Colaboraciones, Iglesia >> , ,

Tema del Mes | El acompañamiento en la precariedad

22 enero 2019 | Por

Tema del Mes | El acompañamiento en la precariedad

La experiencia cristiana no es ajena al sufrimiento del mundo y al clamor de los pobres, tampoco a la precariedad laboral, que socava el proyecto evangélico de fraternidad y libertad. De ahí que el acompañamiento en la precariedad represente hoy en día un desafío inaplazable para las comunidades cristianas.

José Luis Segovia, vicario de Pastoral Social e Innovación de Madrid | El acompañamiento del precariado, de las personas en situaciones laborales, sociales y afectivas de extremada vulnerabilidad, solo se puede hacer participando de algún modo de la misma precariedad. Solo de así puede ser cristianamente creíble y significativo.

 No se trata de acompañar la precariedad, sino en la precariedad. Experimentamos en nuestra propia vulnerabilidad personal y comunitaria esa condición de posibilidad para el acompañamiento y para ser creíbles de manera convincente y esperanzadora.

Afortunadamente, contamos con el «sacramento» de la impotencia compartida. «No tengo oro ni plata, lo que tengo te lo doy» (Hch 3, 6), dice Pedro, en la Puerta Hermosa. El primer acto público de Pedro, ante un mendigo que está con la mano tendida, es mostrar su impotencia y su disposición a compartir lo que es, lo que tiene, lo que cree. Aquí está el potencial primero, místico y, luego, transformador.

La consecuencia es que las debilidades se tornan en fortalezas, en fuente de experiencia de Dios y, al mismo tiempo, en motor para la transformación y el cambio social. Siendo pocos y con poca fuerza, al lado de los débiles y vulnerables, la impotencia compartida se vuelve fuente de espiritualidad, de indignación y de cambio social. Hace falta experimentar la impotencia pero, al mismo tiempo, ha de ser compartida. De lo contrario, se vuelve un factor de deshumanización. Si no es compartida, aparece la desesperanza, tanto personal como comunitaria

En efecto, la Iglesia necesita dar un giro, estamos en ello, sabemos que todavía es insuficiente. Se trata de volver a la mejor tradición, al Evangelio de Jesús. La mayor innovación es el retorno al origen, es lo auténticamente revolucionario. Desde la precariedad, la impotencia, la vulnerabilidad, pero con la pasión intacta por el seguimiento de Jesús y de su causa, que es el Reino de Dios y su justicia, lo demás vendrá por añadidura. Ahí está la fuente que da sentido y plenitud a nuestra existencia y al acompañamiento, que nos mueve a la solidaridad experimentada a la intemperie.

Para seguir leyendo  >>>> suscríbete a Noticias Obreras

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

faldonsumario2-02

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies