Iglesia >> ,

Pepe Suárez se fue con Dios tras hacer el bien

14 marzo 2022 | Por

Pepe Suárez se fue con Dios tras hacer el bien

Antonio Quintana | Militante HOAC de Canarias

El fundador de la HOAC Diocesana de Canarias y posterior simpatizante de nuestro movimiento obrero cristiano, Pepe Suárez Sánchez nos dejó a sus 85 años tras una vida entregada a la clase trabajadora y a la renovación de la Iglesia canaria. A semejanza de Jesús de Nazaret, se puede asegurar que Pepe “pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos porque Dios estaba con él” (Hch 10, 38).

Así también lo ratificaba el consiliario de la HOAC, Antonio Viera, ya en Venezuela en un mensaje a su mujer Isabel Peréz: “Pepe pasó por el mundo haciendo el bien, y su vida ha sido un latido del corazón de Dios para esta humanidad, esperanza para los pobres”.

Su vida ha sido así desde el Seminario hasta su muerte como coordinador de la Escuela de Formación Socio Política y Fe Cristiana, miembro del Secretariado Diocesano de Migraciones e integrado en la parroquia obrera de La Vega de San José, donde acompañaba y asesoraba a Cáritas Parroquial, pasando por su compromiso sociopolítico a favor de la transformación de Canarias desde los movimientos populares.

Hay que recordar que en la Diócesis de Canarias, las capas trabajadoras contaron con un cierto apoyo del entonces obispo Antonio Pildain, quien alentó el acompañamiento de los curas obreros, enviándolos a zonas conflictivas como el puerto o el sur de Gran Canaria. En tal ámbito, fue cuando José Suárez entra en contacto con la HOAC de Tenerife, quien contó con la animación del entonces consiliario el palmero Elías Yanes (ex presidente de la Conferencia Episcopal Española).

Veinte años después de su fundación en Madrid y de la mano de José Suárez, comenzó en Gran Canaria la HOAC con el apoyo de militantes hoacistas de Tenerife. Se inician los contactos con trabajadores de la empresa CINSA de Melenara, del muelle capitalino, de pequeñas empresas del metal y la aparcería del sur, creándose los primeros equipos. A la colaboración de Tenerife se le añadiría a final de los años 60 del pasado siglo la presencia de la HOAC de Madrid, que anima diversos cursillos impartidos por algunos de sus militantes. Cuando llegan los 70 Gran Canaria, con una especial formación, tiene peso como movimiento obrero, vinculado a los sectores más conflictivos. El apoyo de curas obreros y la disponibilidad de los colegios y residencias de monjas javerianas y dominicas posibilitaron su florecimiento.

Al igual que en el Estado Español, unida a la HOAC, José Suárez impulsó la Editorial ZYX, creándose en Las Palmas de Gran Canaria una delegación. Sobre el año 1972, además de iniciarse equipos hoacistas en El Doctoral, Casa Pastores, Vecindario y Castillo del Romeral, militantes de la HOAC promueven pequeños sindicatos de base, que convergieron en la Unión Sindical Obrera (USO) y la Federación Socialista Autogestionaria de Asociaciones de Vecinos (FESAC). Esta última agrupación desembocó posteriormente en la creación de los partidos Asamblea de Vecinos, Asamblea Canaria, y Asamblea Canaria Nacionalista, siendo Pepe Suárez uno de sus dirigentes.

Estuvo militando en la HOAC hasta finales de los años 70 del pasado siglo. De aquella época son Fausto Saavedra y Toñi Lozano. Su compromiso por la renovación eclesial lo impulsó, tras ser cura de La Isleta y de San Juan, mediante el Colectivo Comunitario Cristiano, que formaba parte del movimiento cristiano de base de todas las islas bajo el nombre de Coordinadora de Grupos, Comunidades y Movimientos Achamán, que duró 15 años hasta 1993.

Pepe Suárez participó de lleno en e IX Sínodo de Canarias de 1992, donde se acordó la creación de la Escuela de Formación de Laicos, reconvertida en Escuela de Formación Socio Política y Fe Cristiana, siendo uno de sus coordinadores junto a su compañera Isabel Pérez. Siempre ha estado preocupado por la importancia de la formación y el compromiso sociopolítico de los cristianos y cristianas y de que la Iglesia canaria esté vinculada a la liberación de las personas más desfavorecidas desde una clara pastoral obrera.

Como asesor laboral ha acompañado a muchas personas necesitadas, viviendo su fe comunitaria en la parroquia capitalina de La Vega de San José, participando en Cáritas. Justo el pasado el pasado nueve de octubre animó junto con otros colectivos como Cáritas, la JOC y HOAC, una concentración en la plaza del templo organizada por la Iniciativa por el Trabajo Decente de la Diócesis. No solo eso, Pepe Suárez ha estado comprometido desde sus inicios con el Secretariado Diocesano de Migraciones hasta sus últimos días.

El pasado viernes 10 de marzo, unas 150 personas amigas lo despidieron con la celebración de La Palabra, en un acto emotivo, tras el cual fue incinerado. Pepe Suárez ha sido todo un ejemplo de un creyente comprometido con la causa del Reino de Dios en esta tierra y sus amigos y amigas lo consideramos como un referente que nos sigue acompañando desde su comunión con el Dios Trinitario. Descanse en paz.

 

Revista TU!

Acceso a la suscripción.
■ Edición digital www.hoac.es/tu

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2022 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo