Iglesia, Mundo obrero y del trabajo >> ,

En memoria de Lea

13 abril 2022 | Por

En memoria de Lea

No es nada fácil hablar de Lea, sobre todo después de tantos años que no hemos podido encontrarnos juntos. Lo innegable sigue siendo el recuerdo que ella me ha dejado, a pesar de este largo paréntesis vital.

En un primer momento lo que más me sugiere su vida es la honestidad a la vez empática y racional con que trataba todo lo que le afectaba personalmente.

Decía sencillamente cuál era su opinión más allá de cómo pudiera ser entendida. Para mí ha sido siempre una especie de libertad de espíritu que tenía la calidad de no “hacer daño”, de tener que recibirla como un soplo de franqueza y sinceridad, sin que nunca le faltara una sonrisa a la vez pícara y franca.

Siento no haber podido continuar una amistad tan peculiar y al mismo tiempo tan enriquecedora. Llegados a las fechas del tiempo que ahora disfrutamos, el intercambio de pensamientos y sentido crítico –como digo muy acusado y sincero en ella– hubiera sido de una calidad difícil de olvidar. Seguramente he “perdido” un tiempo que hubiera sido precioso.

Me gustará recuperar los recuerdos de otras personas amigas de ella que harán, como yo, para recuperar lo mejor de su memoria, para gozar, aunque sea imaginativamente, aquellas sensaciones tan especiales que tanto ella, como su madre, dejaban en sus interlocutores.

Lea se merece este homenaje, al final de una vida que seguramente ha sido más discreta pero no menos intensa, que cuando vivimos juntos los avatares del franquismo, con otras muchas amigas y amigos, entre ellas su querida Victoria.

Me queda, definitivamente, la imagen de un rostro rezumando agudeza, libertad, ironía y una bondad natural que nunca la abandonó.

Ramir Pampols Colomines, consiliario de la GOAC-HOAC de Barcelona-Sant Feliu.

***

Gracias a un encuentro reciente, gozoso y fortuito con una maestra jubilada y, como yo, miembro de USTEC, pude establecer contacto con Lea. Le escribí, la invité al aniversario de la HOAC. «Sí, Maria me habló del proyecto del libro de GOAC-HOAC», me respondió. También avanzó: «En la HOAC radican mis orígenes y no renuncio a ellos, actualmente estoy muy lejos». Y ese mismo día 29 de enero de este 2022, nos conectamos telefónicamente durante más de una hora. Fue triste saber que estaba enferma. Ninguna otra cosa fue triste. ¡Qué existencia tan generosa! ¡Qué admiración por sus compañeras! En especial, por Victoria Lázaro Alquézar.

En un momento de la conversación, recordó que «un joven», Emili Ferrando Puig, había entrevistado en Mataró a Victoria. En efecto, en la página 451 del libro Cristians i rebels. Història de l’HOAC a Catalunya durant el franquisme (1946-1975), aparecen ambas, Victoria y Lea.

Y en otros momentos de aquella entrañable llamada, no dejaron de aparecer nombres y nombres de personas amigas comunes (Ramir y Justo entre otras, y sobre todo mujeres del mundo sindical y feminista).

El 1º de febrero le envié el cariñoso saludo de Ramir: «Lea, ayer le vi en la manifestación de la Marea Pensionista ante Hacienda.» Y ella: «Hola Llum, me alegro de que luchéis en Marea Pensionista con Ramir, dale muchos recuerdos de mi parte.»

Más adelante le expliqué que el acto de los 75 años de la HOAC había estado muy bien… y que «Vosotras, las hoacistas de Mataró estabais, estabais presentes.»

Las últimas palabras que tengo de ella en respuesta al espíritu de esta presencia son este mensaje escrito: «¡Estoy contenta de que los hoacistas de Mataró contemos!!»

Llum Mascaray Olivera, pensionista afiliada a USTEC•STEs y militante de la GOAC-HOAC de Barcelona-Sant Feliu.

Revista TU!

Acceso a la suscripción.
■ Edición digital www.hoac.es/tu

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2022 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo