Colaboraciones, Internacional >> ,

Sindicalismo, necesario «hoy más que ayer»

27 mayo 2015 | Por

Sindicalismo, necesario «hoy más que ayer»

Francisco Porcar | En el número 25 de «Caritas in veritate», el papa Benedicto XVI subrayaba la importancia de tomar completamente en serio los efectos de unas dinámicas económicas y políticas que ponen en «grave peligro» los derechos de los trabajadores, así como la labor de los sindicatos «para desarrollar su tarea de representación de los intereses de los trabajadores». Y añadía que, ante esa situación, el sindicalismo es necesario «hoy más que ayer».

Esta necesidad del sindicalismo es evidente a poco que miremos lo que ocurre en nuestro mundo. Vamos a ver dos ejemplos, Mauritania y Alemania, donde, como en todas partes, se está poniendo en peligro el derecho a vivir y a vivir con dignidad de muchos trabajadores y sus familias. Y ahí están los sindicatos, intentado defender, en medio de muchas dificultades, esos derechos vitales de los trabajadores y trabajadoras.

En Mauritania se ha vivido un caso, como en tantos otros lugares, de negación práctica del derecho a la negociación colectiva y a un salario justo. La Sociedad Nacional Industrial y Minera, una empresa pública, estaba incumpliendo el convenio colectivo, firmado en octubre de 2014 con los representantes sindicales de los trabajadores de la minería del hierro. Se habían pactado aumentos salariales, en el pago de horas extraordinarias y por primas de producción, pero la empresa se negaba a pagar lo acordado, aduciendo que ha bajado el precio del mineral. El sindicato decía que es una excusa, pues la empresa ha hecho grandes inversiones en otros proyectos mientras no cumple lo pactado, que es vital para unos trabajadores que cobran bajos salarios. Por esa causa, desde hace más de dos meses, los trabajadores estaban en huelga, y la empresa había despedido a más de 400 sustituyéndolos por otros trabajadores subcontratados. La huelga acaba de finalizar con éxito sindical, pues se va a cumplir el convenio, la empresa vuelve a la mesa de negociación y ha aceptado readmitir a los despedidos.

En Alemania los sindicatos intentan combatir los abusos de que son víctimas trabajadores migrantes de la construcción, provenientes sobre todo de Europa del Este y Turquía: impago de salarios, salarios muy por debajo del salario mínimo del sector, a veces sin contrato, contratados como autónomos… En el sector de la construcción alemana se ha extendido en los últimos años la contratación de migrantes como trabajadores europeos desplazados, al amparo de la normativa europea que permite contratar a trabajadores temporales bajo las condiciones laborales de otro país. Las empresas utilizan esta normativa para beneficiarse de las grandes diferencias salariales y de cotizaciones sociales. Las constructoras externalizan cada vez más la contratación, sirviéndose de otras empresas especialistas en suministrar trabajadores baratos. Estas últimas suelen pagar los primeros meses y después dejan de pagar los salarios, confiando que los trabajadores no abandonarán la obra esperando cobrar, pero más de una vez el impago se prolonga hasta el final de la obra y los trabajadores acaban en los tribunales para reclamar sus salarios. Aún peor es cuando son contratados como autónomos, porque entonces no tienen ningún derecho como asalariados, aunque en realidad lo son, no pueden reclamar la aplicación del salario mínimo ni la seguridad social.

Los migrantes que trabajan en el sector de la construcción en Alemania provienen de países con salarios muy bajos. Más de 90.000 están empleados como trabajadores temporales desplazados, y rumanos y búlgaros son los que sufren una situación más precaria. Cuando a un obrero de la construcción que gana en Rumanía entre 300 y 400 euros le proponen ganar 1.200 en Alemania, le parece mucho. Pero pronto llegan los problemas y los abusos. Es un salario muy por debajo de los salarios alemanes del sector y de esa cantidad se suele deducir el coste del alojamiento y el transporte, cosa que no es legal, pero se hace. Después, en ocasiones, vienen los impagos de salarios…

faldon portada y sumario

suscripcion

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies