Colaboraciones, Mundo obrero y del trabajo >> , , ,

Novaterra: un viaje hacia la dignidad y el empleo

27 marzo 2018 | Por

Novaterra: un viaje hacia la dignidad y el empleo

Olivia Pérez | Este es un camino que nace en un lugar indeterminado y que avanza hacia la dignidad y el empleo para miles de personas a lo largo de los últimos 25 años, de la mano de la Fundación Novaterra, que nació a finales de los años ochenta, cuando un grupo de personas –creyentes o no– y de un puñado de instituciones se unieron en el secretariado diocesano de Lucha contra el Paro.

Entidades como Cáritas, Instituto Social Obrero (ISO), Justicia y Paz y la Vicaría Episcopal de religiosos y religiosas e institutos seculares quisieron ofrecer alguna solución a una situación que desbordaba a tantas familias. «Fue una expresión clara de la comunión eclesial», afirma rotundo Francisco Cobacho, hoy presidente de la Fundación.

Cuando doce años después, el obispo de turno decidió que ya estaba bien de experimentos y dio por zanjado el asunto, «muchos se fueron hartos y unos pocos vinimos a refugiarnos en La Coma, pensando que estando cerca de los más desfavorecidos nos equivocaríamos menos».

Parece que así fue, porque celebrado ya el cuarto de siglo, Novaterra es una organización civil estable, con un patronato formado por catorce entidades y 41 personas, más de 100 socios, 50 empresas colaboradoras y más de 3.500 personas beneficiadas, unas 300 el último año.

Pero, ¿beneficiadas de qué? Desde los inicios en el secretariado diocesano, la tarea se entendió como ofrecer un servicio de acompañamiento y orientación para el empleo a personas con más dificultades para conseguirlo debido a su historia, su origen, su educación o su relación con las adicciones. Se trataba y se trata de acercar alternativas laborales y de formación a las personas y colectivos con los que trabajan las entidades patronas –muchas de ellas, congregaciones de religiosos o religiosas–, que no tienen así que «crear cada una de ellas un dispositivo para dar trabajo a las personas, eso no tiene sentido», explica Cobacho.

En los inicios se pusieron en marcha tres TIS, talleres de inserción socio laboral, donde las personas aprendían un oficio: Créixer (jardinería, en La Coma, ya en aquellos tiempos, y que produjo un beneficio para la comunidad ya que ajardinó el barrio con las personas involucradas); Canaán, en Xirivella, que formaba al personal sobre las profesiones relacionadas con la hostelería; y Débora de confección industrial en Burjassot con población de las 613 Viviendas.

En la actualidad, la realidad es otra y Novaterra se ha ido adaptando a ella para atender mejor a las personas. Los cambios son perceptibles al entrar en el edificio que fue el Colegio Mayor de La Coma y que ahora es el centro de formación y sede de una de las empresas: Novaterra catering. La radio se ha convertido en un almacén, la cafetería es un bar –para prácticas, no en su uso habitual– y, en medio de otro almacén se accede a una habitación de hotel perfecta, con su cama, su cuarto de baño completo y hasta una caja fuerte reciclada.

«Queremos que quienes se forman con nosotros tengan acceso a unas instalaciones lo más reales posibles pues eso también los predispone a tomarse en serio lo que hacen. Con ayuda de unos y de otros hemos conseguido que esto parezca, de verdad, una habitación», explica Enrique González, gerente de la fundación.

González es también quien explica el itinerario de las personas: camino hacia la dignidad, que se inicia en una acogida que realizan cuatro mujeres en la sede que tienen en la parroquia de la Pasión y Santa Gema en Valencia. En una primera acogida grupal describen en qué consiste el proceso y qué no deben esperar de él.

Una vez que la persona ha entendido qué puede hacer Novaterra por ella, se inicia un plan personal en el que cada una, según sus necesidades, recibe formación en habilidades sociales, autoestima, Internet, elaboran su currículum vitae y, si lo necesitan, realizan algún tipo de formación gracias a los Puntos formativos del programa INCORPORA de la Fundación Bancaria la Caixa.

La última fase, antes de ser empleada, pasa por un acompañamiento en la búsqueda activa y en la incorporación, muchas veces, en empresas amigas de Novaterra. En 2016, año de la última memoria publicada, realizaron este itinerario 255 personas y consiguieron un empleo 111. Nada mal.

Este proceso se complementa con dos empresas que nacieron de la Fundación y aunque ya no dirige, sí marca el sentido. «La condición es que sirvan para favorecer procesos de formación de las personas», en palabras de González. La más antigua es Novaterra Social Logistics, una empresa de mensajería dentro del puerto de Valencia que, debido a la digitalización, ha visto muy reducida su carga de trabajo. Se trata de un Centro Especial de Empleo para personas con algún tipo de discapacidad.

La joya de la corona es Novaterra catering sostenible, que en el último año ha realizado 500 eventos, de ellos, 15 fueron bodas. «En la época en la que la gente ya no se casa, muchos de quienes aún lo hacen quieren dar un valor social a su enlace contratándonos», afirma Enrique. Porque los eventos de Novaterra Catering además de generar oportunidades de empleo para las personas que realizan su itinerario en Novaterra, cuentan con una amplia oferta de productos sostenibles, ecológicos y de comercio justo, según los deseos y el presupuesto de quienes los demandan, pero siempre respondiendo a la regla de Las 6 S: «sabrosos, saludable, social, sostenible y solidario».

«Por ejemplo, el café, las infusiones y el azúcar son siempre de comercio justo, los zumos ecológicos, etc. Empezamos, haciendo pequeños servicios con estos productos, y ahora hasta la cocina del colegio mayor se nos está quedando pequeña», añade González.

Solo cuando preguntamos a Francisco Cobacho por las personas voluntarias descubrimos que Novaterra no es una fundación al uso. «El voluntariado es la clave porque lo que intentamos es articular la sociedad con su trabajo, creando tejido social». Por eso, no tiene ningún pudor en admitir que son difusores de la idea y que lo suyo es «hacer apostolado» allá donde los llaman o se presenta la ocasión, como ahora en Alcoi, donde ya hay una persona contratada haciendo posible una Novaterra.

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

faldonsumario2-02

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies