Iglesia >> , ,

Francisco denuncia la explotación laboral que sufren los trabajadores inmigrantes y reclama regularizar sus derechos

06 mayo 2020 | Por

Francisco denuncia la explotación laboral que sufren los trabajadores inmigrantes y reclama regularizar sus derechos

Esta mañana, en la audiencia general, el papa Francisco ha realizado un nuevo llamamiento para reclamar respecto a “la dignidad de los trabajadores agricultores, que son explotados duramente y pedir que la crisis del coronavirus “sea una oportunidad para volver a poner al centro la dignidad de la persona y del trabajo”.

En su comparecencia, Francisco ha dicho que recibió el Primero de Mayo, diversos mensajes sobre el mundo del trabajo y sus problemas. Concretamente, llamó la atención de la situación de explotación de los trabajadores, mayoritariamente inmigrantes, que trabajan en el campo. Las dificultades que se están viviendo con esta crisis provocada por la COVID-19 deben ser, en este cambio de época, “una oportunidad para volver a poner en el centro la dignidad de la persona y del trabajo”, ha dicho Francisco.

Regularizar derechos de los trabajadores “ilegales”

El compromiso y los sacrificios de los trabajadores de la cadena agroalimentaria, todavía mayores en este tiempo de pandemia, y la explotación y marginación que están sufriendo trabajadores inmigrantes, es una cuestión central de Francisco. Recientemente, en una carta remitida por la Secretaría de Estado del Vaticano, responde a la secretaría general de la federación agrícola del sindicato italiano CISL, que había solicitado solidaridad, “consuelo y atención para las cuestiones críticas” del sector.

En el mensaje, el Vaticano comparte la necesidad expresada por el sindicato para regularizar las actividades de los trabajadores y las trabajadoras más expuestos, hoy con mayor claridad, a riesgos de contaminación y de inseguridad laboral, en sus trabajo de garantizar el suministro de alimentos para la población. En la carta se señala que “es ciertamente compartible la necesidad de atender a quienes, privados de dignidad, sienten las consecuencias de una integración no realizada de manera más aguda, estando ahora más expuestos a los peligros de la pandemia. Es de esperar, pues, que su situación salga de la clandestinidad y se regularice, de manera que se reconozcan los derechos y deberes de todo trabajador, se oponga a la ilegalidad y se evite el flagelo del caporalato [forma ilegal de trabajo agrícola y mano de obra a bajo costo] y el surgimiento de conflictos entre personas desfavorecidas”. Acaba la misiva, subrayando la cercanía del Papa que “los recuerda en la oración, mientras lleva en su corazón la dolorosa situación de los trabajadores ilegales de varios países, que son relegados a los márgenes de la sociedad y sufren condiciones de explotación inaceptables”.

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2020 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies