Actividades, Flexibilidad y precariedad, Iglesia >> ,

Córdoba: Manifiesto del Día Mundial de la Salud

17 abril 2013 | Por

Córdoba: Manifiesto del Día Mundial de la Salud

La salud laboral es una cuestión de Justicia, de condiciones y ambientes de trabajo adecuados, donde se pueda desarrollar la actividad profesional con dignidad. Los mal llamados “accidentes” de trabajo se pueden evitar. Podrían desaparecer si se adoptaran siempre las medidas preventivas marcadas por nuestras leyes. Si se profundizara en una cultura real del trabajo saludable.

La situación actual de crisis está degradando aún más la salud de los trabajadores, tanto de los que conservan el empleo y están dispuestos a rebajar sus pretensiones económicas y las condiciones de su trabajo, para no perderlo; como para los que se han visto afectados por el despido (muchas veces amparado en las injustas y sucesivas reformas laborales), y que buscan desesperadamente un trabajo a cambio de lo que sea para poder mantener a flota a su familia.

 

Aumenta el estrés, la ansiedad, las depresiones… todo ello motivado por esa tensión a que nos vemos, unos y otros, sometidos, llegando en ocasiones, cuando la tensión es máxima, incluso al suicidio, como está sucediendo en personas a los que iban a desahuciar de sus viviendas, ante la imposibilidad de hacer frente a los pagos abusivos a los bancos.

Frente a esto, la Hermandad Obrera de Acción Católica, afirmamos como Jesús, que “LA PERSONA ES LO PRIMERO”, que no puede haber intereses particulares que se antepongan a los derechos y la vida de las personas.

No podemos permanecer impasibles ante los recortes y la precarización de derechos, que lo único que consiguen es más paro, más pobreza y peor calidad de vida, para salvar a los bancos, privatizar servicios y que los ricos sean cada vez más ricos.

Para la HOAC, como Iglesia inserta en la realidad más sufriente del mundo obrero, la persona, imagen y semejanza de Dios, debe ser la medida de todo. También de la actividad económica y laboral. El valor del trabajo radica en quien lo realiza. No en productos, servicios o rentabilidades generadas. La Doctrina Social de la Iglesia nos apunta que:

 

“la solidaridad nos ayuda al ver al ‘otro’ no como un instrumento cualquiera para explotar a poco coste su capacidad de trabajo y resistencia física, abandonándolo cuando ya no sirve, sino como un ‘semejante’ nuestro (…) para hacerlo partícipe, con nosotros, del banquete de la vida, al cual todos los hombres son igualmente invitados”

Dios quiere que el trabajo sea para la vida, no al contrario. Por eso, las trabajadoras y trabajadores cristianos estamos luchando por esa vida, por esa dignidad. Por eso vamos a seguir concentrándonos cada vez que un obrero pierda su vida en el tajo o en el camino al tajo. Por eso seguiremos acompañando a las víctimas y solidarizándonos con los que sufren precariedad, ven degradadas sus condiciones de trabajo, e incluso llegan a enfermar por ello. Porque, como hemos dicho antes, LA PERSONA ES LO PRIMERO.

Comisión Diocesana de la HOAC de Córdoba

 Más información:

Subsidio Litúrgico elaborado por las diócesis de Extremadura

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2020 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies