Colaboraciones, Mujer trabajadora >> , ,

Las que limpian los hoteles

18 marzo 2016 | Por

Las que limpian los hoteles

Pino Trejo • Cuando leí el título del libro, me pareció poco afortunado el comienzo «Las que limpian los hoteles» por lo despectivo y desconsiderado que sonaba. Pero cuando en la presentación escuché que muchas camareras de pisos se sentían así: sin nombre, sin rostro, sin ser valoradas, sin percatarnos de que existen, pero que realizan un trabajo imprescindible para la rentabilidad turística y económica de nuestro país, entendí por qué esa frase encabezaba el relato de esas «Historias ocultas de precariedad laboral», que es la segunda parte del título.

Porque de eso precisamente es de lo que trata este libro. De historias de mujeres trabajadoras que limpian los hoteles, que van por los pasillos con su carro lleno de productos de limpieza, muchos de ellos tóxicos y que minan su salud; esas mujeres que llevan sobre sus espaldas la responsabilidad de la imagen de su empresa, porque lo primero que verán los clientes cuando lleguen a su habitación será si está en orden, limpia y reluciente, y una pequeña mancha en el espejo del baño puede echar abajo todo el esfuerzo y tiempo invertido en hacer las camas, quitar el polvo, fregar los suelos, reponer los útiles de aseo personal (toalla, gel, champú…), el mini bar (hacer recuento y enviar el informe a la gobernanta), limpiar el baño (con mampara incluida), la terraza con puertas acristaladas, …en el mejor de los casos estas tareas serán solo de repaso, pero cuando el huésped abandone el hotel, la limpieza tendrán que ser a fondo, lo que supone mayor esfuerzo y minutos, algo que no queda recogido en la larga lista que al comienzo del turno se les entrega con las habitaciones asignadas para ese día. Tampoco quedan plasmados los desplazamientos por los pasillos, ni el informe que deben cumplimentar sobre la ropa enviada a la lavandería o el de las averías que hayan encontrado.

Multipliquemos por 24, número de habitaciones adjudicadas a cada camarera, con 10 minutos (cada repaso) y 30’ (cada salida), y comprobaremos que no hay tiempo para ir al baño, ni para un breve descanso ni siquiera para la imprescindible hora del almuerzo. Siempre corriendo para poder cumplir, porque si algo les importa es ser «profesionales», aunque no las valoren por ello.

Así que no es de extrañar que los excesos físicos les lleven a la automedicación, el estrés, a la ansiedad y el insomnio, pero lo peor es el miedo, miedo a perder el empleo, a las represalias, a las listas negras… que merman su salud, que las mantiene calladas a pesar de la sobrecarga, el aumento de las horas laborales, la reducción salarial…

Estas vidas precarias quedan reflejadas en las entrevistas realizadas por Ernest Cañada, autor del libro, que anima a estas trabajadoras a que hablen de las situaciones que viven, y con ello las visibiliza y muestra las injustas condiciones laborales que sufren.

Curiosamente, y a pesar de todo, ellas dicen que no es un mal trabajo, pero que hay que buscar soluciones para dejar de hacerlas invisibles.

Las que limpian los hoteles
Historias ocultas de precariedad laboral
Ernest Cañada
2015. Icaria Editoral, 192 págs.

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies