Opinamos >> ,

En el aniversario del Congreso de Laicos

15 febrero 2021 | Por

En el aniversario del Congreso de Laicos

Cuando estamos a punto de celebrar el primer aniversario del Congreso de Laicos (Madrid, 14 al 16 de febrero de 2020) es conveniente que echemos una mirada al tiempo transcurrido desde entonces. Valorar el itinerario recorrido en este tiempo, si las expectativas que se generaron con su celebración se han visto confirmadas, o por el contrario, el proceso iniciado con la preparación y posterior celebración del mismo ha quedado en vía muerta, siendo una más de las iniciativas que se frustran para dar un protagonismo real y efectivo al laicado en la dinámica eclesial..

Para empezar digamos que el posterior desarrollo de lo acordado en el congreso se ha visto mediatizado por la irrupción, un mes después de su celebración de la pandemia del Covid-19, lo que indudablemente ha condicionado muy mucho la divulgación de sus contenidos y acuerdos y su puesta en práctica.

En la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal celebrada del 2 al 6 de marzo se presentaron las conclusiones del Congreso de Laicos elaboradas por la comisión ejecutiva del Congreso, en el que entre otras cuestiones, se presentan tres propuestas que han de marcar el camino de los laicos en España a medio y largo plazo y que han de desarrollarse en los próximos años:

1.- Elaborar un nuevo documento sobre los fieles laicos.

2.- La centralidad de los cuatro itinerarios en todas nuestras acciones.

3.- La fuerza de la sinodalidad y la confianza en el discernimiento comunitario como ejes transversales de todas nuestras acciones.

Consejo Asesor de Laicos

Posteriormente, a nivel general se ha celebrado el 24 de octubre de 2020 las XLI Jornadas nacionales de delegados de apostolado seglar y responsables de los movimientos y asociaciones. En ellas se presentó la guía de trabajo del poscongreso y los objetivos, función y estructura del Consejo Asesor de Laicos que se crea para impulsar y dinamizar las líneas emanadas del Congreso.

El Consejo Asesor de Laicos echaba a andar el 19 de diciembre último, en el que eran convocados sus miembros para su constitución formal. El 23 de enero ha tenido una segunda reunión en la que han planificado el trabajo para el presente curso y han empezado a desarrollar su tarea.

De todo esto puede concluirse que, a nivel general, se han seguido dando pasos para ir desarrollando las conclusiones del Congreso. Está por ver cómo todo ello se está recibiendo e interiorizando en las diócesis, movimientos y asociaciones. Es esencial que la dinámica que se generó en su preparación y celebración se siga impulsando y viviendo en las realidades diocesanas.

Por los ecos que nos llegan de las diócesis parece que las ganas y el entusiasmo no han decrecido, aunque en todos los sitios no se está viviendo de la misma manera. Pero lo que es evidente es que si las estructuras diocesanas no se muestran abiertas a recibir con amplitud de miras y generosidad todo lo vivido y experimentado en el Congreso, difícilmente vamos a seguir avanzando en el camino de la sinodalidad y corresponsabilidad que profundice en el protagonismo necesario de los laicos y laicas en la vida eclesial.

Con objeto de ir dando pasos concretos para desarrollar las propuestas del Congreso insistimos en las siguientes actuaciones:

• Formación en Doctrina Social de la Iglesia. Plantear que se pongan en marcha iniciativas diocesanas. Contar con la aportación que pueden realizar los movimientos apostólicos. En concreto, ofrecemos el proyecto formativo multimedia de la DSI de la HOAC.

• Presencia en la vida pública. Suscitar el conocimiento de la realidad de precariedad que tras la pandemia se agudiza en todas las diócesis. Propiciar, para ello, encuentros con las organizaciones sindicales y sociales. Apuntalar en la formación el conocimiento de las implicaciones políticas de la fe, y el compromiso en los ambientes e instituciones en favor de un cambio de mentalidad acorde con los postulados evangélicos.

• La participación en los consejos pastorales de las diócesis debe contar con la presencia de las asociaciones laicales, en especial de los movimientos de acción católica, general y especializada, dada la singular ministerialidad eclesial de la Acción Católica.

Impulsar el conocimiento y la implicación en iniciativas eclesiales que trascienden la propia realidad de un movimiento, para ser acciones eclesiales, como la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD).

En definitiva, que lo compartido en el Congreso se vaya haciendo realidad en nuestra Iglesia va a depender muy mucho de cómo todo ello se vaya haciendo vida en las diócesis. En este sentido es bueno que vuelvan a resonar en nuestra mente las palabras que el papa Francisco nos dirigió a los asistentes al Congreso: “Es la hora de ustedes, de hombres y mujeres comprometidos en el mundo (…) Por lo tanto, no tengan miedo de patear las calles, de entrar en cada rincón de la sociedad, de llegar hasta los límites de la ciudad, de tocar las heridas de nuestra gente…, esta es la Iglesia de Dios, que se arremanga para salir al encuentro del otro, sin juzgarlo, sin condenarlo, sino tendiéndole la mano, para sostenerlo, animarlo o, simplemente, para acompañarlo en su vida. Que el mandato del Señor resuene siempre en ustedes: ‘Vayan y prediquen el Evangelio’ (cf. Mt 28, 19)”.

***

Texto publicado en el blog La cuestión social de Vida Nueva

 

 

Acceso a la suscripción.
■ Edición digital www.hoac.es/tu

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2021 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies