Mundo obrero y del trabajo >> ,

Cádiz-Ceuta | Semblanza de Paco Medina

02 febrero 2018 | Por

Cádiz-Ceuta | Semblanza de Paco Medina

Primer presidente diocesano de la HOAC de Cádiz-Ceuta, ha vuelto a la Casa del Padre el pasado domingo 28 de enero de 2018.

Francisco Güeto | Paco Medina ha sido una persona que con su sencillez, aparentemente pasaba desapercibido, sin embargo, cuando intervenía con su voz calmada y sonriendo, transmitía su pensamiento con claridad y lo adornaba con anécdotas de experiencias de su vida, que en muchas ocasiones nos hacían reflexionar.

Los que le hemos conocido en el atardecer de su vida, hemos conocido a una persona mayor, con un sentimiento obrero claro y animando a la militancia, un cristiano de una gran fe en Jesucristo y con una formación cristiana y humana muy profunda, era un entusiasta de Guillermo Rovirosa del que frecuentemente nos contaba la anécdota del día que fue a su casa:

 “Estuve unos días en Madrid y fui una tarde a visitarle. A la hora de cenar me invitó a pasar a la cocina porque se iba a preparar la comida. Me quedé maravillado del orden en que estaba todo y de la limpieza. Pero lo que más me maravilló fue lo frugal de su comida, que él mismo se preparó y que consistía en unas pocas patatas cocidas con unas hojas de col, un poco de queso y pan. Lo que le sobró de la col, lo dejó para otro día. Me dijo que si no estaba citado para cenar con algunos amigos, que me invitaba”.

Después Paco añadía: Rovirosa vivía la pobreza la humildad y el sacrificio de manera ejemplar.

Francisco Medina Domínguez, nació en el barrio de Santa María de Cádiz, el 23 de noviembre de 1922, en el seno de una familia obrera, su padre oficial de 1ª de Astilleros y miembro de la CNT, su madre en la casa cuidando sus seis hijos. Trabajó en una sastrería y posteriormente a partir de 1940 en Astilleros hasta su jubilación. En 1948 unos compañeros le hablan de la HOAC y comienza a asistir a conferencias y ejercicios que organizaban los Hombres de Acción Católica.

En 1950 el obispo de Cádiz le nombra presidente de la HOAC (ejerció durante nueve años) y junto a otros cuatro compañeros constituyen la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.

En sus memorias escritas, nos dice: «Los años 1951-52-53, fueron muy fecundos para el apostolado de la HOAC. Porque a pesar de la dictadura del Gobierno, que había prohibido la salida del periódico ¡Tú!, los militantes se esforzaron más en la difusión a través de los Cursillos y a la presencia de los militantes (a pie de obra) en las empresas y talleres, defendiendo los intereses de la clase obrera».

En julio del 1954, contrajo matrimonio con Carmen y tuvieron seis hijos. Carmen también fue militante en esta primera etapa de la HOAC diocesana, que duró hasta la crisis de la Acción católica de principio los años 70, que prácticamente desaparece la HOAC diocesana.

Estuvo afiliado a la USO y tras la llegada de la democracia, en las elecciones sindicales de Astilleros de Cádiz formó parte del comité de empresa por la USO, y en el año 1979 participó también en el Comité local de la USO, en la responsabilidad de formación, hasta la escisión del sindicato.

En 1995, Paco se reincorpora de nuevo a la HOAC en un equipo de iniciación, asistiendo fielmente a las reuniones de equipo y a los actos que se organizaban hasta el 2012, cuando comenzó a tener dificultades, que entonces asistía esporádicamente.

Durante los dos-tres últimos años, nos decía que estaba en el equipo de dolor de la diócesis y ofrecía su dolor por la HOAC y el movimiento obrero, agradecía enormemente la visita del consiliario de su equipo, al que le pedía finalizar la visita con la oración a Jesús obrero. Recibía a los militantes -que esporádicamente le visitábamos- con una sonrisa acogedora, se interesaba mucho por la HOAC diocesana y por la Causa de Rovirosa, nos animaba a ser fieles a Jesucristo con la HOAC y a estar cerca del mundo obrero.

Que goce en el Paraíso, en compañía de Rovirosa y de los santos de la HOAC.

***

Oración a Jesús obrero

Señor Jesús,
te ofrecemos todo el día,
nuestro trabajo, nuestras luchas,
nuestras alegrías y nuestras penas.

Concédenos,
como a todos nuestros hermanos de trabajo,
pensar como Tú, trabajar contigo y vivir en Ti.

Danos la gracia
de amarte con todo nuestro corazón
y de servirte con todas nuestras fuerzas.

Que tu Reino sea un hecho
en las fábricas, en los talleres, en las minas,
en los campos, en el mar, en las escuelas,
en los despachos y en nuestras casas.
Que los militantes que sufren desaliento,
permanezcan en tu Amor.

Y que los obreros
muertos en el campo de honor
del trabajo y de la lucha,
descansen en paz.

María, madre de los pobres.
Ruega por nosotros.

Noticias Obreras

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2018 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies