Iglesia >> ,

Alfonso Fernández-Casamayor, servidor de la Iglesia y de la HOAC

02 septiembre 2016 | Por

Alfonso Fernández-Casamayor, servidor de la Iglesia y de la HOAC

El presbítero Alfonso Fernández-Casamayor Palacio ha fallecido a la edad de 71 años, siendo deán de la Catedral de Málaga. Originario del barrio de la Victoria, fue ordenado sacerdote en Sevilla el 9 de junio de 1974.

Junto con Jesús Martín y siendo seminarista en Sevilla, contribuyó decididamente al renacimiento de la HOAC en la ciudad (1968-1979). Alfonso fue Consiliario General de la HOAC desde agosto de 1979 a 1983. Contribuyó a favorecer y potenciar los planes de formación de la HOAC, los cursillos, además de colaborar en la elaboración de multitud de materiales. Trabajó intensamente con Tomás Malagón; ambos tenían una gran sintonía. Alfonso tuvo un papel fundamental en la HOAC.

Posteriormente, se incardinó en la diócesis de Málaga en 1986, donde desarrolló una gran labor en Jesús Obrero como vicario parroquial. Ocupó diversos puestos de responsabilidad, destacando su labor como rector del Seminario de Málaga, desde 1989 hasta 2003. En el año 2005, Fernández-Casamayor fue nombrado vicario general de la Diócesis, donde permaneció unos ocho años, coincidiendo con los últimos años de Antonio Dorado Soto como obispo de Málaga y la llegada de Jesús Catalá.

IN MEMORIAM

JOSÉ SÁNCHEZ LUQUE. Nos ha dejado el cura Alfonso, un hombre entregado al servicio de la Iglesia  y, durante los mejores años de  su vida,  al servicio de la evangelización de la clase obrera como consiliario diocesano y nacional de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), desde donde elaboró múltiples materiales e impartió cursillos de formación por todo el territorio nacional en pro de la liberación del mundo obrero. Su pasión  fue durante muchos años la formación de militantes obreros cristianos, unidos íntimamente a Cristo dentro de la Iglesia y  enmarcados en las diversas  plataformas  sociales, culturales y políticas en favor de la liberación del  mundo del trabajo. Junto con Rovirosa y Tomás Malagón puso en macha en nuestro país la llamada teología política.

El arzobispo Elías  Yanes  señalaba “la importancia de la HOAC para que pueda haber unos militantes seglares, que, además de estar exquisitamente formados y de ser verdaderamente sensibles a su responsabilidad en la Iglesia y en la Sociedad, sean  los verdaderos animadores de grupos y comunidades cristianas de base, hoy tan  necesarias como medios de iniciación y cultivo de la fe”.

Alfonso criticó  la postura de ciertos sectores de la Iglesia que para afrontar la fe, rechazan la modernidad. Frente a esta  visión nuestro deán defendía que la fe cristiana no implica necesariamente el rechazo indiscriminado de la modernidad. Más bien estaba convencido de que la fe cristiana impulsa al creyente a buscar el desarrollo humano y la promoción integral de las personas, puesto que la salvación-liberación, aunque no se reduce a las dimensiones materiales y sociales, afecta a las personas en todas sus dimensiones. Es por ello que el cristiano no puede desentenderse de lo político, lo social y lo cultural,  afirmaba Alfonso.

Trabajar por la humanización es una exigencia de la fe cristiana, aunque no sea su única tarea, dando al progreso de las personas un contenido más hondo, puesto que las sitúa en el horizonte de Cristo. Por lo que nada hay más  humano que evangelizar. Al mismo tiempo, podemos afirmar que sin humanización no puede haber evangelización.

Descanse en la paz de Jesús, el obrero de Nazaret, nuestro hermano Alfonso. En estos últimos años de su vida vivía entusiasmado con las enseñanzas y el testimonio del papa Francisco. La primavera de Francisco le impactó profundamente. Yo diría que hasta le hizo cambiar de rumbo. Incluso se atrevía a decir, con cierta pena,  que nuestros obispos citan poco a Francisco y cuando lo hacen, lo desgracian. Al comentario y a la divulgación de los escritos de Francisco dedicó muchas horas de estudio y reflexión, a pesar de su enfermedad. Que el Señor le premie tanto trabajo en favor de la difusión  de una teología realista y comprometida con la liberación de los más empobrecidos, donde Jesús sigue estado presente. Dios y el pueblo que sufre son realidades últimas. Porque Dios está unido siempre con la victimas. Y desde ellas  Dios nos sigue descubriendo nuevos aspectos de su misterio y de nuestra tarea en este mundo. Desde la otra orilla, Alfonso  nos estimula en nuestra lucha diaria a favor de una iglesia renovada.

COMUNICADO DE LA HOAC DE MÁLAGA ANTE EL FALLECIMIENTO DE D. ALFONSO FERNÁNDEZ CASAMAYOR.

Tras el fallecimiento el pasado día 20 de agosto de D. Alfonso Fernández Casamayor, como HOAC diocesana de Málaga queremos expresarle públicamente nuestro agradecimiento por todos los servicios que prestó a la Iglesia, en todas aquellas tareas que le fueron encomendadas.

A sus profundos conocimientos en Teología y Doctrina Social de la Iglesia, hay que sumarle un  extenso conocimiento del pensamiento de nuestra cultura, lo que ha contribuido para que muchos cristianos, desde nuestra formación y compromiso de fe, luchemos por el desarrollo integral de las personas, especialmente de los más desfavorecidos, ya que la humanización es una exigencia de la fe cristiana, que expresa a Cristo como ideal del ser humano.

Por nuestra parte también hemos de agradecerle su conocimiento y difusión del pensamiento de D. Tomás Malagón.

Su talla intelectual y su gran capacidad de trabajo, le permitieron además adaptar y difundir múltiples documentos pastorales, a los que les adjuntaba metodologías para su estudio y vivencia comunitaria, lo que ha contribuido a que muchos cristianos pudiéramos crecer en nuestra formación como laicos adultos para desarrollar nuestra identidad cristiana.

En este sentido, hemos de destacar su capacidad para explicar profundos temas teológicos de una manera que era fácilmente entendible por católicos sencillos de cualquier parroquia o movimiento.

Además de toda esta contribución a la Iglesia diocesana y española en su conjunto, como movimiento queremos manifestar nuestro especial agradecimiento por su tarea como consiliario de la HOAC, desarrollada durante tantos años, tanto en las diócesis de Sevilla y Málaga como Consiliario General y de la zona de Andalucía.

Asimismo le agradecemos el servicio prestado en la elaboración de distintos cursillos que acompañan a los planes de formación que realizamos los militantes y simpatizantes de la HOAC para desarrollar nuestra tarea evangelizadora; así como la difusión que realizó de la formación hoacista como instrumento para un compromiso cristiano y eclesial en el mundo del trabajo, y el acompañamiento de diversos equipos de militantes realizado durante su etapa de consiliario. La HOAC no puede entenderse sin sus planes de formación, y estos a su vez no pueden entenderse sin la contribución de D. Alfonso Fernández Casamayor.

Finalmente le agradecemos su compromiso con el Apostolado Seglar organizado a través de los distintos servicios que realizó tanto en la Delegación Diocesana de Apostolado Seglar como en el Consejo Diocesano de Acción Católica.

HOMILIA Y SEMBLANZA

AUDIO DE LA SEMBLANZA LEÍDA POR ANTONIO AGUILERA. PINCHE AQUÍ

AUDIO DE LA HOMILÍA PRONUNCIADA POR EL CARDENAL SEBASTIÁN. PINCHA AQUÍ

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2020 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies