Iglesia >> , ,

In memoriam | Eugenio Merino Movilla, primer consiliario de la HOAC

08 abril 2019 | Por

In memoriam | Eugenio Merino Movilla, primer consiliario de la HOAC

Fernando Díaz Abajo, consiliario general de la HOAC.

Hoy, 8 de abril, se cumple el 66º aniversario del fallecimiento de nuestro primer consiliario general, don Eugenio Merino Movilla. Un hombre anciano, apartado de toda tarea, de dinamismo escaso, y casi ciego que nadie podría sospechar que pudiera ser aliento de la vida y misión de la HOAC. Él fue quien puso los cimientos de nuestra mística y de nuestra espiritualidad y quien hizo posible, junto con Guillermo Rovirosa, el inicio de la andadura de la que cumpliremos 75 años cuando celebremos la próxima Asamblea General, prevista para agosto de 2021.

La vida de don Eugenio, y el tiempo que sirvió a la HOAC como Consiliario general son un don de Dios que nunca agradeceremos suficientemente. Un don de Dios que nos permitió descubrir en la sencillez y en la debilidad la fuerza de Dios; que nos descubrió el camino de santidad que encierra una vida honrada vivida las veinticuatro horas del día para ser otros Cristos que es lo que necesita –también hoy- el mundo obrero.

En enero de 1950, casi tres años después de su fundación, tuvo la HOAC en don Eugenio su primer consiliario. Solamente estuvo tres años. Falleció el 8 de abril de 1953. Le tocó vivir justo el momento en que la HOAC estaba en la encrucijada decisiva de sentar sus bases, su identidad y misión. Era el tiempo de decantarse abiertamente entre ser minoría selecta (como se le exigía) o ser escuela de militantes obreros cristianos, y la respuesta fue el Plan Cíclico y poner en marcha desde el primer momento la Revisión de Vida Obrera.

Pero su mayor regalo a la HOAC fue la aportación de la mística fruto de su talla cristiana y de su ceguera. Su tiniebla exterior le llevó a la contemplación sencilla, a la cercanía a Dios, y a la sensibilidad aguda ante las situaciones de los obreros y sus familias. Para él era mística la vida diaria, vivida con gratuidad y con agradecimiento, es decir, en Gracia de Dios. Para él la mística era experimentar la presencia amorosa de Dios en directo, igual que en la oración, y sobre todo en el encuentro con las personas, hijas de Dios.

Su nombramiento produjo una inicial decepción, y se interpretó como una señal del poco aprecio que la jerarquía sentía hacia el mundo obrero. Rovirosa, en cambio, vio pronto que Dios estaba haciendo un gran regalo a la HOAC. Con frecuencia decía: ¡Ha sido la Providencia!

Él fue el que nos dijo: ¡Rezad poco! ¡Orad mucho! Todo cabe en la oración con tal que nos sintamos incorporados al Primer Obrero en su entrega y gratuidad.

Él fue el que nos dijo que el compromiso militante es Acción de Gracias, y que nuestro compromiso con la sociedad ha de ser cristiano, de la calidad que ponía Jesucristo en su convivir. Ha de estar marcado por la gratuidad.

Él nos dijo que todo esto se realiza teniendo los mismos pensamientos y sentimientos que Cristo tuvo.

Él nos enseñó que cada día nos encontramos en el altar en el que ofrecemos a Dios nuestra vida.

¡Hasta mañana en el altar, don Eugenio! Siga rogando por nosotros.

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies