Colaboraciones >> , ,

Integridad profesional

29 mayo 2015 | Por

Integridad profesional

Iñaki Lancelot | Vivimos sumidos en una campaña de descrédito a los trabajadores de la enseñanza y la sanidad, orquestada por quienes habrían de gestionar el bien común, evitando apropiaciones económicas e intelectuales.

Y, sin embargo, en la cartelera aparece esta fantástica película francesa, «Hipócrates», para ilustrar que el problema no es particularmente español y para reflejar excepcionalmente la vida en un hospital. Sin ahorrarnos ni errores ni miserias personales y sin pretenderlo, consigue ensalzar la grandeza de una profesión única, que da la vida y la recupera con la naturalidad de la costumbre.

«Hipócrates» comienza con el andar decidido de un médico recién licenciado, orgulloso de haber alcanzado su objetivo, que se siente capaz y atisba un reconocimiento social y económico tras su esfuerzo. Pasos que captan primorosamente el ímpetu juvenil al mismo tiempo que la candidez ante todo lo que queda por aprender. Ante tantos conceptos asumidos que desechar o hacer propios. Los suyos y los del espectador.

El joven camina por un pasillo que uno relaciona con los pasadizos más sórdidos de una ciudad peligrosa y que pronto revelan un ritmo terriblemente estresante donde la primera necesidad es mantener la calma. Salimos de dudas. Nos hallamos en un centro clínico. Y ese choque del protagonista con su medio es tónica en este relato nada idealizado del que saldrá un hombre adulto que llegará a odiar su profesión antes de convertirse en una promesa de médico hecha realidad.

Thomas Lilti, cineasta y también galeno, rezuma en su segunda película amor por la profesión y capacidad de expresarlo. Pero también de observarse desde fuera. Por sorprenderse ante la imagen de cómo los suyos se relajan ante la presión de ganar y perder vidas por el camino. Por su familiaridad con cuerpos y vísceras. Por su reflejo del inevitable conflicto entre la administración económica y el nunca rentable ejercicio de ir contra la naturaleza para que la vida no cese.

Y aporta una visión vital sumamente enriquecedora, según la cual toda posición es la cara de una moneda, indisolublemente unida a su opuesta. La una positiva, la otra negativa. Así que su retrato abarca el error médico y el haragán frente a la dedicación y el esfuerzo extenuante. La valentía para asumir riesgos frente al sosiego para ceñirse a un protocolo. El corporativismo que protege indebidamente, pero también sirve de argamasa y combustible para mareas blancas que frenan un deterioro que solo conviene a tiburones financieros.

El tema de fondo de «Hipócrates» es la integridad profesional. Y evita con astucia caer en maniqueísmos de conductas irreprochables para mostrarnos una personalidad que se debate entre una vocación idealizada y una realidad mejorable.

Como elementos adicionales, reivindica la necesidad de paliar el dolor y evitar el ensañamiento clínico. Y denuncia el tratamiento laboral a médicos extranjeros. Y mucho más. Porque «Hippocrate» es una de esas películas río con multitud de corrientes en las que zambullirse y dejarse arrebatar. Para emocionarse y sentir ira, para salir del cine siendo menos ignorante y sabiéndose acompañado por gente de bien.

«Hipócrates»
Director: Thomas Lilti
Nacionalidad: Francia
Intérpretes: Vincent Lacoste, Reda Kateb, Jeanne Cellard
Estreno: 8 de mayo

CARTELERA

«Mandarinas». Z. Urushadze, Estonia 2015. Drama mayúsculo sobre el sinsentido bélico. Para acompañar a los personajes en su crecimiento en tolerancia y respeto. Para admirarse de su capacidad de situar a las personas en lo alto de la escala de valores.

«El capital humano». P. Virzì, Italia 2015. Tiburones financieros y mediocres pretenciosos en plena burbuja.

«Difret». ZB. Mehari, Etiopía 2015. La lucha contra el matrimonio por rapto en la Etiopía rural.

«Regreso a Itaca». L. Cantet, Francia 2015. Acerca de la revolución cubana.

«Sexo fácil, películas tristes». A. Flah, España 2015. Postal de Madrid, romanticismo crepuscular.

«Tiempo sin aire». S. Martín y Luque, España 2015. Superación de un pasado violento.

Más proyecciones y críticas ampliadas aquí

faldon portada y sumario

suscripcion

 

#DIAHOAC2021

Acceso a la suscripción.
■ Edición digital www.hoac.es/tu

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2021 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo