Colaboraciones >> ,

Mirar la Cruz

23 marzo 2018 | Por

Mirar la Cruz

María Rosa Mercado Alonso, militante de la HOAC de Granada | Se acerca la Semana Santa. Un año más el aire se llenará de olor a incienso, a cera y a flores. La gente saldrá a la calle a encontrarse con la representación de uno de los momentos más crueles de la historia: un crucificado y su madre doliente. Algunos lo vivirán con recogimiento y con fe, para la mayoría no será más que una manifestación cultural, un espectáculo.

Muchos cristianos, sin embargo, no dejamos de preguntarnos en estas fechas qué sentido tiene la Cruz hoy, ahora, en esta circunstancia y en este momento particular de nuestra historia.

Basta una mirada a la realidad para que cualquier seguidor de Jesús se sienta interpelado, inquieto. Desde la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) nos sentimos especialmente preocupados por la situación de empobrecimiento y deshumanización que vive el mundo obrero y del trabajo. Por más que nuestros gobernantes hablen de recuperación económica, no es lo que constatamos los que trabajamos a pie de calle.

Así que la Cruz es hoy, el paro de muchas familias (según la EPA en el último trimestre del pasado año la tasa de paro ascendió al 25,87 por ciento en Granada)

Cruz es trabajo precario, con contratos que no suponen estabilidad, ni un salario que permita vivir, ni unas condiciones dignas, ni un horario que permita atender las necesidades de las familias. Una nueva forma de esclavitud.

Cruz son mujeres utilizadas como objetos, realizando cualquier trabajo para sacar adelante a sus familias, mal pagadas, mal tratadas, más pobres ellas y sus hijos y los hijos de sus hijos porque esa pobreza se hereda.

Cruz son jóvenes sin futuro, sin proyecto de vida, porque no se puede tener un proyecto vital sin trabajo, o trabajando a ratos o trabajando por nada.

Cruz es violencia gratuita, guerras, hambre, destrucción, niños huérfanos, personas migrantes que pierden sus sueños en el mar… Cruz son los CIE… Cruz es todo aquello que limita la vida, que hace sufrir al ser humano. Cruz es también el egoísmo humano.

No nos engañemos, la Cruz no tiene nada de amable, ni de bueno… Solo si somos capaces de convertirla en vida tendrá sentido.

Transformar la Cruz en vida, en Resurrección, significa acompañar a los que son crucificados de este mundo, los que sufren violencia bajo cualquiera de sus formas, los descartados de la sociedad, los deshumanizados, los ofendidos en sus derechos laborales, sociales y políticos. Para cualquier cristiano de bien, mirar la Cruz es mirar al hermano, y además “bajarlo” de la Cruz, denunciando las causas que provocan su sufrimiento, haciéndolo visible en esta cultura que se ha vuelto indiferente, denunciando un modelo económico, que en palabras del papa Francisco, “mata”; un modelo social fundamentado en la desigualdad y el descarte y recuperando para la vida a estos hermanos nuestros, desde el servicio, la solidaridad y la comunión. ¿Qué otra cosa puede significar “buscad primero el Reino de Dios y su Justicia” (Mt 6, 33).

***

Publicado en el diario Ideal de Granada.

[irp]

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies