Colaboraciones, Familia obrera >> ,

La gran familia humana a escala local

20 noviembre 2017 | Por

La gran familia humana a escala local

Manuel Gómez | El banco de alimentos de San Miguel de Salinas (Alicante) ha atendido a decenas de familias en los siete años que lleva funcionando. Es el proyecto más visible de la asociación de vecinos en la que participan miembros de la HOAC desde su fundación, hace casi 40 años, pero no es el único.

También han promovido una cooperativa de servicios domésticos, que empezó siendo una bolsa de trabajo y hoy da trabajo a cinco familias, un huerto ecológico en manos de una familia de agricultores que ofrece empleo, la mediación con el servicio de viviendas de alquiler de la Generalitat valenciana y el apoyo a la rehabilitación de viviendas, además del asesoramiento en los trámites con empresas y administración en caso de pobreza energética, falta de papeles u otras carencias vitales.

San Miguel de Salinas, a 11 kilómetros de Torrevieja y a 19 de Orihuela, es una pequeña población del Bajo Segura que vive del turismo y de la agricultura, ahora que la construcción residencial, que ha atraído una importante colonia británica, se ha desplomado.

El pinchazo de la burbuja inmobiliaria y el consiguiente ajuste asestaron un duro golpe a la economía local. De pronto, había personas hurgando en los contenedores de basura en busca de desperdicios para alimentar a sus familias. Esa imagen, hasta entonces desconocida, supuso un golpe en las conciencias de los miembros de la junta directiva de la Asociación de Vecinos San Miguel Arcángel.

Fue en 2010, cuando se creó el banco de alimentos, no como una labor asistencial y caritativa, sino como una oportunidad para generar la toma de conciencia, la autoestima, la sociabilidad, la solidaridad y el empoderamiento progresivo de las personas más empobrecidas.

Su funcionamiento debía ser, en coherencia, participativo, democrático, transparente. La gestión debía basarse en el reparto de responsabilidades e incidir en la concienciación social, además de fomentar redes solidarias. Los beneficiarios son invitados a hacerse cargo de algunas de las tareas necesarias para su mantenimiento, pero también a incorporarse a las vocalías y órganos rectores de la asociación vecinal.

La reivindicación también está muy presente. Los vecinos, incluidos los usuarios del banco de alimentos han participado en concentraciones contra la guerra, apoyo a los migrantes y en la iniciativa «Iglesia por el Trabajo Decente». También se han organizado talleres gastronómicos y culturales, clases de español para adultos, encuentros y charlas de todo tipo.

Actualmente integrado en la red del Banco de Alimentos de Alicante, el de San Miguel dispensa una ayuda alimentaria ordinaria una vez al mes a una media de cuarenta familias y su almacén está ubicado en la sede de la asociación de vecinos y vecinas. La recogida de alimentos, su descarga y almacenaje, clasificación y organización así como su distribución descansan sobre unas 50 personas voluntarias de diferentes nacionalidades y edades, no usuarios en su mayoría. Entidades locales como academias, clubes deportivos, el instituto, organizaciones caritativas extranjeras y comercios colaboran con el banco, como también lo hacen personas a título individual.

Gracias a las charlas anuales de voluntariado en el instituto de la localidad, un grupo de jóvenes se ha comprometido de manera más continuada con el banco de alimentos y se plantea emprender otro tipo de actividades, como por ejemplo, clases de apoyo a niños y niñas de primaria de las familias adscritas al banco de alimentos.

El espíritu que anima la asociación es la promoción de la personas en crisis, dotándolos de las herramientas y contactos sociales necesarios para conseguir reflotar sus vidas y las de sus familias con orgullo y autonomía.

Las relaciones e interacciones establecidas entre personas necesitadas y voluntarios y voluntarias han ido creando lazos de amistad y afinidades personales, a partir del gesto solidario de vecinos y vecinas que son conscientes de que nadie está exento de los reveses de la vida.

Contar con un entorno social que ofrece una mínima seguridad facilita el empoderamiento personal. Así se ha levantado una red que potencia la autoestima, la autonomía y el aprecio de los rasgos culturales propios.

Como equipo de la HOAC, hemos entendido nuestro compromiso como un quehacer conjunto. Cada uno de sus integrantes ha encontrado una parcela para ofrecer lo mejor de sí mismo dentro de la acción comunitaria. Manolo, preside la asociación, Maite es vocal especializada en el trabajo con la mujer, los niños y jóvenes, Mercedes es la responsable última del funcionamiento del banco de alimentos, Fina, colabora en el acompañamiento y asesoramiento a las familias en su visita a las instituciones (servicios sociales, etc.) e Irene realiza su función de apoyo con el banco de alimentos y otras tareas asociativas. A pesar de la especialización, compartimos un objetivo común, la información es fluida y todos apoyamos las iniciativas y tareas que los demás organizan. El otro miembro del equipo, José Vicente, colabora con acciones puntuales del banco de alimentos porque su campo de especialización es otro.

La escucha, la comunión de vida, bienes y acción y la afirmación de la personalidad han sido los rasgos que han caracterizado nuestra acción. Hemos observado que esta misma red solidaria y de autoayuda se recrea entre los propios implicados y se replica hasta el infinito. Se han generado situaciones solidarias que se multiplican y replican en una espiral infinita. Como en la gran familia humana que en realidad somos.

La experiencia ha sido muy positiva y enriquecedora. Quien ayuda a la vez que enriquece a los demás sale enriquecido. El descentrarse de nuestro egoísmo, achaques y tribulaciones nos ha hecho sentirnos más felices y plenos con un corazón y una mente joven. Se espantan y ahuyentan las crisis existenciales. El espíritu del Señor insufla en nosotros energía positiva y amor.

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

faldonsumario2-02

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies