Mundo obrero y del trabajo >> , ,

Juan Torres: “No debe importar conceder ayudas ‘con brocha gorda’, lo importante es evitar que haya colapso”

29 mayo 2020 | Por

Juan Torres: “No debe importar conceder ayudas ‘con brocha gorda’, lo importante es evitar que haya colapso”

El profesor de Economía Juan Torres ha publicado el libro digital Coronavirus y economía, en el que recoge los artículos publicados en diferentes medios, donde ha analizado las consecuencias de la actual pandemia y las medidas adoptadas para paliar su grave impacto social y económico.

El libro ofrece, no solo una visión coherente especialmente sensible con los dramáticos efectos en la vida de las personas, y también de las empresas, sino además una visión crítica de las medidas económicas que se están adoptando, así como sus propuestas para una política económica más humana, solidaria y sostenible que deberían ser tomadas muy en serio. Conversamos con el profesor, autor de Ediciones HOAC, para entender el alcance de las respuestas económicas a la crisis y valorar las alternativas.

Dentro del consenso genérico sobre la necesidad de la inversión pública para superar la crisis económica asociada a la COVID-19, ¿cuáles están siendo las diferencias a la hora de diseñar los planes económicos en cada país y sobre todo en la Unión Europea?

Esta es una pregunta imposible de responder en el marco de una entrevista. Básicamente, todos hacen lo mismo: tratar de evitar que las empresas cierren, dándoles ayudas, avalando créditos, retrasando el pago de impuestos o incluso asumiendo los costes salariales de las que han tenido que cesar su actividad. La diferencia no viene de la preferencia de cada uno sino de la capacidad que tienen para endeudarse, pues ninguno de ellos puede hacer frente a esos gastos sin recurrir a financiación ajena. Alemania, la más potente, está dando ayudas a sus empresas por valor de un billón de euros, prácticamente lo mismo que el PIB de España, la mitad del suyo, es decir, cinco o diez veces más, según los casos que los demás países.

¿Le parecen suficientes las medidas adoptadas por el gobierno de España en cuanto a los préstamos ventajosos a las empresas, la flexibilización de los ERTE, las facilidades para aplazar los impuestos y el pago de alquileres, el futuro ingreso mínimo? ¿Están bien reguladas las ayudas, sabiendo que los detalles son fundamentales y que lo importante es que el dinero fluya rápidamente allí donde más falta hace?

Me parecen insuficientes porque está a la vista que muchas empresas han tenido que cerrar y miles de personas se encuentran sin apenas ingresos para vivir, haciendo colas en los comedores sociales. Los detalles, en una situación de emergencia, me parece que son lo de menos. Vengo diciendo que no debe importar actuar o conceder ayudas a empresas y hogares “con brocha gorda”, porque lo importante es asegurarse de que no haya colapso. Luego habrá que ajustar y hacer cuentas con quienes hayan podido recibirlas inadecuadamente.  Los mecanismos de ayuda tampoco me han parecido los mejores. Hacer que las empresas se endeuden para hacer frente a esta crisis es un gran negocio para los bancos pero que hipoteca a las propias empresas y al gobierno con más deuda futura.

Me parece de una equidad elemental no destinar dinero público a las empresas que tributan en paraísos fiscales. Si usted no quiere colaborar con el sostenimiento de las cargas públicas, no pida usted que los demás carguemos con la ayuda que le demos. Los bancos son negocios privados que deben dar cuenta a sus accionistas y buscan, legítimamente, el máximo beneficio. No me parece mal que actúan así, lo que me parece mal es que, sabiéndolo, las autoridades recurran a ellos en medio de una emergencia, cuando deben primar los intereses colectivos. Están a su servicio y eso es lo condenable, desde mi modesto punto de vista.

Se debería cubrir la necesidad de las personas que carecen de medios para vivir de la manera más efectiva, rápida y menos costosa

Hoy se aprueba el ingreso mínimo. En su opinión, ¿cómo debería ser su puesta en práctica para que sea eficaz y justa?, ¿qué otras medidas harían falta para combatir la pobreza y la vulnerabilidad?

Soy de los que piensan, como san Ignacio que, en tiempos de tempestad, no conviene hacer mudanza. En medio de lo que está pasando, no creo que sea el momento ideal para tratar de establecer reformas de gran relieve, sino de atender a lo urgente, a lo que con inmediatez reclama respuesta. Lo mejor, en muchas ocasiones y me temo que en las que estamos sufriendo, suele ser enemigo de lo bueno. Se debería cubrir la necesidad de las personas que carecen de medios para vivir de la manera más efectiva, rápida y menos costosa, sin generar incentivos perversos. Luego habrá que ver de qué manera se resuelve el problema de la pobreza estructural,  no creo que sea a base solo de ayudas, sino con políticas económicas estructurales que transformen el sistema de generación de ingresos haciéndolo más justo e igualitario. Por otro lado, desconozco el proyecto concreto de Ingreso Mínimo Vital del gobierno y no me puedo pronunciar.

Sigue siendo muy crítico con el papel del Banco Central Europea, a pesar de su programa de expansión cuantitativa y su esfuerzo por controlar las primas de riesgos de los países más expuestos, ¿por qué?, ¿qué otras medidas debería tomar y cómo se podrían encajar en la normativa comunitaria?

Básicamente una, la que no hace: financiar directamente a los gobiernos, en perfecta coordinación con ellos y tratando de alcanzar no solo el objetivo de la estabilidad de los precios sino el de pleno empleo y bienestar social

Si la Unión Europea quiere sobrevivir necesita una hacienda europea, un auténtico banco central, políticas fiscales…

Actualmente, existen mecanismos para fortalecer las finanzas públicas de los Estados sin tener que aumentar la carga de intereses, ya de por sí muy elevada, para países como el nuestro? ¿Cómo valora el anuncio de ayer (18 de mayo) de Macron y Merkel de dotar de 500.000 millones de euros el fondo de rescate o reconstrucción?

Lo he explicado en mi artículo Alemania y Francia salen de caza. Como he dicho, Alemania lleva autorizadas ayudas a sus empresas por valor de un billón de euros. ¿Quién puede creer que 500.000 millones son suficientes para hacer frente a lo que está pasando y va a pasar en Europa? Es un esfuerzo importante en tiempos de normalidad, pero no ahora, en medio de una emergencia. Si la Unión Europea quiere sobrevivir necesita una hacienda europea, un auténtico banco central, coordinar las políticas fiscales…, nada de eso hay. No se trata solo de más recursos sino de cómo ponerlos en la economía y parece que la UE solo sabe hacer que aumente la deuda, en beneficio de la banca.

Ha llegado la hora de abordar un jubileo universal de las deudas

Con todo, viendo la evolución de la deuda pública, ¿es realista pretender su cobro, o ha llegado el momento de estudiar su viabilidad y sostenibilidad, incluyendo, si llega el caso, su condonación? ¿Cuál es el riesgo de plantear esa alternativa?

La deuda que se ha acumulado en el mundo es imposible de cobrar. No solo por eso, sino por su origen en gran medida injusto u odioso, por los privilegios de donde vienen, por la hipoteca que supone, por la gran variedad de alternativas que hay, por el daño que hace a los seres humanos, la deuda mata, en fin, por multitud de razones, ha llegado la hora de abordar un jubileo universal de las deudas.

El propio gobernador de España ha reconocido que el ajuste es inevitable, una vez que dejen de ser necesarios los estímulos fiscales, aunque al tiempo ha reconocido que necesitamos tapar las fugas en la recaudación de impuestos. ¿Es más partidario de reforzar los tipos impositivos existentes o de crear nuevos impuestos?

Hay que hacer pagar los impuestos ya establecidos para que todos puedan pagar menos. No hay que aumentarlos. Y, además, hay que establecer nuevas figuras impositivas. Básicamente, sobre las transacciones financieras (con una tasas del 0,20% de estas últimas sería suficiente para financiar todo el gasto público mundial sin necesidad de ningún otro impuesto) y sobre la propiedad.

Llama mucho la atención una de sus propuestas iniciales como la deuda patriótica, ¿estamos a tiempo de conseguir de las grandes empresas, grandes fortunas e incluso las clases medias una contribución generosa para atender las necesidades de los más vulnerables?

Planteé al principio de la crisis que era imprescindible endeudarse como fuese. Merkel lo dijo de otra manera: primero resolveremos el problema y luego veremos cuánto nos cuesta. Mi idea era que de esa forma nos debiéramos a nosotros mismos que es la manera de sobrellevar la deuda más fácilmente, tal y como le ocurre a Japón, por ejemplo.

También se ha empezado a hablar, como no, de la próxima devaluación salarial, de la necesidad de reducir los salarios… ¿Es inteligente económicamente? De ser necesario, ¿valdría con eso o habría que diseñar un plan más ambicioso para repartir con equidad los sacrificios?, ¿cómo sería ese plan?

La estrategia más antiempresarial que hay es la de bajar masivamente los impuestos. El consumo de los hogares representa casi el 60% del PIB español, y todo ese dinero va en una gran parte a comprar a las empresas. Si bajan los impuestos bajan las ventas de las empresas. Es la competitividad de los torpes. Yo soy partidario de pactos de rentas que ajusten la subida de los salarios a los tiempos de trabajo, a la productividad, a los beneficios empresariales.

¿Considera viable, viendo también la correlación de fuerzas y el encono de la división política, alumbrar un pacto económico, un plan a largo plazo, para reducir la desigualdad y sentar las bases de un crecimiento más sostenible ambiental y socialmente? ¿Cuáles serían las bases de ese modelo económico?

A la vista del cainismo existente, del comportamiento tan bárbaro y ruin de la derecha española y de la gran incomprensión que una parte de la izquierda tiene sobre el mundo de las empresas, es muy difícil que eso se produzca, pero es preciso insistir.

 

 

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2020 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies