Mundo obrero y del trabajo >> ,

Jaén | Recordando a Guillermo Rovirosa

05 marzo 2018 | Por

Jaén | Recordando a Guillermo Rovirosa

HOAC Jaén. Militantes de la HOAC, simpatizantes, amigos y familiares han recordado, en torno a un café, en la parroquia de San Juan Bosco la vida y la obra del promotor y primer militante de la HOAC, Guillermo Rovirosa, fallecido el 27 de febrero de 1964,  dando a conocer en este encuentro su trayectoria y la vivencia de la espiritualidad militante, obrera y cristiana que encarnó este apóstol del mundo obrero.

La vida y obra de Rovirosa, siguen siendo hoy luz que ilumina el compromiso de quienes desde la HOAC de Jaén luchan por construir una vida plena y digna en la que la persona sea lo primero y en especial el mundo obrero empobrecido.

Para celebrar y agradecer la actualidad de su pensamiento, en el encuentro se “ha puesto en diálogo” a Rovirosa y al papa Francisco en torno a la pobreza, reflexionando sobre el compromiso de los militantes en los barrios obreros donde la situación de paro, pobreza y exclusión, generados por el mercado de trabajo, deteriora las condiciones de vida de las familias que viven en estos barrios.

Poniendo sobre la mesa una constante manifestada por el papa Francisco: ¡Cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres! Constante que estuvo presente en la vida y obra de Rovirosa: una Iglesia pobre y de los pobres, obrera y del mundo obrero, la Iglesia del Obrero de Nazaret. Pobreza y mundo obrero y del trabajo hoy más unidos que nunca con la creciente precarización del trabajo, de los trabajadores pobres…

Partiendo del lema del mensaje de la 1ª Jornada Mundial de los Pobres: No amemos de palabra, sino con obras, porque el amor no admite excusas. Debemos amar como Jesús amó, especialmente a los pobres, descubrimos la cercanía y actualidad del mensaje de Rovirosa cuando nos plantea que amar no es más que producir “comunión”, compartir, compadecerse  y anteponer las necesidades del que se ama, del empobrecido, del obrero, a las propias necesidades.

En palabras del Papa, uno de los primeros signos con los que las comunidades cristianas se presentaban en el mundo, que no era otro que el servicio a los más pobres. Pobres que no son destinatarios de voluntariado ni de gestos improvisados de buena voluntad para tranquilizar conciencias, sino aquellos y aquellas con los que, como cristianos, buscamos un verdadero encuentro que da lugar a un compartir y que se convierte en un estilo de vida. Rovirosa lo llamó encarnación y el llevó así un estilo de vida obrero con los obreros, pobre con los pobres. Una encarnación que lo lleva al apostolado, escuchando el grito de los obreros pobres, de las víctimas de la cultura del descarte y del derroche. Estilo de vida que la Iglesia ha querido reconocer como ejemplar con la puesta en marcha, en 2003, de la causa de canonización de Guillermo Rovirosa.

El encuentro terminó con la reafirmación del compromiso de la HOAC de a vivir su Quehacer Apostólico Comunitario como un instrumento de encarnación y comunión con los empobrecidos del mundo obrero y del trabajo  y, en coherencia con Rovirosa, realizar prácticas concretas de comunión de bienes, de vida y acción con las familias de los barrios obreros donde la Hermandad Obrera de Acción Católica desarrolla su labor.

Más sobre Guillermo Rovirosa
Amor de comunión y emigrantes tirados en la calle
Una Iglesia pobre y de los pobres
¡Qué grandes personajes!

Noticias Obreras

Nuevo libro

Libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2018 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies