Inmigrantes >> , ,

Mesa de Entidades Solidarias con los Inmigrantes de Valencia

06 junio 2011 | Por

Mesa de Entidades Solidarias con los Inmigrantes de Valencia

En 1990, hubo un encierro en una iglesia de Valencia de inmigrantes y autóctonos que, por aquel entonces, pedían la regularización extraordinaria tras años de estancia en España. Numerosas organizaciones que apoyaron sus reivindicaciones decidieron entonces crear la Mesa de Entidades Solidarias. Lola Duato, militante de la HOAC, lleva desde entonces participando en esta plataforma.

«Mucha gente, y de forma espontánea, nos unimos a las reivindicaciones de un grupo de inmigrantes y autóctonos, a partir de esta acción, empezamos a quedar para hablar de sus problemas y se constituyó este grupo de entidades», recuerda esta matrona profesional que durante años dedicó sus vacaciones de verano a colaborar con ONGS como Médicos Mundi en países empobrecidos.

La mesa arrancó con 25 entidades, entre las que todavía permanecen la HOAC, Cáritas, Comunidades Cristianas Populares, Revolta, Valencia Acoge, CEDSALA, los sindicatos: UGT, CCOO, USO. No hay presidencia ni secretario, en cada reunión hace el acta una organización y modera la siguiente de la lista y así sucesivamente. Los portavoces van cambiando y los acuerdos se toman por consenso.

Desde un principio, renunciaron a las subvenciones para «tener libertad para denunciar». Los recursos económicos provienen de las fiestas organizadas, los calendarios y las aportaciones puntuales de las entidades. Las reuniones se celebran quincenalmente, salvo convocatorias extraordinarias al calor de los acontecimientos, ahora en la sede de la HOAC de Valencia, antes en Cáritas. Su labor fundamental es la «sensibilización hacia los inmigrantes, el acercamiento a sus colectivos, la denuncia pública…».

Las jornadas organizadas conjuntamente con la Universidad Patronat Sud-Nord o la fiesta de fin de curso «Bailemos todos juntos cada uno a su aire» se han convertido en un fijo en el calendario. La Mesa se ha convertido en todos estos años en una referencia constante en las manifestaciones y protesta a favor de los derechos de los inmigrantes y su prestigio, por su independencia y constancia, no ha parado de crecer.

Sin embargo, Lola Duato comenta que, en la actualidad, «no es el mejor momento de la Mesa, con tantos recortes muchas entidades están superadas por la carga de trabajo, tienen menos gente y no hay la misma disponibilidad para acudir como voluntarios a nuestras reuniones, que suelen empezar a las siete de la tarde y acaban algunas veces pasadas las diez de la noche». Con todo, todavía quedan 20 entidades y mucha entrega.

De hecho, en 2001, los colectivos de inmigrantes que protagonizaron un nuevo encierro en diversas parroquias de Valencia, pidieron expresamente la implicación de la Mesa, como «garantía» de que la protesta mantuviera sus objetivos y permitiera a los propios inmigrantes llevar la voz cantante. «La movilización duró tres meses y logró la regulación de muchos y la demostración de que la convivencia de religiones y cultura sí es posible», rememora Lola Duato.

Este año se han unido a la Plataforma por el Cierre de los CIE, dedicado a denunciar la situación de los Centros de Internamiento de Extranjeros, cárceles sin supervisión judicial para los inmigrantes que cometen, por no tener la documentación en regla, simples faltas administrativas, y a protestar contra la intensificación de las redadas policiales contra ciudadanos a los que, por su aspecto, se les considera sospechosos de haber cometido algún delito. La pluralidad de entidades que la componen, surge su efecto a la hora de denunciar. No por casualidad, algunas de sus propuestas relacionadas con los trámites para la regularización han sido atendidas.

Lola Duato representa a la HOAC en la Mesa, convencida de que su compromiso, le obliga a defender los derechos humanos de los extranjeros. «Cuando una ha estado en los países de origen, donde falta de todo y una simple enfermedad puede matarte, no puedes quedarte de brazos cruzados al ver a los inmigrantes aquí».

En la Mesa se dan cita personas de ideologías y culturas muy diferentes que se respetan profundamente que coinciden en las reivindicaciones y en la manera de trabajar».

Precisamente, en unos tiempos en que prima «el sálvese el que pueda» y en el que «los medios de comunicación lo están haciendo muy mal acusando a los inmigrantes de quitar el trabajo o acaparar las ayudas sociales, cuando nada más lejos de la realidad», la práctica de valores contrarios a la cultura dominante llama todavía más la atención. Lola Duato tiene claro que «las dificultades, la soledad y los sufrimientos que están pasando muchos inmigrantes, nos tienen que cuestionar, nos tienen que hacer reaccionar y decidirnos a acompañarlos».

Claro que, en coordinación con el resto de colectivos implicados, «solos no podemos, se trata de unir voces y acciones, para sensibilizar sobre las realidades de sus países». Lola Duato echa mano de Donato Ndongo, para recordar que «la esclavitud en África terminó, cuando negros y blancos se unieron en la misma reivindicación». Únicamente podremos comprender lo que significa y supone la inmigración, termina esta valenciana, cuando «nos calcemos sus zapatos y nos metamos en su piel».

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2020 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies