Mundo obrero y del trabajo >> , , , ,

Pepe Álvarez, secretario general UGT: «Nos une a la Iglesia la preocupación por los más desfavorecidos ante el aumento de la pobreza»

18 mayo 2016 | Por

Pepe Álvarez, secretario general UGT: «Nos une a la Iglesia la preocupación por los más desfavorecidos ante el aumento de la pobreza»

Abraham Canales | Hace unas semanas se celebró el 42 Congreso Confederal de UGT. Un cónclave sindical de carácter histórico por el relevo en la Secretaría General, por las decisiones organizativas aprobadas y por la situación de emergencia social y laboral que viven millones de trabajadores y trabajadoras en el país.

¿Cuáles son sus prioridades en esta nueva etapa en la Secretaría General?

Queremos que la UGT de voz a los problemas de las personas, y principalmente de los trabajadores más desfavorecidos, como los parados y especialmente los de larga duración –para todos ellos demandamos un plan de choque por el empleo–, los mayores de 55 años sin empleo –a los que el Gobierno debería buscar fórmulas de acceso a la jubilación sin perder gran parte de su pensión tras largos años de cotización–, los jóvenes desempleados, que son la mitad de los menores de 25 años, para los que el Ejecutivo tendría que recuperar la figura del contrato relevo en las condiciones anteriores a la reforma y que puedan sustituir a trabajadores a partir de los 60 años que accederían a la jubilación parcial. Además, tenemos que conseguir de los poderes públicos mayores niveles de cobertura para los desempleados. Actualmente, uno de cada dos parados no tiene ningún tipo de prestación, y el 60% de los que la tienen es de tipo asistencial.

Hemos dado un paso más hacia la reformulación del sindicato mediante una reestructuración organizativa que supondrá la desaparición de las seis actuales federaciones estatales y la creación de tres nuevas estructuras federales. Además pretendemos dar más visibilidad al sindicato y dotar a la organización de más transparencia, sobre todo cuando existen convenios con las administraciones públicas.

¿A qué responde la organización sectorial de UGT a tres únicas federaciones?

El objetivo es diseñar estructuras más ágiles y flexibles que acerquen más el sindicato a los trabajadores. Cada una de las tres organizaciones estará dividida en sectores. De esta forma, los trabajadores y las trabajadoras, cuando se afilien, se sentirán identificados con sus profesiones y con la propia organización en la que entran, y además el sindicato estará mejor estructurado para dar respuesta a sus demandas y problemas.

Para la atención a los colectivos más vulnerables es esencial la proximidad a sus problemáticas y a sus itinerarios laborales cada vez más flexibles y precarios, ¿cómo puede avanzar la UGT en esta realidad?

Esa es la tarea en la que nos hemos comprometido. Nuestra intención es llegar más a los trabajadores y trabajadoras y también a nuestros afiliados y afiliadas, delegados o delegadas a los que vamos a consultar las grandes decisiones del sindicato. Esto nos va a obligar a profundos debates internos.

En este Congreso se ha creado la Comisión para el Seguimiento y Evaluación del Código Ético. ¿Podría explicar su importancia, su composición y su misión?

Su denominación describe con bastante precisión las funciones que tiene atribuidas. La idea es disponer de un grupo de personas, de dentro y fuera del Sindicato, que estuvieran atentos a si había dificultades o no en su aplicación; si la difusión y cumplimiento del Código entre los afiliados y cuadros era satisfactoria, etc. A esa función, que incluye elaborar informes anuales para el Comité Confederal, se añadió finalmente otra, como es la de elaborar dictámenes en relación a casos concretos que puedan ser planteados por los afiliados, y que previamente tienen que ser planteados ante la Comisión de Garantías Confederal. Entre otras muchas personas de la universidad y sin vinculación con el mundo sindical están por ejemplo Federico Mayor Zaragoza, ex director general de la UNESCO.

¿Qué valor otorga a la unidad de acción con CCOO?

Es un valor estratégico importante para la acción sindical y un patrimonio de la clase obrera de este país. Nos ha permitido conseguir importantes avances en materia sociolaboral para los trabajadores y las trabajadoras. Se ha demostrado a lo largo de los años sus excelentes resultados.

¿Qué medidas considera urgentes para atender la pobreza laboral y desigualdad actual?

Más de 4 millones de desempleados, el empeoramiento de la calidad del empleo, una menor cobertura de desempleo, ya que más de la mitad no perciben ningún tipo de prestación (casi un 10% más que en 2015) y excesiva temporalidad y precariedad en el mercado de trabajo, que arroja menos ingresos en la Seguridad Social. Esto podría resumir, en grandes rasgos, los estragos de las políticas anticrisis y de las reformas laborales.

Estamos recogiendo firmas para que el Congreso de los Diputados apruebe una Iniciativa Legislativa Popular para establecer una prestación de ingresos mínimos, que ayudaría a unos 2 millones de familias que no perciben ningún tipo de ingreso. Es urgente potenciar las políticas activas de empleo y garantizar la protección social de los trabajadores, mejorando la cobertura, reforzando las prestaciones por desempleo.

¿Hacia dónde deberían orientarse los recursos disponibles (y escasos) para favorecer un cambio de modelo productivo? ¿Qué papel tiene que desempeñar la Formación Profesional en este escenario?

Vamos a intentar crear las condiciones para conseguir un gran acuerdo por la industria, con empresarios, colegios profesionales, universidades, etc., para que la actividad industrial sea un asunto de desarrollo prioritario en el conjunto del Estado. Un plan estratégico en el que sean claves la política fiscal, la energética, la investigación, el desarrollo y la innovación. Y la formación de los trabajadores y las trabajadoras de este país es fundamental. Por eso, tienen que habilitarse recursos económicos en los Presupuestos Generales del Estado y en los Servicios Públicos de Empleo para la financiación de la formación.

Qué piensa del debate sobre la jornada laboral, ¿es viable una nueva organización? ¿Ve posible su reducción?

La solución para que la jornada laboral se adapte a las necesidades de las empresas y de los consumidores, respetando los derechos laborales y facilitando la conciliación de la vida laboral y familiar, pasa por respetar la autonomía de las partes en la negociación colectiva. Pero también hay que derogar las reformas laborales, ya que en ésta, en materia de negociación colectiva y también en materia de jornada, se ha dado un golpe enorme a la racionalización de horarios. La imposición por Ley de la unilateralidad en la distribución irregular de la jornada, sin más criterio que el límite de tiempo, ha supuesto, de hecho, un atentado contra la racionalidad de los horarios laborales, y no se va a recuperar poniendo en una ley que el trabajo termina a las seis.

Hace unos días escribía en su blog sobre la «indignación y la vergüenza» que le producía «mirar a Europa»… ¿Qué papel debe jugar la Confederación Europea de Sindicato (CES) en esta crisis de valores de la UE?

Lo que está ocurriendo pone en evidencia las carencias de la Unión Europea, deficiencias de coordinación, en seguridad y en defensa. La UE tiene que respetar la legalidad internacional y el derecho fundamental de asilo, que está garantizado por convenios Internacionales. La CES, de la que formamos parte, está reclamando que se restaure el modelo social europeo, que es un factor de competitividad y de protección social, y garantía democrática para Europa.

La Iglesia tiene un consolidado compromiso con el mundo obrero y del trabajo a través de sus movimientos especializados y más recientemente con la iniciativa «Iglesia por el trabajo decente». Sin duda existen lugares comunes que comparten, ¿considera necesario potenciar nuevos cauces de diálogo entre sindicatos e Iglesia?

La preocupación por los más desfavorecidos ante el creciente aumento de la pobreza es algo que nos une. La UGT siempre está y ha estado dispuesta a colaborar con todas las instituciones, incluida la Iglesia, y establecer canales de colaboración. De hecho, ya hemos participado en algunas iniciativas de forma conjunta, por ejemplo, con el padre Ángel.

 

Preguntas realizadas por los lectores y las lectoras de Noticias Obreras

¿De dónde saca uno fuerzas para asumir un cargo tan exigente y cuestionado como liderar un sindicato de clase en 2016?

Me da fuerzas el apoyo de mi gente y el saber que puedo ser útil en el proceso de modernización y cambio que tiene que afrontar el sindicato, porque hoy en día creo que son necesarios sindicatos fuertes, y que puedo aportar algo en la lucha en la defensa y la promoción de los derechos e intereses de los trabajadores.

¿Sigue siendo necesaria la UGT? ¿Por qué debería afiliarme?

Sí, por supuesto. Estamos aquí desde 1888, lo que nos aporta una experiencia y una solvencia que nos acredita para la consecución de nuestro objetivo de defensa de los derechos de los trabajadores y las trabajadoras. Pero además, tenemos un compromiso firme con los trabajadores, somos reivindicativos, democráticos y uno de los dos sindicatos mayoritarios, dentro de los más representativos, y somos un interlocutor social. Debería afiliarse porque con UGT será más fuerte y estará más seguro, porque ponemos a su lado a una gran organización, con cuadros sindicales y servicios jurídicos, económicos y técnicos dispuestos a ayudarle en sus problemas.

¿Qué consecuencias en el compromiso socio-político de la organización puede tener que vayáis a volcar vuestra acción sindical en las empresas?

Somos una organización progresista, de orientación socialista, pero independiente, abierta todos los trabajadores, independientemente de su ideología. Gran parte de la razón de ser de nuestra organización es la acción sindical directamente en las empresas y, por tanto, es en su seno donde desarrollamos nuestra actividad.

Hasta ahora las tareas de cuidado se han encomendado bien a la esfera privada, bien al mercado. ¿Es hora de tener en cuenta esta cuestión también en el seno de la organización del trabajo?

Hoy no se puede atender de forma integral a las personas en situación de dependencia, pues se ha establecido una incompatibilidad completa de las prestaciones o se han reducido el número de horas de atención en el domicilio (aun cuando siempre fueron insuficientes). Asimismo, ha disminuido la cuantía de las prestaciones a percibir y se ha incrementado el copago, etc. La evolución social y demográfica obliga a adoptar acuerdos políticos y sociales, capaces de afrontar uno de los grandes retos que tiene nuestra sociedad, como es cuidar de las personas dependientes.

¿Cómo hacer sindicalismo desde la realidad de los trabajadores y trabajadoras de los países del sur y de otras latitudes europeas que anhelan las condiciones de vida y trabajo que muchas personas tenemos aquí?

Nosotros, a través del Instituto Sindical para la Cooperación y el Desarrollo (ISCOD), trabajamos con Gobierno y organizaciones de empleadores para que la voz de los trabajadores y trabajadoras se oiga en los procesos de diálogo social y lograr un movimiento sindical fuerte y articulado. Colabora activamente con instituciones públicas y privadas y se financia con el fondo de solidaridad del sindicato (que se nutre del 0,7% de lo que se recauda por cuotas). Casi el 50% de las acciones se desarrollan en Centroamérica.

A falta del derecho al trabajo, ¿qué red de protección social habría que favorecer?

Ahora es más imprescindible que nunca el incremento de gasto social por parte de todas las administraciones públicas. Conseguir una Seguridad Social y unos servicios sociales al servicio de las personas, que pongan freno a la pobreza, la marginación y la desigualdad social. Ello requiere incrementar los ingresos del sistema. Hay que garantiza los derechos de protección a las personas. Por eso, necesitamos una estrategia sindical de lucha contra la pobreza. Hay que restituir el modelo del Sistema para la Autonomía Personal y Atención a las personas en Situación de Dependencia. Es necesario incorporar al ordenamiento jurídico el derecho a una vivienda digna y adecuada cuando se carezca de recursos. La UGT está cargada de propuestas. Hay que promover el reconocimiento constitucional de un suelo de gasto social, que no debe verse afectado por las reglas de limitación del déficit público estructural.

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

faldonsumario2-02

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies