Nieves Solana, compromiso militante en el Ayuntamiento

Nieves Solana Gómez, militante de la HOAC de Logroño desde hace más de 40 años, tras muchos años como sindicalista en CCOO, decidió en las últimas elecciones municipales embarcase en Cambia Logroño.

«Yo no tengo más estudios que los primarios, porque a con 14 años comencé a trabajar en una carnicería y después en un almacén de material eléctrico», explica Nieves, quien a sus 68 años continúa aceptando, y con agrado, nuevos retos como el que le llevó en las últimas elecciones a ser concejala en el Ayuntamiento de Logroño.

Casada con José Antonio, también militante de la HOAC, tienen dos hijas y una de ellas forma parte de un grupo de iniciación de la HOAC. Y es que, para Nieves, este movimiento es un proyecto que se construye todos los días, sin principio ni fin, que es para siempre y que ha marcado definitivamente su vida. «El equipo, por ejemplo, es el proyecto de vida más importante, fundamento de mi militancia. Ahora que estoy en la política pienso que para todos los cargos públicos tener un grupo de referencia sería muy necesario. Yo lo tengo y para mí es vital», explica.

La gente se asombra de que los militantes de la HOAC de Logroño estén «en todos sitios». «Es que la fe y la HOAC te impulsan al compromiso y a todos nosotros nos importa mucho la vida de las personas y es junto a ellas donde tenemos que estar», añade Nieves. Asimismo cree que «el talante y el espíritu conciliador de las gentes de la HOAC» pueden aportar y aportan mucho en la política, dentro y fuera de los partidos y las instituciones.

Ahora está disfrutando y aprendiendo de esta etapa en la concejalía, a pesar de la complicación, los problemas y las tensiones. Saber cómo funciona por dentro un ayuntamiento, el día a día con los compañeros de Cambia Logroño, el aprendizaje continuo y el crecimiento en el respeto del adversario político son algunas de las cosas con las que Nieves se queda. También el respeto que ha encontrado entre sus compañeros a sus creencias y a sus compromisos. «El equipo, la asamblea diocesana y la eucaristía. Son tres pilares de mi vida que yo no dejo, salvo en casos muy excepcionales. El ayuntamiento te absorbe mucho y requiere una gran dedicación. Desde el principio expliqué a mi grupo que esto no lo iba a dejar porque es lo que sustenta mi propia acción y se respetó profundamente».

Llévatelo y comparte

Esta sección también la tienes en documento pdf e imagen png para que la puedas descargar, imprimir, compartir…

11 CODO A CODO

 

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba