tri­ces tra­ba­ja des­de un en­fo­que de de­re­chos hu­ma­nos y cen­tra­do en los de­re­chos y el bie­nes­tar las víc­ti­mas, con una do­ble pers­pec­ti­va: apo­yar la re­cu­pe­ra­ción in­te­gral de cada una de las mu­je­res aten­di­das y exi­gir que el Es­ta­do asu­ma y cum­pla su res­pon­sa­bi­li­dad en la lu­cha con­tra la tra­ta, tan­to en  la pre­ven­ción, como en la pro­tec­ción, re­pa­ra­ción y com­pen­sa­ción a las víc­ti­mas, evi­tan­do en todo mo­men­to su re­vic­ti­mi­za­ción.

Día Mun­dial con­tra la Tra­ta, 30 de ju­lio

“En el 4º aniver­sa­rio de la con­me­mo­ra­ción del Día Mun­dial con­tra la Tra­ta que­re­mos con­de­nar fir­me­men­te la tra­ta de per­so­nas en to­das sus for­mas, ya que cons­ti­tu­ye un de­li­to y una gra­ve ame­na­za para la dig­ni­dad y la in­te­gri­dad fí­si­ca de las per­so­nas, los de­re­chos hu­ma­nos y el desa­rro­llo”, dice la di­rec­to­ra de Pro­yec­to Esperanza, Ana Al­mar­za.

Esta or­ga­ni­za­ción tra­ba­ja des­de 1999 con un en­fo­que de De­re­chos Hu­ma­nos, Gé­ne­ro e In­ter­cul­tu­ra­li­dad en­ten­dien­do la Tra­ta de per­so­nas como un fe­nó­meno in­ter­na­cio­nal muy com­ple­jo que re­quie­re de so­lu­cio­nes glo­ba­les y coor­di­na­das y que su­po­ne ade­más de un de­li­to, una vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos y una for­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro.

Dis­tin­guien­do y co­nec­tan­do reali­da­des: Tra­ta, Trá­fi­co, Pros­ti­tu­ción, Mi­gra­ción, Asi­lo

Cada año, se in­cre­men­ta el nú­me­ro de des­pla­za­mien­tos de re­fu­gia­dos y mi­gran­tes se­gún el pri­mer Es­tu­dio Mun­dial so­bre el trá­fi­co ilí­ci­to de mi­gran­tes, pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te por la Ofi­ci­na de las Na­cio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el De­li­to (UNODC). En este in­for­me, se ex­pli­ca la in­ter­co­ne­xión que exis­te en mu­chos ca­sos en­tre la tra­ta de per­so­nas con fi­nes de ex­plo­ta­ción y el trá­fi­co ilí­ci­to de mi­gran­tes. Se ex­pli­ci­ta cómo mu­chas ve­ces du­ran­te los trán­si­tos, las per­so­nas que acu­den a las re­des de trá­fi­co ilí­ci­to de mi­gran­tes se en­fren­tan, fre­cuen­te­men­te, a vio­len­cia, vio­la­cio­nes, ro­bos, se­cues­tros, ex­tor­sio­nes y tam­bién a la tra­ta de se­res hu­ma­nos. Co­rren el ries­go de ser ex­plo­ta­das tan­to du­ran­te el via­je, como en el país de des­tino y la si­tua­ción ad­mi­nis­tra­ti­va irre­gu­lar en la que se en­cuen­tran les si­túa en una gran vul­ne­ra­bi­li­dad.

Ana Al­mar­za, di­rec­to­ra de este pro­yec­to de las Ado­ra­tri­ces aña­de: “En nues­tro tra­ba­jo de sen­si­bi­li­za­ción, in­ci­den­cia y for­ma­ción ve­mos que aún exis­ten con­fu­sio­nes en la in­ter­co­ne­xión de fe­nó­me­nos aso­cia­dos a la tra­ta. Por ello, que­re­mos con­tri­buir a vi­si­bi­li­zar la com­ple­ji­dad de la tra­ta en to­das sus ver­sio­nes, dis­tin­guien­do al­gu­nos fe­nó­me­nos como trá­fi­co, pros­ti­tu­ción, mi­gra­ción y asi­lo”.

Tra­ta de Per­so­nas y Mi­gra­ción

La tra­ta no siem­pre va uni­da a la mi­gra­ción ya que exis­ten ca­sos de tra­ta in­ter­na, den­tro de un mis­mo país. La tra­ta pue­de afec­tar tan­to a per­so­nas es­pa­ño­las como a ex­tran­je­ras (co­mu­ni­ta­rias o de ter­ce­ros paí­ses). Así lo re­fle­ja el II In­for­me de va­lo­ra­ción del Gru­po de Ex­per­tos con­tra la Tra­ta (GRE­TA) del Con­se­jo de Eu­ro­pa que  se­ña­la 50 víc­ti­mas iden­ti­fi­ca­das sien­do na­cio­na­les es­pa­ño­les. La gran ma­yo­ría (84%) eran mu­je­res y ni­ñas tra­ta­das con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual.

Tra­ta de Per­so­nas y Trá­fi­co Ilí­ci­to de Mi­gran­tes

La tra­ta su­po­ne un de­li­to con­tra la per­so­na, ya que ésta es cap­ta­da, tras­la­da­da, y/​o aco­gi­da por me­dios ilí­ci­tos para ex­plo­tar­la y ob­te­ner un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co o en es­pe­cie a cos­ta de la ex­plo­ta­ción. Su­po­ne una vul­ne­ra­ción de los de­re­chos hu­ma­nos de la per­so­na, y no siem­pre tie­ne un com­po­nen­te tras­na­cio­nal, ni exi­ge el cru­ce de fron­te­ras. Sin em­bar­go, el trá­fi­co ilí­ci­to de in­mi­gran­tes es un de­li­to con­tra el Es­ta­do ya que fa­ci­li­ta la en­tra­da irre­gu­lar en el país de des­tino con el fin de ob­te­ner una ga­nan­cia eco­nó­mi­ca por fa­ci­li­tar la en­tra­da irre­gu­lar en el país de des­tino.  El trá­fi­co vul­ne­ra le­yes de ex­tran­je­ría y de con­trol de fron­te­ras y siem­pre tie­ne un com­po­nen­te tras­na­cio­nal.

Tra­ta y Pros­ti­tu­ción

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que aun­que la ma­yo­ría de los ca­sos de tra­ta iden­ti­fi­ca­dos e in­ves­ti­ga­dos en Es­pa­ña se pro­du­cen con la fi­na­li­dad de la ex­plo­ta­ción se­xual,  tam­bién se dan mu­chos ca­sos de tra­ta con la fi­na­li­dad de ex­plo­ta­ción la­bo­ral, en la men­di­ci­dad, ma­tri­mo­nios for­za­dos o para la ex­plo­ta­ción en la co­mi­sión de ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas. Por este mo­ti­vo, es im­por­tan­te vi­si­bi­li­zar que no to­dos los ca­sos de tra­ta se pro­du­cen con la fi­na­li­dad de la ex­plo­ta­ción se­xual. Por otro lado, no to­das las per­so­nas que ejer­cen la pros­ti­tu­ción son víc­ti­mas de tra­ta. En mu­chos ca­sos, la pros­ti­tu­ción es ejer­ci­da como con­se­cuen­cia de vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial, eco­nó­mi­ca y per­so­nal y no está vin­cu­la­da a la coac­ción, in­ti­mi­da­ción o vio­len­cia de una ter­ce­ra per­so­na.

Tra­ta y Asi­lo

El he­cho de ha­ber sido víc­ti­ma de tra­ta en sí mis­mo no da de­re­cho au­to­má­ti­ca­men­te a po­der ob­te­ner asi­lo, pero en­tre las víc­ti­mas de tra­ta sí hay per­so­nas que pue­den re­unir los re­qui­si­tos para ob­te­ner pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal en el mar­co del asi­lo. A ellas se les debe otor­gar el es­ta­tu­to de re­fu­gia­das  y res­pe­tar en todo caso el prin­ci­pio de no-de­vo­lu­ción cuan­do han es­ta­do o es­tán en ries­go de ser ob­je­to de la tra­ta de per­so­nas pue­den te­ner un te­mor fun­da­do de per­se­cu­ción o co­rrer el ries­go de su­frir da­ños gra­ves si re­gre­san a su país de ori­gen. La exis­ten­cia de me­di­das de pro­tec­ción para víc­ti­mas de tra­ta bajo la “Ley de Ex­tran­je­ría” (art.59 bis) no pue­de ser en nin­gún caso mo­ti­vo para no ad­mi­tir a trá­mi­te o de­ne­gar una so­li­ci­tud de asi­lo de una víc­ti­ma de tra­ta.

Pro­yec­to Esperanza-Ado­ra­tri­ces, cer­ti­fi­ca­da en ca­li­dad se­gún el mo­de­lo EFQM, des­de 2012, desa­rro­lla un pro­gra­ma de aten­ción in­te­gral que com­pren­de un acom­pa­ña­mien­to edu­ca­ti­vo in­di­vi­dua­li­za­do que se apo­ya en ser­vi­cios re­si­den­cia­les (ca­sas de aco­gi­da que atien­den a la mu­jer por fa­ses se­gún su iti­ne­ra­rio de re­cu­pe­ra­ción) y ser­vi­cios es­pe­cia­li­za­dos (ju­rí­di­cos, aten­ción so­cial, la­bo­ral y psi­co­ló­gi­co) que se pro­veen tan­to a mu­je­res re­si­den­cia­das como no re­si­den­cia­das. Igual­men­te hay un ser­vi­cio de aten­ción te­le­fó­ni­ca de emer­gen­cia para la de­tec­ción de ca­sos de tra­ta y la aten­ción de de­ri­va­cio­nes que fun­cio­na las 24 ho­ras del día to­dos los días de la se­ma­na (607 54 25 15).

El equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar del re­cur­so apo­ya a cada mu­jer a tra­vés de un Plan de In­ter­ven­ción In­di­vi­dua­li­za­do para apo­yar y fa­ci­li­tar su pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción a ni­vel fí­si­co, psi­co­ló­gi­co y emo­cio­nal y para que ad­quie­ra o re­cu­pe­re las ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des per­so­na­les que fa­vo­rez­can su au­to­no­mía e in­te­gra­ción en la vida so­cial, la­bo­ral y eco­nó­mi­ca. Las mu­je­res cuen­tan con me­dia­ción para aten­ción mé­di­ca y re­ci­ben un tra­ta­mien­to psi­co­te­ra­péu­ti­co in­di­vi­dual y gru­pal. Asi­mis­mo, re­ci­ben aten­ción ju­rí­di­ca para fa­ci­li­tar tan­to su ac­ce­so a la jus­ti­cia, como a una si­tua­ción ad­mi­nis­tra­ti­va re­gu­lar, para el ejer­ci­cio efec­ti­vo de sus de­re­chos.

Noticias Obreras

Nuevo libro

Libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2018 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies