Colaboraciones, Familia obrera, Iglesia >> ,

El reloj de la familia

19 marzo 2018 | Por

El reloj de la familia

Carmen Oliveros | Para nosotros, participar en el Reloj de la Familia supuso encontrar un espacio privilegiado para escuchar la música de los acontecimientos que nos habían marcado como familia, y afinar el oído para poder silbarla por el camino.

Y, ¿qué es el Reloj de la Familia? El Reloj de La familia forma parte de un proyecto más amplio, «Crear más Familia», concebido por la Comunidad de Vida Cristiana de España (CVX-E) con el deseo de ofrecer herramientas para trabajar la vida familiar, y para acompañar a las familias (a todas las familias, sea cual sea su circunstancia) en el complejo y cambiante mundo actual. Y hacerlo, además, adaptando los medios ignacianos a la vida en familia, a la educación de los hijos, al cuidado de los mayores, a las situaciones de crisis… de una manera cercana y vivencial.

Nuestro deseo es llegar, no solo a las familias de nuestro entorno, sino también a aquellas otras más alejadas de lo espiritual pero con inquietud por tener una vida familiar plena, y a las familias que se encuentran en situaciones vulnerables y necesitadas de ayuda.

El Reloj de la Familia surgió como consecuencia del deseo de muchas familias de la CVX-E de compartir aquello que la espiritualidad ignaciana había aportado a su vida familiar. Tras dos encuentros de familias en Loyola y Manresa, se pensó en el modo de poder transmitir a otras personas esos elementos tan valiosos que formaban parte de nuestra experiencia (examinar la vida para agradecer, discernir para decidir mejor…).

Durante varios años, el recién creado Equipo Apostólico «Misión Familia» de CVX-E desarrolló esta herramienta, poniendo especial énfasis en que fuese un método creativo y participativo, evitando dar grandes conferencias y directrices, y propiciando que fuese cada familia la que se hiciera protagonista de su proceso, descubriendo la belleza de su vida familiar.

Esta herramienta pretende que los responsables de un proyecto de familia se regalen un tiempo de calidad en el que hacerse conscientes de sus fortalezas, necesidades, prioridades… y desde ahí rediseñar la familia que quieren ser, esto es, mejorar el proyecto que tienen como familia. Todo ello acompañado por otras personas que, previamente, han experimentado el proceso en su propia familia, y a los que llamamos «relojeros».

Se parte de contemplar la realidad, concretar en la propia historia en clave de agradecimiento, y examinar las luces y sombras de nuestro proyecto de familia para reemprenderlo con consciencia y alegría. Los acompañantes del proceso no son grandes maestros ni terapeutas, sino simplemente personas que previamente han transitado ese mismo camino, nos gusta decir que somos familias ayudando a otras familias.

El Reloj nos ayuda a ir examinando nuestra familia en los distintos tiempos que nos ofrece: un primer tiempo de disponernos y hacernos conscientes de lo que significa ser familia en la actualidad; en segundo lugar, contemplamos la historia de gracia de nuestra familia, mediante el dibujo de una «isla del tesoro» en la que se refleja cada acontecimiento importante que hemos vivido como familia; el tercer tiempo es para plasmar el proyecto de familia que tenemos, al igual que un arquitecto levantaría el plano de su vivienda; analizamos nuestras libertades y decisiones en los tiempos 4 y 5, representando dramatizaciones de decisiones ficticias que arrancan más de una carcajada; en los tiempos 6 y 7, profundizamos en la sabiduría del fracaso y en la reconciliación; y por último, en el tiempo 8, reformulamos nuestro proyecto familiar con todo lo aprendido, soñamos con la «casa» que queremos ser como familia. Mediante dinámicas y ejercicios vivenciales, videos o canciones (que, al apelar a las emociones nos involucran y movilizan), y coloquios en pareja y en grupo.

La primera experiencia tuvo lugar en 2012 en Madrid. Acudieron unos 40 participantes de diferentes ciudades de España y Portugal, con la expectativa de que éstos pudieran replicar la experiencia en sus ciudades de origen como «relojeros». La vivencia fue tan grata e ilusionante, que en la actualidad se han hecho numerosas ediciones del Reloj en toda la península, y desde 2015 se encuentra extendido por gran parte de América Latina.

El Reloj se ha realizado en diferentes ámbitos: escuelas de padres y colegios, parroquias, centros Fe-Cultura, nuestras propias comunidades… y en diferentes formatos (fin de semana, sábados alternos, sesiones entre semana), en función de las posibilidades de los destinatarios, pero siempre de manera acompañada por aquellas personas que lo han experimentado previamente. Se ha realizado en diferentes asociaciones y organizaciones eclesiales, en colaboración con las diócesis, e integrando a todo tipo de familias (monoparentales, con un miembro no creyente, etc.).

Aquellos que hemos disfrutado de esta experiencia, nos hemos llevado una grata sorpresa. Los temas clave de la vida familiar se abordan con facilidad y fluidez, somos capaces de pensar y verbalizar cuestiones clave que a menudo quedan relegadas por la intensidad de la intendencia doméstica, contemplamos nuestro recorrido familiar con toda su belleza pero sin rastro de maquillaje.

Desde la consciencia de lo vivido, de nuestras fortalezas y debilidades, avivamos el deseo de mejorar como familia. Todo ello acompañado por las experiencias de otros, en las que a menudo nos sentimos reflejados, o nos hacen conscientes de lo muy humanas que son nuestras cavilaciones y empeños. En palabras de un participante, es muy tranquilizador descubrirse a uno mismo como «un ser humano normal».

La difusión de la experiencia nos llevó a plasmarla en una publicación, a fin de darla a conocer y facilitar su implementación: «El Reloj de la Familia: guía práctica para proyectos de familias» (Fernando Vidal, Editorial Mensajero). En estos momentos se encuentra en trámite su traducción al francés e inglés, a fin de poder responder a la demanda recibida de países anglófonos y francófonos.

La gratitud por lo recibido y la ilusión de transmitirlo a otros nos impulsan a seguir en esta tarea, con la vista puesta en el horizonte: allí donde se encuentran las fronteras y las familias que habitan en ellas, y donde esperamos contribuir a crear un lugar de encuentro para todas ellas.

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

faldonsumario2-02

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies