Iglesia >> , , ,

Cáritas de Bembibre, el grano solidario que hace granero

23 diciembre 2010 | Por

Cáritas de Bembibre, el grano solidario que hace granero

Cáritas Interparroquial de Bembibre (León) recibió una aportación de la pasada Asamblea de la HOAC, como gesto de solidaridad con los afectados por la crisis. Apenas fueron unos 2.000 euros que en modo alguno pueden producir cambios radicales, pero que sirven al menos de estímulo para continuar la imprescindible labor social de la Iglesia en la comarca.

Cerca de cuarenta personas, entre ellas tres miembros de la HOAC, forman el grupo de voluntarios empeñados en crear una comunidad de servicio para las personas en dificultades de la zona, inmigrantes, transeúntes y parados fundamentalmente.

Convencidos de que la fe en Jesús ha de traducirse en la lucha por la justicia social y que un estilo de vida cristiano, entre otras cosas se manifiesta en la comunicación de bienes, Cáritas de Bembibre busca promover y coordinar iniciativas, tanto propias como de otras entidades, en orden a la solución de problemas de los necesitados y suplir a otras instituciones sociales que no atienden como deberían a las personas y colectivos más débiles de la sociedad.

También se dedican a estudiar los problemas que plantea la pobreza en el ámbito de su actuación, sus causas y consecuencias, para así poder promover, animar y urgir soluciones conforme a la dignidad humana y a las exigencias de la justicia y se sienten llamados a participar en los esfuerzos de los necesitados para mejorar sus condiciones de vida.

De un tiempo a esta parte, ante la llegada de personas de otras nacionalidades que acaban demandando atención en las parroquias y dispositivos de Cáritas, los voluntarios del «brazo social» de la Iglesia de Bembibre se han dedicado a favorecer la comunicación entre los inmigrantes para que el sentirse lejos de su tierra no les suponga tanta soledad, poniéndolos en contacto unos con otros cuando sus nacionalidades son las mismas.

Sus actividades se financian gracias a las cuotas de los socios, los donativos anónimos, la recaudación mediante campañas específicas y la venta en un mercadillo solidario de las labores realizadas en el taller de costura. La Cruz Roja, por su parte, suministra alimentos que luego distribuye Cáritas.

En la actualidad, cada quincena suministra alimentos a 120 familias que, careciendo de todo tipo de ingresos, se hallan en un estado de extrema necesidad y tienen que recurrir a la caridad de los demás para poder comer. También dentro de la ayuda a la cobertura de las necesidades más básicas se encuentra la acción de la cocina y comedor social. A lo largo del año pasado se prepararon y repartieron 132 bocadillos de desayuno, se elaboraron y sirvieron 788 comidas y se entregaron 348 cenas. De estos servicios se beneficiaron inmigrantes, transeúntes e indigentes de la zona. El comedor se ha constituido en un espacio de encuentro, acogida y escucha donde se procura que cada individuo se sienta parte de un grupo.

Para satisfacer las necesidades de vestido, existe un ropero, donde se recoge, selecciona y clasifica ropa que se destina a las familias necesitadas, pero también se utiliza para colaborar con S.O.S África en el envío de importantes partidas al continente negro. La entrega de ropa a las familias se realiza por las tardes de todos los lunes.

La solidaridad internacional se expresa igualmente a través del Proyecto Karibuni (Bienvenido). Con el objetivo de poner en marcha y mantener un comedor para niños abandonados o huérfanos que viven como apestados en las calles de la ciudad de Likasi, en la República Democrática del Congo, desde Cáritas se buscan socios que se comprometan a abonar mensualmente una cuota de 5 euros recaudar las cuotas y efectuar periódicamente su envío a Likasi.

Pero también los enfermos y ancianos de la zona se encuentran entre las preocupaciones de los voluntarios de Cáritas. Un grupo de voluntarios se dedica a realizar visitas a aquellos enfermos que se encuentran solos y, amén de cooperar en la realización de tareas domésticas, les regalan con su compañía y mucho cariño. Mientras que otro grupo de voluntarios realiza actividades de acompañamiento a ancianos que, ante la ausencia de sus familiares, nunca reciben visita alguna en la residencia, haciéndoles compañía y sacándoles a pasear.

Desde el servicio social interparroquial, además, se presta asesoramiento jurídico y social. Uno de los voluntarios es miembro de la abogacía y una vez a la semana, o cuantas sea necesario si se lo demandan, presta ayuda jurídica a las personas que acuden a Cáritas para solucionar sus problemas. Una asistente social es la encargada de asesorar y ayudar a los inmigrantes a regularizar su situación.

Una vez al mes y con el fin de ponerse al día en la problemática actual, se reúnen todos los voluntarios siguiendo un programa de formación en el que tratan de encontrar la forma más efectiva de unificar nuestro compromiso de fe y acción.

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2019 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies