Colaboraciones, Internacional >> , ,

Contratos de cero horas

25 mayo 2016 | Por

Contratos de cero horas

Francisco Porcar | El movimiento sindical de Nueva Zelanda ha logrado una importante victoria en la lucha contra el empleo precario: el Parlamento ha aprobado una Ley por la que se prohíben los contratos de cero horas, se establece que las empresas deben garantizar un mínimo de horas de trabajo por semana y que los trabajadores puedan negarse a hacer horas extraordinarias. Los sindicatos consideran que esta Ley «representa un cambio fundamental en la relación de empleo de los trabajadores más vulnerables del país» y pone fin a una de las peores formas de explotación, pues con el pretexto de la flexibilidad estos contratos se utilizan para controlar completamente a los trabajadores.

La aprobación de esta Ley en el Parlamento es la culminación de una década de lucha sindical, en particular de las campañas de denuncia de Unite Union en torno a la situación de los trabajadores y trabajadoras de multinacionales de comida rápida, atención social, comercio minorista, empresas de seguridad, servicios de limpieza…, todos ellos sectores con mucho empleo precario y en los que es complicada la organización sindical. Unite Union viene luchando por convenios colectivos desde 2003. En 2005 logró los primeros. En 2015 pactó convenios con establecimientos de salarios mínimos y horas garantizadas con McDonalds, KFC, Burger King y Pizza Hut, poniendo fin a los contratos de cero horas en esas empresas. Con la legislación ahora aprobada se extiende esta victoria a todos los trabajadores.

Los contratos de cero horas, en diversas modalidades, existen en bastantes países y se han extendido mucho en los últimos años. El caso más representativo es el Reino Unido, donde hay un dato elocuente: pese a ser contratos regulados legalmente, no se sabe muy bien cuántos existen, se estima que entre 800.000 y 1,5 millones actualmente. Son contratos en los que el empleador no tiene la obligación de garantizar al trabajador o trabajadora ninguna hora de trabajo semanal (de ahí el nombre); según modalidades, a veces el trabajador, teóricamente, no tiene obligación de aceptar las horas que le demande la empresa (que puede hacerlo por días o semanas), en otras sí está obligado a aceptarlas. Pero esa obligación en la práctica existe siempre: no atender una demanda de la empresa es dejar de trabajar. También teóricamente tienen los mismos derechos laborales que los demás, aunque generen menos en todo lo que depende de la acumulación de horas de trabajo (pensiones, pagas, subsidios…); pero en la práctica no esa así, como señala una investigadora: «cuando las horas de trabajo son ofrecidas como recompensa o como castigo, los trabajadores son incapaces de ejercitar sus derechos más básicos. Una queja lleva a una pérdida de horas de trabajo, rehusar trabajar un día, a la pérdida del trabajo».

Solo se cobran las horas trabajadas y existe disponibilidad total para la empresa cada día y cada hora del día. Por eso se extienden en casi todos los sectores, en particular en agricultura, tiendas, hoteles, cadenas de comida rápida…, pero también en educación y sanidad. Es muy significativo que la media de horas trabajadas en Reino Unido con estos contratos sea de 25 horas semanales, o que grandes empresas como McDonalds o SportsDirect tengan casi el 90% de los empleados con este tipo de contratos. No es que no puedan tener otro tipo de contratos, es que estos tienen costes más bajos y, sobre todo, permiten un control absoluto sobre los trabajadores.

La «necesaria flexibilidad» de la que hablan los defensores de estos contratos enmascara lo que son realmente: seguridad para las empresas, inseguridad para los trabajadores. La seguridad, elemento esencial para la vida de las familias trabajadoras, por la que tanto ha luchado el movimiento obrero pues de ella depende casi todo lo demás, es eliminada por los contratos de cero horas. La inseguridad es uno de los más poderosos mecanismos de control y sometimiento de la vida de los trabajadores y trabajadoras.

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

faldonsumario2-02

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies