Editoriales >> , ,

Un necesario diálogo eclesial #EditorialNNOO

08 enero 2015 | Por

Un necesario diálogo eclesial #EditorialNNOO

La Plenaria de la Conferencia Episcopal Española celebrada el pasado mes de noviembre adoptó un acuerdo sobre la Acción Católica (AC) que, por una parte, considera que hay que apostar por impulsar la AC General para lograr una presencia fuerte en las parroquias y diócesis, y, por otra, abre un proceso de diálogo con los movimientos de la AC Especializada para ayudar a cada uno de ellos a discernir su futuro, su proyecto y su modo de ser y hacer Acción Católica.

La Hermandad Obrera de Acción Católica nos alegramos mucho de que se abra este diálogo, que deseamos y venimos pidiendo desde hace tiempo, porque lo que tengamos que ser la AC no puede ser sino el resultado de un diálogo sincero entre los obispos y los movimientos de laicos que configuramos la AC. Este diálogo forma parte de su misma esencia –en realidad, de la misma esencia de la Iglesia– según las «notas» con las que la caracterizó el Concilio Vaticano II en el Decreto sobre el Apostolado de los Seglares (Apostolicam actuositatem, 20). De hecho, la actual configuración de la Acción Católica Española (ACE), una con dos modalidades, general y especializada, es el fruto del diálogo entre obispos y movimientos que, viniendo de más atrás, culminó a finales de la década de los ochenta y fue reconocido por la Plenaria de la Conferencia Episcopal en el documento Los cristianos laicos, Iglesia en el mundo, de 1991, en sus números 124 a 128.

Hoy debemos saber aprovechar bien el necesario diálogo acordado por la Plenaria. Consideramos que es hoy muy importante. En primer lugar, para buscar promover el protagonismo de los laicos en comunión con el ministerio pastoral, una realidad de la que estamos muy necesitados en nuestra Iglesia y que debe hacer realidad lo que planteó el Concilio: «Los laicos, cooperando, según el modo que les es propio, con la jerarquía, aportan su experiencia y asumen responsabilidad en la dirección de estas organizaciones, en el examen diligente de las condiciones en que ha de ejercerse la acción pastoral de la Iglesia y en la elaboración y desarrollo del método de acción» (AA 20, b).

Pero, en segundo lugar y sobre todo, consideramos que este diálogo que ahora empieza es muy importante para buscar juntos la mejor manera de impulsar la misión evangelizadora de la Iglesia, porque el fin de la AC «es el fin apostólico de la Iglesia, es decir, la evangelización y santificación de los hombres y la formación cristiana de sus conciencias de tal manera que puedan imbuir del espíritu del Evangelio las diversas comunidades y los diversos ambientes» (AA 20, a). Por eso, creemos que lo más importante del diálogo debería ser qué respuestas pide hoy de la Iglesia la situación de nuestra sociedad, la profunda crisis de humanidad que padecemos, la situación de los pobres; qué tipo de respuesta pastoral nos parece hoy la más adecuada para estas situaciones, en nuestras Iglesias diocesanas y en la Iglesia de España.

Al compartir esas respuestas podremos entrar de lleno realmente en qué AC es hoy necesaria y cómo deben ser todos y cada uno de los movimientos que la componen para cumplir con ese fin, pues la Acción Católica no tiene otro sentido que servir a esa acción pastoral de la Iglesia. Así podremos dialogar también qué articulación y vertebración es más conveniente entre todos los movimientos de AC, para que todos y cada uno vivamos «a modo de cuerpo orgánico», «de forma que se manifieste mejor la comunidad de la Iglesia y resulte más eficaz el apostolado» (AA 20, c).

Por lo que se refiere al encargo que la Iglesia nos ha hecho a los movimientos de AC especializados en el mundo obrero y del trabajo, servir a la evangelización de esa realidad, servir a la Pastoral Obrera de toda la Iglesia, nuestra preocupación es la misma: cómo podemos hoy la Iglesia responder mejor a las necesidades del mundo obrero y del trabajo en una realidad profundamente marcada por la deshumanización y la negación práctica de la dignidad, del ser y del vivir, de las personas; cómo debe ser la aportación de la Iglesia para construir humanidad en esta realidad social desde el Evangelio de Jesucristo. Porque solo respondiendo estas preguntas podremos valorar bien qué AC es la que necesita hoy la Iglesia para responder lo mejor posible a las más profundas necesidades humanas, en este caso en el mundo obrero y del trabajo.

Pedimos a Dios que este diálogo nos ayude a madurar nuestra fe, nuestro encuentro con Jesucristo, nuestra vida cristiana y nuestro ser Iglesia, haciendo más verdad en nuestras vidas que «una auténtica fe… siempre implica un profundo deseo de cambiar el mundo… Amamos este magnífico planeta donde Dios nos ha puesto, y amamos la humanidad que lo habita, con todos sus dramas y cansancios, con sus anhelos y esperanzas, con sus valores y fragilidades… La Iglesia no puede ni debe quedarse al margen en la lucha por la justicia. Todos los cristianos, también los pastores, están llamados a preocuparse por la construcción del mundo» (Francisco, Evangelii Gaudium», 181).

Nota | Si quieres, este editorial lo puedes comentar y compartir en el facebook de la HOAC y en twitter con la etiqueta #EditorialNNOO

faldon portada y sumario

suscripcion

Noticias Obreras

Nuevo libro

Libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2018 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies