Colaboraciones, Internacional >> ,

Discriminación por edad

20 noviembre 2015 | Por

Discriminación por edad

Francisco Porcar | Según un Informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 300 millones de personas, más de la mitad de la población mundial mayor de 65 años, están excluidos de los cuidados de larga duración que necesitan. En el mundo hay un déficit de 13,6 millones de profesionales dedicados a estos cuidados. El mayor déficit en términos absolutos se da en la región de Asia-Pacífico, donde faltan 8,2 millones de profesionales y el 65% de la población mayor está excluida de estos cuidados. Pero es en África donde más porcentaje de población está excluido, el 90% y faltan 1,5 millones de profesionales.

En la mayoría de los sistemas de seguridad social falta la cobertura de estos cuidados de larga duración. Solo el 5,6% de la población mundial vive en países que ofrecen una cobertura universal de los mismos. Más del 48% no está protegida y otro 46% está en gran medida excluida debido a regulaciones que limitan la protección solo a los más pobres. Esto obliga a muchos mayores a pagar directamente de su bolsillo estos cuidados. El gasto público en cuidados de larga duración en muy bajo, no llega al 1% del PIB mundial. El más bajo está en áfrica, donde la mayoría de los países no invierte nada.

La OIT subraya que en esta situación concurren la discriminación por edad (de la que existe escasa conciencia pese a ser muy grave, pues supone empobrecimiento y exclusión) y la discriminación de género, pues el gran déficit de atención se produce a pesar de que gran parte del cuidado (hasta el 80%) lo realizan las mujeres de las familias de las personas mayores, sin percibir remuneración. Por ello, la OIT concluye que «la falta de atención a las necesidades vitales de las personas ancianas y a la explotación de las mujeres de la familia son el resultado de muchos años de inversión insuficiente en la protección de los cuidados de larga duración. Ofrecer cobertura universal permitiría respetar los derechos y la dignidad de las personas mayores y de sus cuidadoras y crear millones de empleos».

Objetivos de Desarrollo

La Confederación Sindical Internacional (CSI) ha acogido favorablemente la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU. Subraya la CSI que contempla importantes objetivos para poner fin a la pobreza y reducir la desigualdad, promover el trabajo decente, la protección social y la igualdad de género, así como respecto a la educación de calidad, servicios públicos e infraestructuras.

Sin embargo, la CSI considera que faltan obligaciones claras y concretas por parte de los Estados en cuanto al cumplimiento de los objetivos acordados. Faltan compromisos para llevarlos a la práctica mediante una financiación y políticas públicas adecuadas. Los medios para garantizar que los Gobiernos se responsabilicen realmente de la aplicación de la Agenda son débiles y voluntarios, no vinculantes. En este sentido, la Secretaria General de la CSI, Sharan Burrow, ha señalado que «la falta de compromisos concretos para asegurar que se alcancen dichos objetivos resulta profundamente decepcionante. El mundo no puede continuar en la misma línea que hasta ahora… Los líderes mundiales tienen que concluir un Pacto Global para traducir estas ambiciosas aspiraciones en acciones significativas».

faldon portada y sumario

suscripcion

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies