Colaboraciones >> , , ,

«Lo siento, no queremos chicas en el taller»

18 junio 2018 | Por

«Lo siento, no queremos chicas en el taller»

Elena Moreno | Chari tiene 42 años y lleva años encadenando diversos trabajos precarios para salir adelante. Y es que sus más de 15 años de experiencia como maquinista de imprenta de nada le sirven ahora cuando llama a las puertas de las empresas para pedir empleo, puertas que ni siquiera se dignan a abrir tan solo por el hecho de ser mujer. 

¿Cómo empezaste a trabajar como maquinista?

Entré en la imprenta a través de unas prácticas de un curso de patronista de calzado. No tenía demasiado que ver, pero nos enviaron a tres personas del curso y me quedé. Comencé trabajando en manipulados en el taller y a las pocas semanas estaba aprendiendo a llevar la máquina de la imprenta porque surgió la necesidad. Mi jefe no le dio importancia a que fuera mujer, le daba igual. Además, siempre me ha dado facilidades para formarme, para tomar decisiones, incluso para equivocarme, que podía pasar.

Había una máquina grande, que la llevaba el jefe de taller, y yo empecé con la pequeña. Pero enseguida tuve que coger la grande porque mi compañero lo dejó y me quedé yo como jefa de taller. Se puede decir que he sido autodidacta. 

Y, ¿nunca te importó que fuera un trabajo mayoritariamente realizado por hombres?

No, qué va. En ese sentido nunca he tenido ningún problema. El trabajo me encantaba, y no me ha importado nunca que fueran todos hombres. Además, es algo que he visto desde siempre con normalidad en mi casa, en mi familia. Soy la pequeña de nueve hermanos (ocho chicas y un chico) y no soy la única que tiene un trabajo en el que la mujer no está representada. Mis hermanas trabajan en el hierro, y mi sobrina es soldadora. Así que siempre hemos visto como natural que las mujeres pueden hacer los mismos trabajos que los hombres si están preparadas. Yo esto lo he visto reflejado en ellas. Y mis sobrinas lo han visto reflejado en mis hermanas y en mí. 

¿Tuviste algún conflicto profesional por ser mujer?

Problemas, no. La gente no te lo dice a la cara. Pero sí me he visto en situaciones difíciles. Por ejemplo, me he topado con algún comercial que no quería hablar conmigo, o que cuando se dio cuenta de que quien llevaba el taller era una mujer, empezó a hablar directamente con mi jefe. Y otros que se pensaban que podían engañarme o venderme lo que quisieran, como si fuera tonta, eso también. He estado en jornadas del papel invitada como jefa de taller y no había ninguna otra mujer, y las pocas chicas que había, o eran empresarias o secretarias o acompañantes, pero de taller nadie. 

Actualmente, ¿cuál es tu situación laboral?

Estoy en paro desde diciembre de 2017. Acabé en la imprenta en el 2008, cuando empezó la crisis y estuve en el paro un par de meses. Como veía que no encontraba nada, me salió la oportunidad de coger un bar; hablé con mi hermana, ya que ella tenía algo de experiencia, y nos metimos en este proyecto como autónomas, y así intentamos pasar la crisis. Estuvimos cuatro años, hasta que decidimos dejarlo porque era un trabajo agotador, de lunes a lunes, y física y mentalmente te cansa mucho. Ahora voy trabajando en lo que me va saliendo, en un supermercado, en lo que sea. 

¿Creías que te iba a costar tanto encontrar trabajo como maquinista?

Yo nunca imaginaba que iba a tener tantos problemas como los estoy teniendo, después de más de 15 años de experiencia en el sector. La verdad es que está siendo todo muy difícil. Hay empresas en las que he dejado el currículum que directamente me han dicho: «lo siento, no queremos mujeres en el taller». Por ejemplo, desde el Ayuntamiento enviaron mi currículum a varias empresas que necesitaban gente porque mi perfil era el mejor, y ni siquiera me han llamado para la entrevista, sin ninguna otra explicación, solo porque soy mujer. En la mayoría de empresas de cartonajes, solo quieren mujeres para oficina, no para el taller. 

¿Crees que volverás a trabajar algún día en un taller?

No lo creo, lo veo difícil, mucho peor ahora que antes. Ya de por sí, encontrar un trabajo digno es complicado hoy en día, y con la excusa de la crisis, se ha acentuado el tema de la desigualdad. Cuando había trabajo para todos hace unos años, no se le daba importancia que fueras hombre o mujer; todos teníamos trabajo. Ahora parece que se nos quiera dejar fuera a las mujeres. Y lo mismo le pasa a los jóvenes, a los mayores de 45 años, a los inmigrantes… Además, creo que buscan a personas que no vayan a pelear por sus derechos, un perfil de trabajador joven, dócil, sin cargas familiares, que con un simple jornalito se conforme y no proteste. La experiencia ya no se valora.

¿Cómo te planteas tu futuro laboral?

Yo aposté un día por mi independencia, me compré mi casa, tenía un buen trabajo… Con la crisis pasó lo que pasó, y ahora me encuentro en una situación complicada. Pero no me voy a rendir. Tengo mi independencia y voy a pelear por ella. Estoy barajando hacerme otra vez autónoma, iniciar un nuevo proyecto junto con otra socia, y pelearlo, por supuesto.

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

faldonsumario2-02

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies