Convocatorias >> , ,

Doce apóstoles de la integración y de la convivencia en Gáldar. Por una educación integradora

29 marzo 2012 | Por

Doce apóstoles de la integración y de la convivencia en Gáldar. Por una educación integradora

Taller de NNOO de Canarias / Todo nació hace tres años en Gáldar (Gran Canaria), conocida como la ciudad de los guanartemes (caballeros canarios) y aspirante a entrar en la asociación internacional de ciudades educadoras. Ese fue el propósito de la entonces concejal de Educación de Nueva Canarias, Chona Monzón, quien convocó a varias personas para hacer un diagnóstico de la realidad del municipio en los ámbitos de la educación formal, no formal e informal.

Y así fue. Durante un año un grupo, coordinado por Pipo Suárez, educador y especialista en gestión integrada de políticas sociales y educativas, analizó los programas y proyectos municipales, la estructura, metodologías de los centros escolares y su relación con el entorno social, y las organizaciones, empresas y asociaciones que realizan labores educativas. A partir de estos análisis se detectan necesidades, se priorizan y se promueven objetivos, medidas y acciones, conformando las bases para el diseño de un plan estratégico.

Con la conformación de un grupo promotor, que fue confluyendo durante el proceso de análisis y de diseño de la propuesta de intervención, se construyó un mapa de lo que existe (mapa de ofertas), su calidad y sus destinatarios, y se analizaron las necesidades de la población (mapa de necesidades), tras los cuales se diseñan programas y proyectos encaminados a impulsar la integración educativa y la convivencia en Gáldar, que cuenta con más de 26.000 habitantes.

Hasta entonces pocas cosas se hacían desde el Ayuntamiento que tuvieran la educación como eje transversal, si se exceptúan acciones puntuales en igualdad y participación ciudadana. Apenas había atención al hecho educador tanto al interior del Ayuntamiento como hacia el exterior en los proyectos municipales. «La relación entre los centros con sus entornos era casi nula. Los centros estaban obsoletos en metodología y proyectos» señala Pipo Suárez. La educación no formal apenas daba respuesta a las personas con más necesidades educativas, ya que la que había se dirige a las gentes pudientes.

La mayoría se las ofertas se limitaban a la formación de empleados de empresas y algunas a las escuelas taller del Servicio Canario de Empleo. «Detectamos la necesidad de atender las realidades de pobreza y de los cuidadores de los dependientes, que están desestructurando a muchas familias por la atención que conllevan sus mayores», destaca Magdalena León, psicóloga del equipo.

Así inician la constitución del Equipo de Dinamización Educativa y Social (EDES) de Gáldar. El equipo lo componen profesionales. Todos trabajan de forma voluntaria. En la actualidad son doce personas: dos maestros, dos educadores sociales, dos psicopedagogos, una psicóloga, dos enfermeros, un auxiliar de enfermería, un animador sociocultural y una educadora física. Este grupo de profesionales se empiezan a vincular progresivamente en este proceso investigador: desde la detección de necesidades y la búsqueda de respuestas. El grupo empieza planteándose la promoción de los jóvenes a través de políticas activas de empleo en la ciudad que tiene 3.624 parados (una tasa de casi el 30%), y proyectos educativos más dinamizadores en los centros para que los planes de convivencias sean participativos y efectivos.

En los centros escolares desarrollan proyectos de formación de familias, del profesorado en relación a los planes de convivencia, resolución de conflictos, tutorías afectivas, atención al alumnado en riesgo psico-social… Además incluyen proyectos de formación destinados a los delegados de aula sobre participación juvenil y dinamismo grupal. Se promueven acciones de formación para la mediación de conflictos entre los mismos alumnos.

Se trabaja en el ámbito sociosanitario por medio de un programa de atención a las Familias Cuidadoras. «También creamos redes con los cuidadores y sus familias desde el centro de salud», apunta Pipo Suárez. Igualmente, el equipo ha realizado jornadas sobre escuela-familia y gestión y participación ciudadanas. «La acogida ha sido muy buena porque llegamos a necesidades contrastadas a las que nadie llega, como lo demuestra la ampliación de los proyectos de integración y la incorporación de nuevos profesionales voluntarios», comenta Ángel Bolaños, auxiliar de enfermería: «Tenemos claro nuestro papel voluntario, por ello no queremos ser sustitutos ni cubrir puestos de trabajo de los profesionales educativos o sanitarios ni de los trabajadores municipales, porque nos intentan utilizar, sino cubrir necesidades a las que nadie llega», aclara. Su trabajo ha dado lugar a grupos de autoayuda, que facilitan respiro familiar a las cuidadoras de dependientes.

«Nos sentimos llamados a dar respuesta al sufrimiento y a las dificultades humanas de los propios destinatarios, y no porque nos sintamos salvadores de nadie», insiste Pipo Suárez. «La dinamización educativa la entendemos como un espacio de empoderamiento popular, porque los protagonistas de los proyectos deben ser y son cada vez más los destinatarios, que toman conciencia de su necesidad educativa. Ellos serán los que creen tejidos sociales», añade.

Uno de los elementos que caracteriza al Equipo, interprofesional, voluntario y único en su género en Canarias, es su estilo colaborativo, promotor de una educación holística, donde dan «mucha importancia al altruismo y a la gratuidad, porque lo que nos unen son los destinatarios desde nuestro quehacer profesional. Promovemos el desarrollo humano desde una nueva propuesta educativa, favorecedora de un proceso evolutivo de la conciencia y la plena realización y la trascendencia de los obstáculos que nos impiden despertar a nuestra verdadera esencia como personas».

Comenzaron trabajando voluntariamente dentro del marco municipal y progresivamente se han ido «alejando» constituyéndose como grupo independiente, con la finalidad de conservar la propuesta que van descubriendo como equipo y junto con los destinatarios de sus acciones. «Aceptamos un reto que la sociedad hoy no valora, que es el reto de la gratuidad, que se puede vivir en función del otro sin recibir nada a cambio más allá de lo que supone la satisfacción de participar en un proyecto humanizador y liberador», destaca el coordinador del grupo. Así está siendo porque el reconocimiento del equipo es cada vez mayor y sus servicios son demandados por colectivos educativos, familiares, municipales y vecinales.

Revista TU!

Acceso a la suscripción.
■ Edición digital www.hoac.es/tu

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2022 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo