Iglesia, Internacional >> , ,

La Pastoral Obrera de Portugal ante la crisis

02 julio 2013 | Por

La Pastoral Obrera de Portugal ante la crisis

La Pastoral Obrera de Portugal, que reúne a organizaciones que hacen trabajo de la Iglesia en el Mundo Obrero: JOC (Juventud Obrera Católica), LOC/MTC (Liga Operaria Católica / Movimiento de Trabajadores Cristianos), MAAC (Movimiento de Apostolado de Niños y Adolescentes), PEMO (Padres en el Obrero Mundial) y REMO (Religiosas en el Mundo Obrero), celebrada el 29 de junio en Aveiro, reflexiona sobre la realidad actual del país, especialmente en el mundo del trabajo, una perspectiva de profundización y denuncia de esta realidad que oprime, y también el anuncio de los valores fundamentales que animan nuestro caminar como militantes cristianos en el mundo obrero.

VER

La desvalorización del trabajo humano, el empleo precario y el desempleo estructural continúan teniendo un efecto devastador en la vida de tantos hombres, mujeres, jóvenes, adolescentes, niños y sus familias.

Podemos decir que esto es ahora el principal problema del país. Hacer hincapié en las consecuencias de esta situación como las crecientes dificultades en la vida de las personas y los efectos imprevisibles, el aumento de los impuestos, la reducción de los salarios de los trabajadores, el empobrecimiento del país.

Esta inestabilidad ha llevado a los jóvenes, muchos con estudios superiores, a salir del país, porque no hay oportunidades de trabajo aquí en sus áreas de formación, o en otras.

La situación actual ha llevado a un aumento de las carencias experimentadas por las familias. Uno no puede ignorar que se ha agravado la precariedad en la que muchos niños y adolescentes viven en el país, tanto en lo material, como a nivel afectivo como consecuencia de la desintegración familiar, asociada a las búsqueda de empleo de los padres en otros países y / o dificultades económicas dentro de las familias portuguesas.

Quien manda en Portugal y Europa no está considerando una sociedad basada en los seres humanos, sino más bien, las fuerzas que tienen poder e intereses, que apenas se preocupan de la prestación económica de la personas y las empresas, para favorer a los grandes grupos económicos.

La recesión económica, la austeridad y el ataque generalizado y rápido al Estado del bienestar, son consecuencias de estas políticas, que van a eliminar eliminar o reducir al mínimo la calidad de la asistencia sanitaria, la educación pública y la seguridad social.

JUZGAR

“El desempleo en Occidente está haciendo aumentar de modo preocupante los límites de la pobreza. Y no hay peor pobreza material, que sea un punto a destacar, que la que no permite ganarse el pan y priva de la dignidad del trabajo… Es, pues, una exigencia el «reconsiderar la solidaridad», no como simple asistencia a los más pobres, sino como el replanteamiento global de todo el sistema, como la búsqueda de maneras de reformar y corregir de manera coherente con todos los derechos humanos fundamentales de todos los hombres” (Papa Francisco 25/05/2013).

La Palabra de Dios y la Doctrina Social de la Iglesia nos impulsan a ser apóstoles y profetas en el mundo del trabajo, para ser signos de esperanza:

• Creyendo y trabajando en las periferias, con los pobres, desfavorecidos y marginados, confiando en la presencia de Dios que hace el camino con nosotros.

• Estando al servicio de los otros, pensando como una comunidad y no solo para nosotros mismos.

• Siendo capaces de reivindicar la dignidad de la justicia humana y siendo protagonistas de nuestra vida.

• Siendo revolucionarios en el día a día, portadores de esperanza y alentando en medio del desaliento, y transformando la realidad social.

Estamos llamados a creer en las personas y a descubrir los otros valores que los hacen, también, profetas, y ser agentes de cambio en las mentalidades, y, teniendo siempre como orientación la búsqueda del bien común.

ACTUAR

Adultos, jóvenes, adolescentes y niños, nos esforzamos por encontrar soluciones a las dificultades de las familias trabajadoras, a veces tratando de responder a las necesidades inmediatas que se viven, siempre teniendo en cuenta, la formación y el compromiso con la búsqueda de soluciones a medio plazo, con la participación de los propios implicados y los que les rodean.

Es imprescindible denunciar proféticamente las situaciones de injusticia laboral y social a nivel local, nacional e internacional, para apoyar a las personas y ayudarlas a tomar conciencia de la realidad.

Urge buscar propuestas audaces, contra corriente, por ejemplo, la reducción del tiempo de trabajo y la edad de la reforma, para que más trabajadores, especialmente los jóvenes, puedan tener trabajo y haya una mayor distribución de la riqueza y de empleo para todos.

Tenemos el deber de ser valientes y tratar de poner en práctica una nueva vida social, basada en los valores cristianos, donde uno pueda ser testigo de que otra organización económica, social y política es posible, tiene que ser posible.

Hay que animar a los desempleados y otros ciudadanos en general que tengan ideas y un mínimo de condiciones para seguir adelante con los proyectos de creación de empleo, que no se rindan y se esfuercen, para que busquen apoyo y colaboración.

La sociedad necesita de mucho esfuerzo y liderazgo de todos en la búsqueda de soluciones a los problemas del individuo y de la comunidad. Fue en este sentido que, recientemente, el Papa Francisco nos hizo este desafío: ser la Iglesia y el pueblo de Dios, donde todo el mundo se siente aceptado, amado, perdonado y alentado por la esperanza, manteniendo las puertas de la Iglesia abiertas para que todo el mundo pueda entrar y también para que podamos salir y proclamar la vida nueva del Evangelio.

Comisión Nacional de la Pastoral Obrera

Aveiro, 29 de junio 2013

Revista TU!

Acceso a la suscripción.
■ Edición digital www.hoac.es/tu

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2022 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo