Mundo obrero y del trabajo >> , , ,

Mar Nova: la irreductible escuela que se salvó de los recortes

23 octubre 2017 | Por

Mar Nova: la irreductible escuela que se salvó de los recortes

José Luis Palacios | Este curso los alumnos y alumnas de tres años de Premià de Mar (Barcelona) acuden normalmente a la Escuela Mar Nova. Pero podría no haber sido así. El centro sigue abierto gracias a la lucha de madres, padres, vecinos, sindicatos y asociaciones. La comunidad educativa ha logrado torcer los planes de cierre que tenía la Generalitat y salvar su querida escuela de los recortes.

La localidad, ubicada en la comarca del Maresme, pasa por ser uno de los municipios más densamente poblados de España. Sus casi 30.000 habitantes están repartidos a lo largo de un término municipal pequeño. Aunque todavía conserva algo del pueblo marinero que fue, su cercanía a Barcelona y a Mataró, capital de la comarca, le confieren rasgos característicos de las ciudades dormitorio.

Cuenta con siete escuelas públicas, además de otros tres centros concertados y uno privado. La Escuela Mar Nova está situada en un barrio relativamente nuevo, en Can Pou-Camp de Mar, al norte del municipio. La administración catalana había previsto cerrar toda la escuela al inicio del presente curso 2017-2018 (cerró el grupo de tres años para el curso 2016-2017) y trasladar al alumnado a la escuela pública Montserrat,  pero sus planes chocaron con la decidida resistencia de los afectados.

Desde sus orígenes, el proyecto educativo ha contado con la complicidad de las familias. De hecho, fue una movilización vecinal la que consiguió que se abriera la escuela pública de una sola línea en el año 2008. Con barracones provisionales que han ido aumentando a medida que las promociones pasaban de curso. La programación responde al trabajo por proyectos, donde se tiene en cuenta la opinión de los alumnos y la participación de las familias.

No contentos con esta innovación, las familias pidieron cambiar de empresa proveedora del servicio de comedor para introducir menús más sanos y ecológicos que los que la empresa contratada por la administración ponía en las mesas de sus hijos. Querían que se aplicara la normativa vigente en ese momento que contemplaba la posibilidad de que las AMPA participaran en la gestión del comedor. Para el curso 2014-2015 el Ayuntamiento de Premià de Mar era el responsable de contratar el servicio de comedor.

Sin embargo, la dirección territorial de educación aprovechó el revelo en el equipo directivo en el curso 2015-2016 para aumentar su control sobre la gestión del centro y cambiar de filosofía, alegando bajos resultados académicos y una disminución de la demanda. Tras desatar los rumores y los conflictos en la dirección del centro, efectivamente, apenas recibieron 11 solicitudes de matrícula para el curso 2016-2017, mientras que otros 32 alumnos habían solicitado la escolarización en otros centros.

Empar Navarro, de la Asociación de Familias de Alumnos de Mar Nova, reconoce que las solicitudes de matrículas fueron «realmente bajas», pero lo achaca a que la escuela «había sido sentenciada de antemano». La mala gestión del nuevo equipo directivo, los desacuerdos con la autoridad educativa y la necesidad de reagrupar a los hijos en un mismo centro habían pesado en la baja demanda. Por otro lado, y a pesar de la incertidumbre, 28 familias habían pedido la matriculación de sus hijos e hijas por primera vez a lo largo de todos los niveles de del centro.

Al llegar el debate presupuestario al Parlament, la ley de acompañamiento del primer borrador deparó una sorpresa. En un apartado se decía que ninguna línea educativa en funcionamiento se cerraría al curso siguiente. A ese primer clavo ardiendo se agarraron las familias y los maestros, cuenta Navarro, quien también es sindicalista de la Unió Sindical de Treballadors de l’Ensenyament de Catalunya (USTEC-STES). Comenzaron las protestas, convocaron a los medios y recabaron apoyos entre colectivos afines, sabiendo que de no abrirse el plazo de matriculación para el primer nivel educativo, la escuela se quedaría sin savia nueva que alimentara el proyecto.

La oposición a los recortes educativos había conseguido un pequeño avance, entre tanto. Las dos organizaciones que agrupan a los municipios catalanes arrancaron a la Generalitat el compromiso de que cualquier cierre de centros públicos sería consultado antes con cada ayuntamiento. El Parlament terminó por pronunciarse en contra del cierre de centros públicos, con el fin de encontrar suficiente respaldo en la aprobación de los presupuestos.

El pleno municipal de Premià de Mar también se pronunció a favor de mantener abierta la pequeña escuela, encabezado por su alcalde, a la sazón, presidente de la Associació Catalana de Municipis. La asociación de familias de alumnos, además, había recurrido ante la justicia el proceso de cierre asesorada por el Colectivo Ronda, al considerar la decisión basada en hechos falsos (baja demanda, malos resultados…) y contraria a derecho (la legislación catalana ampara el pluralismo de los modelos educativos).

Ante el cruce de acusaciones y la incertidumbre no despejada del todo, las familias se encerraron en la delegación territorial de Educación, ubicada en Mataró, lo que acabó por darle al conflicto una transcendencia pública imposible de dejar pasar por alto. Navarro cuenta que «eran 20 familias plantadas pacíficamente en las oficinas, sin interferir en su actividad, dispuestas a quedarse allí hasta lograr un compromiso definitivo y unas 100 más en las puertas». La protesta comenzó un jueves, y el viernes, al medio día, a través de una llamada, Educación propuso una reunión para el lunes si concluían la protesta. Al llegar esa fecha, el departamento anunció que la escuela continuaría sin plazo de cierre a la vista.

A la salida del colegio de ese día, los niños y niñas conocían ya la noticia. «Se les veía felices, fue un momento de mucha emoción, habían sentido como propia esa lucha, habían visto tiendas de campaña, carteles en el cole, pancartas… Era su escuela y se había salvado», explica Navarro.

Este curso recién cuenta en la primera etapa con unos 25 alumnos nuevos y ha habido lista de espera. Entre todos los niveles suman 53 nuevos alumnos. Algunos han vuelto porque han entrado sus hermanos o porque las familias han visto que el proyecto continuaba. Esta partida está ganada, de momento, y se suma a otras que ha logrado la movilización en defensa de la escuela pública como  el aumento del presupuesto de Educación y la convocatoria de nuevas plazas públicas para el profesorado.

En el caso de esta escuela, las claves han residido en «la determinación de las familias que ya tenían un camino recorrido, de modo que al llegar el momento oportuno, nos pilló con fuerzas para pelear», el tiempo político, «justo en medio de la negociación presupuestaria» y el papel de las diversas instituciones, «en público decían una cosa y por detrás estaban haciendo otras», sin olvidar «el apoyo recibido», concluye Navarro. Mar Nova seguirá siendo un centro irreductible que defiende su singularidad.

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

faldonsumario2-02

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2020 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies