Colaboraciones >> , ,

Apología de la paz

10 febrero 2017 | Por

Apología de la paz

Iñaki Lancelot | Frente a la tendencia quizás innata a agredir al de al lado para apropiarnos de todo, se suele instruir ya desde recién nacidos en evitar el conflicto y llegar a acuerdos. El objetivo sería convivir sin agresiones, frente al extremo opuesto, la guerra, cuyas consecuencias ha tratado repetidamente el cine.

Probablemente, aún peor que el conflicto entre países, sea una situación como la descrita en la impresionante y mesurada ópera prima del colombiano Jorge Forero. Quien describe la violencia enquistada y entreverada en la cotidianidad, la ausencia de ley y la pérdida de la lógica humanista en las acciones diarias.

La película se divide en tres partes bien diferenciadas. En la apertura vivimos en primera persona la angustia de un secuestrado. La identificación llega a provocar que se acompase la propia respiración con la del protagonista. Magníficas la interpretación y la dirección.

La segunda denuncia el caso de los falsos positivos: el asesinato deliberado por miembros del ejército de civiles inocentes a los que hace pasar por guerrilleros para apuntarse supuestos triunfos ante la opinión pública. El desarrollo sigue los pasos del camino que abrió la emblemática «Elephant», con la que Gus van Sant documentó los crímenes del instituto de Columbine.

La sección final trata del entrenamiento paramilitar y su iniciación en el desprecio a la vida, culminando en una escena de normalidad, incisiva y doliente. La obviedad de que un asesino también pasea cogido de la mano mientras toma un helado es tan cierta como mordaz.

Los tres segmentos comparten la degradación de la condición humana. El trato a hombres reducidos a animales (sin que esta frase deba tomarse, por favor, como justificación del maltrato animal). Contemplamos humanos atados como perros y pacíficas cabras indefensas que no oponen resistencia a ser degolladas. Vemos a hombres que recuerdan a dichos cápridos.

A ritmo pausado, sin estridencias ni subrayados musicales, Sin toma de partido ni morbo alguno, «Violencia» aporta una mirada desde la compasión hacia los seres humanos protagonistas, constituyendo una auténtica apología de la paz.

Violencia
Director: Jorge Forero
Nacionalidad: Colombia
Intérpretes: Rodrigo Vélez, David Aldana, Nelson Camayo

Felices sueños

Director: Marco Bellocchio
Nacionalidad: Italia
Intérpretes: Bérénice Bejo, Emmanuelle Devos, Valerio Mastandrea
Fecha de estreno: 10/2/17

Probablemente, «Felices sueños» pueda ser tachada de película irregular, pero contiene una bellísima descripción de la complicidad de un niño con su madre, a través de juegos y aficiones compartidas. Como también, la reflexión sobre los límites que ha de marcar un escritor a la hora de verter sobre el papel su experiencia vital.

Es cierto que las alusiones a la guerra de Bosnia y al escándalo de Tagentopolis encajan con dificultad en el conjunto, tan intimista como onírico. Donde se ajustan mejor los sendos homenajes al primer cine de terror de Nosferatu y al glorioso equipo de fútbol del Torino.

También cuenta con un encomiable trabajo de vestuario y escenografía para recrear los años sesenta. Transmitiendo un aire nostálgico a partir de su estilo evocador. El cual causa un pellizco en el alma del espectador.

«Hotel Europa», D. Tanovic, Bosnia. Acerca del Sarajevo actual, y a partir de un relato de Bernard-Henri Levy. Gran Premio del Jurado en Berlín. Estreno: 3/2/17.

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

faldonsumario2-02

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies