Colaboraciones >> , ,

Economías transformadoras: en otro mundo que ya existe

30 enero 2019 | Por

Economías transformadoras: en otro mundo que ya existe

Carlos Askunze Elizaga | En el último Foro Social Mundial, celebrado en marzo en Salvador de Bahía (Brasil), se abrió un proceso de confluencia mundial de los movimientos de economías alternativas, para hacer frente a la hegemonía discursiva y práctica del capitalismo. Ahora se proyecta el Foro Social Mundial de las Economías Transformadoras para 2020.

Con ello, se aspira a dar visibilidad a las propuestas económicas transformadoras ya existentes, establecer cauces de relación e intercooperación entre movimientos, tanto locales como internacionales, sectoriales o transversales.

La celebración de este encuentro, así como la coordinación del proceso, se llevará a cabo en Barcelona y el grupo impulsor estará compuesto por la Xarxa d’Economia Solidària, la Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria y la Red Intercontinental de Promoción de la Economía Social Solidaria.

El pasado 15 de septiembre se cumplieron diez años de la quiebra de Lehman Brothers, la mecha que prendió el polvorín de la mayor crisis financiera habida hasta el momento y que colocó al capitalismo en la diana de todas las críticas ciudadanas.

Sin embargo, no se ha producido en este tiempo el cambio de rumbo esperado y necesario, sino que se han profundizado los procesos de financiarización de la economía, se ha reforzado su carácter especulativo y, sobre todo, se han incrementado los índices de pobreza y desigualdad en el planeta. Un planeta amenazado por los efectos ambientales y sociales de un sistema económico basado en el ánimo de lucro, el productivismo y el consumismo sin límites.

Precisamente, en este periodo, hemos asistido a un (re)surgimiento de enfoques y prácticas, más o menos novedosas, que reclaman su espacio propio en el debate sobre nuevas formas de pensar y hacer economía, y que se han traducido en el impulso o el fortalecimiento redes de pensamiento y, especialmente, de acción que plantean desde diferentes puntos de vista prácticas alternativas a las hegemónicas.

Prácticas que han ido adquiriendo una notoriedad pública considerable y que incluso han permeabilizado las políticas públicas, especialmente en algunas instituciones a nivel local.

En el conjunto de esta diversidad de corrientes e iniciativas, nos reconocemos en aquellas que tienen un carácter más transformador. Aquellas que contienen un enfoque crítico que aspira a construir un sistema socioeconómico que coloque a las personas, sus comunidades y su entorno ambiental en el centro de todos sus procesos.

Un sistema cuyo objetivo sea garantizar la sostenibilidad de la vida en todos sus aspectos y promueva un bienestar equitativo, inclusivo, democrático y sostenible para todas las personas –mujeres y hombres– y pueblos en cualquier lugar del mundo.

Desde esta perspectiva, se han identificado las corrientes económicas transformadoras en cuatro ejes:

a) Las economías feministas, que han contribuido a la visibilización y denuncia de las desigualdades de género en sus diferentes aspectos socioeconómicos y, especialmente, en el ámbito de la economía de los cuidados y la división sexual de los trabajos. Así mismo han realizado una crítica radical de la economía ortodoxa conectada con el capitalismo neoliberal, a la vez que han impulsado muchas propuestas alternativas.

b) La soberanía alimentaria y el movimiento agroecológico, que trata de reconectar los procesos económicos a la sostenibilidad ambiental, desmercantilizar los bienes naturales y alimentarios, fomentar la soberanía de los pueblos y las personas en la gestión de las políticas alimentarias, así como fomentar circuitos de producción, comercialización y consumo de productos ecológicos y locales.

c) Los comunes naturales, urbanos y digitales, como expresión de una nueva cultura social, política y económica, que rescate, desde los criterios de la interdependencia entre las personas y entre los pueblos, aquellos bienes compartidos que deben quedar al margen de la mercantilización capitalista y deben ser gestionados de manera social y comunitaria.

d) La economía social y solidaria, que impulsa la construcción de una economía que coloque en el centro de su actividad y prioridad a las personas y a los procesos sociales y ambientales que garanticen la sostenibilidad de la vida. Un movimiento que incluye prácticas económicas cooperativas y autogestionarias, la promoción de un mercado social y el comercio justo o el desarrollo de finanzas éticas y alternativas

Un proceso de confluencias

El Foro, más allá de los actos públicos centrales que desarrolle, se concibe como un verdadero proceso de confluencias, tanto a nivel local como internacional, tanto dentro de los propios ejes identificados como en la propia conexión entre ellos.

Se trata, en ese sentido, de un llamamiento amplio que reúna al máximo posible de movimientos e iniciativas de las economías transformadoras y, además, una metodología que promueva el intercambio y el trabajo colaborativo.

Un objetivo inicial del Foro es lograr la visibilidad de las alternativas económicas que hoy ya existen y promueven en todo el mundo miles de prácticas transformadoras. Se trata de compartir estrategias comunes para que esas iniciativas transformadoras se visibilicen, pero también se articulen y multipliquen.

Por ello, se pretende dar un paso adelante: convertir el Foro en un proceso de elaboración de una agenda común que siente las bases de la construcción de alternativas reales de transformación del sistema socioeconómico capitalista actual.

Para llevar todo ello adelante, el proceso contempla el impulso de espacios locales e internacionales donde se generen las confluencias en los ejes mencionados y entre ellos, un primer encuentro preparatorio de confluencias en la primavera de 2019 y el evento central del Foro Social Mundial de las Economías Transformadoras en la primavera de 2020.

Pero el proceso no concluirá en el encuentro de 2020. Se pretende que la articulación, tanto a niveles locales como internacionalmente, continué más allá, logrando, con ello, un impacto cada vez mayor de estas economías alternativas y de su potencial transformador, desde el punto de vista de la agregación ciudadana, desde el crecimiento y despliegue de las prácticas económicas alternativas y desde la incidencia en el ámbito de las políticas públicas.

Contribuyendo con todo ello a dibujar los contornos y las prácticas de una economía (poscapitalista) de carácter feminista, democrática, sostenible, justa e inclusiva.

 

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

faldonsumario2-02

Noticias Obreras

Nuevo libro

Libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies