Inmigrantes >>

Tras la frontera: Guerra contra los migrantes

09 mayo 2017 | Por

Tras la frontera: Guerra contra los migrantes

Esta historia ya nos la sabemos. A diario nos llegan noticias de personas ahogadas en el mar, heridas en las vallas, detenidas en redadas, confinadas en centros de internamiento… Ocurre en los límites de nuestro Estado y en otros muchos puntos del planeta. Pero no estamos acostumbrados a que nos los cuenten como ha hecho el colectivo Caminando Fronteras. Como si fuera una “guerra” que se libra en las fronteras.

Las víctimas son incontables, muchas veces, anónimas, pero ciertas. Los cementerios y el fondo del mar están llenos de cadáveres sobre los que nadie ha podido llorar. Las armas y trincheras custodiadas por agentes de seguridad militarizados están a la vista. El lenguaje de las autoridades en muchas ocasiones adquiere tintes bélicos. No faltan tampoco los prisioneros recluidos en establecimientos bajo jurisdicciones diversas y respeto variable a la legislación.

España es pionera en esta “guerra” declarada oficialmente contra la inmigración ilegal y librada en realidad contra personas en tránsito que buscan alguna oportunidad más que la que encuentran en sus lugares de origen. La administración española es una adelantada en la creación de zonas libres de derechos humanos con la excusa de frenar los flujos migratorios, una avezada negociadora con terceros países para externalizar el trabajo sucio, una creativa promotora de verjas y concertinas.

Nuestra frontera sur ha ido militarizándose a pasos agigantados hasta convertirse en escenario de todo tipo de violencias, en no pocos casos, con resultado de muerte o graves lesiones, y sobre todo de vulneraciones constantes de los derechos humanos.

El Colectivo Caminando Fronteras ha podido documentar la muerte de 388 migrantes en las costas españolas entre septiembre de 2015 y diciembre de 2016, de los que casi un tercio eran niños y adolescentes. Sólo 22 de los fallecidos han sido identificados. Pero ha hecho mucho más, ha dado voz a las familias de las víctimas y les ha prestado apoyo para que puedan crear redes de empatía entre ellas y reclamen justicia y reparación por el dolor infringido.

Su informe Tras la frontera”, presentado el 9 de mayo en el Espacio Ecooo de Madrid, describe el cruento conflicto que se vive en los límites del Estado y detalla el impacto en las familias de los fallecidos. Las personas que forman esta ONG que trabaja con quienes aspiran a llegar a la próspera Europa y con quienes ha perdido un familiar se han tragado las lágrimas para prestar oído a estos dramas. El resultado es un grito desesperado por acabar con estas zonas de sombra del Estado de Derecho y el territorio de indiferencia ante el dolor ajeno.

¿Cuánto sufrimiento queda por infringir hasta darnos cuenta de su inutilidad? ¿Qué hace falta para convencernos de que las fronteras y los controles migratorios solo sirven para crear una sensación de falsa seguridad y alentar el perverso negocio de traficantes de personas y vendedores de alambre de espinos? ¿Cuándo dejaremos de ver a los demás como amenazas y competidores y les veremos como son: personas con igual dignidad que nosotros?

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2020 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies