Colaboraciones >> , ,

Compartir los libros de texto

27 octubre 2015 | Por

Compartir los libros de texto

Araceli Caballero | El saber tal vez no ocupe lugar, pero los libros, seguro que sí. Y no solo físico; que pregunten a padres y madres de personitas en edad escolar qué proporción de sus mentes ocupan los libros de texto –y sus precios– cuando se acerca el inicio del curso. La mayoría, pasado ya un mes, aún se está recuperando.

Las cifras varían –como la feria–, según quién las de: mientras los editores tienden a minimizarlas, las asociaciones de consumidores y las de padres y madres (AMPAS) muestran sus rebañados bolsillos. Los primeros destacan que desde 2011 el gasto medio ha caído un 16% y que para este curso solo se ha incrementado algo más del 1%, pero desde enfrente las cosas se ven de otra manera. Entre los recortes que suben, las becas que bajan y una ley de educación, la LOMCE, que a sus muchos motivos de rechazo une la incertidumbre de su implantación, la vuelta al cole sale por un pico. Según un estudio de la Unión de Consumidores de España (UCE), el coste de los libros de texto es de 86 euros en Infantil, 175 en Primaria, 199 en Secundaria y 260 en Bachillerato, a lo que hay que sumar el material escolar, que puede subir la cuenta en más de 100 euros.

Hubo un tiempo en que, además de ropa, juguetes y zapatos, heredábamos los libros de texto, pero tan sana costumbre cayó en desuso por el paso efímero de las sucesivas leyes de educación y sus correspondientes normativas. Mientras se consigue un pacto estatal que saque la educación de las luchas partidistas, como tantas voces reclaman, habrá que buscar otros caminos, como la reutilización que la UCE considera «el más positivo» por «la reducción del gasto, además de por fomentar en los estudiantes valores de responsabilidad y respeto por el material de trabajo».

Numerosos centros escolares funcionan desde hace tiempo con alguno de los modelos que ahorran a las familias dinero y al medio ambiente destrozo. Hay modalidades para todos los gustos y posibilidades. A las modalidades de compartir cualquier tipo de libros –préstamos, mercadillos, bookcrossing, etc.–, se unen algunas específicas. En todo caso, se trata de hacer de los libros de texto una propiedad común, sucesiva –mercadillos– o simultáneamente –libros cooperativos, bancos de libros…–. La organización y gestión puede recaer en el profesorado o en el AMPA del centro y, por supuesto, significa trabajo. Y participación, intercambio, solidaridad, además de ahorro. En algunos centros es común incluso el material escolar, en coherencia con sus valores, porque «aumenta la conciencia de la necesidad de compartir y fomenta los hábitos de respeto y cuidado del material».

La Federación de Padres de Alumnos de Aragón (FAPAR) publicó hace un par de años un documento, titulado «Ideas y propuestas para reutilizar los libros de texto», que da algunas ideas. Solo hay que ponerlas en práctica.

faldon portada y sumario

suscripcion

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies